jueves, 16 de noviembre de 2017

DORADA AL HORNO AL PIMENTÓN CON PATATAS PANADERAS

DORADA AL HORNO AL PIMENTÓN

CON PATATAS PANADERAS 

El pescado al horno es una opción fantástica para una cena, nos aseguramos un plato rápido de preparar, que a su vez es sana y dependiendo de lo que lo  acompañemos, lo hacemos más o menos sabroso.
Para ésta receta unas doradas de ración, unas patatas y un par de cosillas más. 
Las patatas y cebolla, las damos un golpe de cocción en el microondas, mientras se precalienta nuestro horno, si nos organizamos, en 25 minutos tenemos una cena o comida estupenda, para cuidarnos.
Una receta para novatos en la cocina y que al mismo tiempo, los más expertos utilizan, como comodín muchos días.
He elegido dorada, pero puede ser lubina u otro.
El tiempo de horneado a vuestro gusto, abajo en la preparación, os indico opciones a seguir.
Vamos a comenzar.

Ingredientes:

2 Doradas de Ración.
1 ó 2 Patatas.
1 Cebolla.
Sal al gusto.
Aceite de Oliva al gusto.
Pimentón al gusto.
Vino Blanco Semi Dulce, Seco, Normal, el que tengáis.
Perejil una pizca, para presentar en la mesa. 

Preparación:

Lo primero recordaros, que el pescado hay que congelarlo un mínimo de 48 horas en casa, para evitar intoxicación por anisakis.
Por lo tanto tener la precaución de comprarlo con la antelación suficiente.
Yo os tengo que confesar, que compro la variedad de ciertos pescados, cuando están a buen precio, lo importante es la economía familiar.
Si voy al súper pensando en buscar merluza, os pongo un ejemplo y está carisma, pues la ignoro y en su lugar veo unas doradas, bien de precio, aprovecho y compro más cantidad y congelo de dos en dos unidades y tengo para diferentes ocasiones, eso lo hago con todo.
Para preparar nuestras doradas, se pide en la pescadería, que las quiten vísceras, cabeza y la espina central, dejándolas en forma de libro limpias.
Llegamos a casa y al congelador, el día que queremos cocinarlas, las sacamos, del congelador, con el tiempo suficiente.
Cuando están descongeladas, las lavamos bajo el grifo.
Empezamos precalentando nuestro horno a 200º calor arriba y abajo.
Mientras se calienta el horno, damos un golpe de cocción a las patatas y la cebolla.
Se pela una o dos patatas, dependiendo de tamaño y se parten en rodajas, se ponen en un plato lavadas y mojadas, con una pizca de sal y unas gotas de aceite y se tapan con la tapadera de anti salpicaduras del microondas, las metemos a cocer en el unos 7 minutos, dependiendo de la potencia de vuestro microondas, tardar 2 ó 3 minutos más, tienen que están semi tiernas, luego, siguen asándose en el horno recordar.
Se hace lo mismo con la cebolla, pero con minutos estará lista, en 3 minutos suele estar, mi microondas es muy potente, pero, es ir viendo como queda en el vuestro.
Cuando la patata y la cebolla está semicocida las volcamos sobre la bandeja del horno donde vamos a hornear las doradas, se pone por encima un poco de pimentón dulce y sobre esta base se ponen las doradas lavadas y sin escurrir, para que lleven agua, se le añaden sal y pimentón y un chorro de aceite al gusto sobre ellas y por último un chorrito de vino blanco, a mi me gusta poner un semidulce, pero que cada uno añada el que más le guste, eso si siempre blanco.
Se introducen al horno y dependiendo del tamaño de nuestras amigas, necesitaremos entre 15 minutos a 20 en hornearlas.   
Guiaros por vuestro gusto; Creo que estaréis informados de los tiempos aconsejable de horneado de un pescado, que son para 1 kilo de pescado se necesitan de 20 a 30 minutos a 200º.
Pero cada horno es distinto y aunque 2 doradas de ración, sin cabeza pesan menos de 1 kilo, lo que importa, es que os guste más o menos cocido el pecado, yo os recomiendo poner 15 minutos el programador, e ir mirando, como está, e ir añadiendo 5 minutos más a vuestro gusto, una forma de saber, si está bien horneado el pescado, es coger con un tenedor una pizca y probarlo.
Disfrutar de este rico plato y a la hora de llevarlo a la mesa, le podemos añadir perejil seco por encima, fresco o limón, eso lo dejo a vuestro criterio.














 



miércoles, 8 de noviembre de 2017

FIDEOS DE ARROZ CON TERNERA Y VERDURAS

 FIDEOS DE ARROZ

CON TERNERA Y VERDURAS

En todos los supermercados hay un pasillo, donde nos indica productos internacionales, y es ahí donde debemos buscar estos fideos de arroz.
Yo llevaba buscándolos bastante tiempo y siempre miraba, donde la pasta y la semana pasada cansada de buscar, tuve la suerte de encontrar un  reponedor, ese señor, que dicen que está para ayudarte y que nunca encuentras y le pregunté por ellos y me explicó, que este tipo de fideo, solo lo encontraría, donde están todos los productos internacionales.
Os lo explico, por si os sucede igual, que me sucedió a mí y dais por hecho, que en vuestro súper, no lo venden, claro que hablo de grandes superficies.
Este cereal, se cuece muy rápido, el tiempo, el que indica el fabricante. 
Al acompañarlo de ternera y hortalizas y verduras y demás, lo hace un plato único muy completo.
Siendo un plato con vitaminas, proteínas importantes.
Y siguiendo  los pasos que os indico, conseguiréis, un sabor casi exacto al que nos ofrecen los restaurantes chinos. 
Os lo explico a continuación.

Ingredientes:

 Con estas cantidades comen 4 Personas.
1 Paquete de fideos de arroz de 250 Gr.
2 Filetes finos de Ternera.
1 Huevo.
2 Zanahorias.
1 Pimientos Verde.
1 Cebolla. 
1 Puerro.
4 Hojas de Repollo o Col.
4 C/S de Soja.
1 C/S de Azúcar.
3 ó 4 C/S de Aceite de Oliva de Virgen ó el que os guste. 

Preparación:

¡Os aviso¡ Yo quise preparar para 2 personas, parecen pocos fideos al introducirlos en el agua y añadí todos.
Crecen rápidamente, total hice comida para 2 días, en un taper, nos aguantan 4 días y se pueden volver a comer, días después. Se calientan  en el microondas y listo.
Comenzamos lavando bien todas las verduras y hortalizas.
Y vamos poniendo una cucharada de aceite en la sartén ó wok y rehogando los pimientos y las zanahorias en tiras, añadir poca sal, sobre las hortalizas, pues luego la soja, incrementa, los sabores, se dejan un poco al dente, se apartan en un plato y se rehoga con otra cucharada de aceite, el puerro picado y la cebolla picada o en tiras, al gusto de cada uno, se rehoga bien y se añade el repollo en tiras, se reserva en el plato con el resto anterior.
Al mismo tiempo ponemos una olla llena de agua, con sal  a hervir y cuando llega a ebullición, siguiendo instrucción del fabricante se añaden los fideos.
Seguimos y en la misma sartén, se hace a la plancha los filetes en tiras, con pizca de sal,  cuándo está cocinado, añadimos todas las verduras, que ya tenemos rehogadas y mezclamos y se añade un huevo, se rehoga, apartándolo del fuego, pues se cocina en unos segundos.
Cuando los fideos están cocidos se escurren y se refrescan y una vez bien escurridos, se añaden en la sartén o wok, sobre todo lo cocinado previamente, se mezcla todo y se va añadiendo cucharadas de soja al gusto, añadir primero una y mezclar, luego otra y volver a mezclar, cuándo se añade la tercera espolvorear sobre la soja una cucharada de azúcar morena y seguir mezclando.
La cantidad de soja y azúcar es a vuestro gusto, cada paladar tiene un equilibrio distinto, ir probando y valorando, hacer toda la mezcla con el fuego muy bajo.
Este plato es muy completo tanto para niños como mayores y una delicia en nuestra mesa.
Que lo disfrutéis. 

 


 


 


martes, 7 de noviembre de 2017

MERMELADA CASERA DE CIRUELA AMARILLA


 MERMELADA CASERA

DE CIRUELA AMARILLA

El último día de Agosto unos días antes de comenzar nuestras vacaciones, preparamos una mermelada de ciruelas, habíamos estado en el súper y vimos unas muy hermosas y las probamos y eran muy dulces, por ello nos decidimos, a prepararla, que luego viene el invierno y apetece, tener en nuestra  despensa de varios sabores, como nos fuimos de viaje, no tuve tiempo de publicarla y lo hago ahora, como todas las mermeladas, es muy sencilla de preparar, solo se necesita paciencia, para estar removiendo durante unos 30 minutos a fuego lento, con descansos ¡eh¡ Y por supuesto si se puede con la ayuda de la pareja.
Quien me iba a decir a mí, cuando preparé  la primera mermelada, que tengo publicada en mi blog, que luego sería  mi marido, quien me incentivara a prepararlas, se ha convertido en mi fans, numero uno. ¡La experiencia es tan grata¡ ¡Quedó tan sorprendido, con la primera¡ ¡Son tan ricas¡ Se conservan más de un año en la despensa y  ahora cuándo vamos a comprar al súper, ¡El está pendiente y me dice¡ Mira que fruta¡ Venga que libro este finde, vamos a preparar mermelada y por supuesto, nos ponemos a ello tan contentos.
Además es muy bueno a la hora de llenar los frascos, que uno vaya volcando la mermelada y el otro ayude con una cuchara, para que no se caiga fuera y no quemarse.
Por lo tanto esta receta es un trabajo en equipo, pareja, amigo, hermano, padre, hija, madre, hijo etc.
Con esta mermelada, además de lo habitual en las tostadas, podemos, rellenar bizcochos y convertirlos en tartas y preparar salsa de vinagretas deliciosas.
Venga vamos a cocinar disfrutando. 

Ingredientes:

2.500 Gr. de Ciruelas.
500 Gr. de Azúcar Blanca.
1 Limón (el zumo).
5 Clavos de Especie.
Agua.
10 Frascos de Vidrio de 125 ml.

Preparación:

Lo primero que se hace es esterilizar los frascos de cristal.
En una olla se pone un paño ó gasa al fondo  y se meten los frascos y las tapas, se cubre de agua y se lleva a ebullición, cuando rompe a hervir se baja el fuego y se dejan cociendo unos 15 minutos.
El paño lo ponemos, para que nos frascos no se rompan.
Mientras se esterilizan los frascos se lavan las ciruelas y se parten por la mitad, se les quita el hueso y se vuelve a partir por la mitad ósea que  la ciruela queda en cuatro partes.
Una vez todas partidas se pesan, las nuestras después de quitar todos los huesos quedaron en 1.700 Gr.
Normalmente todas las recetas aconsejan poner justo la mitad de azúcar, pero os aseguro que no es necesario, si la fruta es buena y está dulce.
Yo sólo puse 500 Gr. de azúcar y ya es mucha, nuestras ciruelas eran muy dulces, más vale quedaros cortos y si es neceario, añadir luego al final de la cocción.
Lo lógico es que cuando se acabe de partir las ciruelas, ya estén los frascos esterilizados.
Se prepara un paño limpio y con ayuda de unas pinzas limpias y que hayamos introducido un par de minutos, en el mismo agua hirviendo, vayamos sacando con cuidado los frascos y las tapas y se ponen con cuidado boca abajo sobre el paño ambos.
En la misma olla que hemos esterilizado los botes, se añaden las ciruelas troceadas, el azúcar, el zumo de 1 limón, sin las pepitas, y 5 clavos de olor de especie, se le añade un vaso o vaso y medio de agua y se lleva a ebullición, cuando, comienza a hervir se baja y se comienza a remover, con una cuchara de palo.
Hay que cubrir con un paño, los alrededores de la vitro, si salpica, la vitro se puede estropear, el azúcar es muy traicionero.
Hay que estar removiendo continuamente, se puede descansar un par de minutos, e ir siguiendo mezclando.
No hay que echar mucha agua, ni cubrir las ciruelas,  ¿El por qué? Pues por que la fruta ya suelta agua y aunque al principio os pueda parecer, que no se van a cocer, cuando comienzan a ponerse blandas y deshacerse, la mezcla se vuelve homogénea.
Creerme más vale, que tengáis que añadir un poco de agua, que no lo creo, que por cubrirlas todas, luego quedara, una mermelada toda líquida.
Si cometieseis la equivocación, de añadir mucha agua y cuando llevamos 30 minutos removiendo, no se ha evaporado, aconsejo quitar el exceso con ayuda de un cazo.
Se puede envasar así, quitando primero los 5 clavos ¡A la busca del clavo perdido¡ Es lo que nos decimos nosotros, cuando se comienza la búsqueda de ellos entre la fruta.
A nosotros nos gusta encontrarnos trozos pequeños de ciruela y las pieles no se notan en la boca, pero si sois de los que os gustan las mermeladas muy finas, comprobar, que la vuestra no tenga exceso de agua, apartarla un momento del fuego e introducir una minipimer y triturar todo bien, luego se vuelve a poner al fuego y se remueve nuevamente unos minutos, a fuego lento, ¡Cuidando que no se pegue¡ 
Para embasar, se les da la vuelta los frascos que tenemos boca abajo y se van llenando hasta el borde, se procura nos manchar el borde, se tapan y enroscan muy bien y se vuelven a dejar boca abajo, así con todos, si cuando se llega al final, algún frasco no queda lleno hasta arriba, ese hay que utilizarlo inmediatamente, a partir del día siguiente, no se puede guardar  en la despensa.
Cuando tenemos todos los frascos llenos, bien tapados y boca abajo, para que se haga el vacío, se les tapa con un paño y se le deja así toda la noche.
Al día siguiente o cuando han pasado un mínimo de 8 horas, ya se les puede dar la vuelta, se limpian con cuidado los tarros, si alguno se hubiese ensuciado, con cuidado con un trapo húmedo y es el momento de poner la fecha y el nombre.
Esta mermelada no es necesaria volver a introducirla en una olla a hervir con los tarros, como hacen alguna personas.
Creerme llevo más de 3 años haciéndolas y os puedo decir, que hemos abierto mermeladas que tenían año y medio y están estupendamente.
Cuando luego se abren, hay que conservarlas ya en el frigorífico y aún así os aguantan más de 2 semanas abiertas.
Hablo por experiencia.
Espero que os salgan tan ricas como las nuestras. 

 





 








































lunes, 6 de noviembre de 2017

BIZCOCHO INTEGRAL DE HARINA DE ESPELTA CON NARANJA Y NUECES

BIZCOCHO INTEGRAL DE HARINA DE ESPELTA

CON NARANJA Y NUECES 

Este es un bizcocho, sano, muy rico y muy fácil de preparar.
La harina de espelta es más cara que la de trigo, pero es infinitamente más sana, para el organismo.
La naranja que lleva es entera, piel y carne, sólo se quita la parte blanca de la fruta.
Se tritura y mezcla todo rápidamente y sólo hay que esperar, lo que tarda el horno en cocer el bizcocho.
Nos soluciona desayunos y meriendas y también una sobremesa, con familia y amigos.
Vamos a cocinar.

Ingredientes:

3 Huevos tamaño L.
250 Gr. de Azúcar morena ó puede ser blanca.
100 Gr. de Aceite de Oliva de 0'4º.
1 Yogur Desnatado o del que os guste.
1 Naranja grande.
220 Gr. de harina de Espelta Integral.
1 Sobre de Levadura tipo Royal.
Pizca sal.
6 Nueces troceadas.
1 C/S de Azúcar para decorar.
 

Preparación:

Lavamos muy bien la naranja y la secamos.
Cuando está bien seca rallamos la piel y reservamos, la pelamos, quitamos toda la parte blanca y la abrimos en trozos o gajos, comprobando que no haya pipos, reservamos la carne y la ralladura.
Pelamos las nueces y las troceamos, o las compramos ya limpias.
Pesamos la harina y la tamizamos, con un colador y le añadimos la levadura, reservamos.
Pesamos el azúcar y pesamos el aceite.
En una batidora con mucha potencia o procesador de alimentos, ponemos todos los ingredientes, comenzando con los huevos y el azúcar, batiéndolos bien y añadiendo a continuación, el aceite y el yogur, luego la ralladura de la naranja y los trozos de naranja, uno a uno hasta que se comprueba que se ha triturado el trozo anterior, no se añade el siguiente y a continuación, se añade la harina con la levadura, se mezcla todo bien y por último se pone pizca de sal.
Precalentamos el horno a 190º calor arriba y abajo.
Preparamos un molde y le ponemos papel vegetal dentro o bien se unta de aceite y se espolvorea de aceite.
Volcamos toda la mezcla que tenemos en nuestro molde y se añade un puñadito de nueces por encima de toda la masa y con la ayuda de la punta de un cuchillo, introducimos ligeramente, algunas de las nueces hacía adentro, otras las dejamos por encima.
Espolvoreamos azúcar blanca por encima de todo el bizcocho y lo introducimos al horno en la posición por debajo de la mitad, calor.
bajamos la temperatura a 180º y lo horneamos unos 45 minutos, pasado el tiempo, abrimos y comprobamos con un pincho, si sale limpio y está bien horneado, si fuera necesario dejarlo 5 minutos más, cada horno es distinto.
Cuando se apaga el horno, se debe dejar 3 ó 4 minutos más el bizcocho dentro, pero con la puerta abierta y vigilando, para que la temperatura, descienda poco a poco y no sacarlo de golpe fuera.
Cuando lo sacamos, esperamos otros cinco minutos y desmoldamos.
Es un bizcocho delicioso. 



     

 

 

 

 

 

 

viernes, 3 de noviembre de 2017

BUÑUELOS DE CALABAZA MUY RÁPIDOS

  BUÑUELOS DE CALABAZA

MUY RÁPIDOS

Hay diferentes tipos de buñuelos, los que se rellenan una vez fritos de nata, crema o chocolate y los que como en ésta ocasión, se preparan ya con una fruta o hortaliza mezclados en  su masa.
Como estamos en época de calabazas y hace unos días compré una pieza, para preparar una rica crema, he aprovechado para coger un trozo y preparar unos ricos buñuelos.
Esta masa es muy rápida de preparar, la calabaza la he cocido previamente en el microondas unos pocos minutos y luego se mezclan los ingredientes y se fríen, todo se hace, en un tiempo récor.
Este es un dulce, con el que siempre acertamos, para acompañar la sobremesa, junto con un café o te y para una merienda con un chocolate, si queréis liaros un poco más y preparar los que son para rellenar, os pongo mi enlace a Buñuelos de Nata y Trufa
Pero tengo que deciros, que sin necesidad de liaros mucho tiempo en la cocina, con ésta receta de hoy tenemos un postre de 10, para ofrecer a nuestros invitados.
Claro que también podemos prepararlos para desayunar en casa, un día festivo y disfrutarlos con nuestra pareja.
A mí  con las medidas que os dejo, me salieron 12 unidades, si queréis hacer más, ir doblando o multiplicando por 3 las cantidades.
Entran sin sentir, os aviso y la calabaza, se puede asar al horno ó cocer en olla o microondas.
Una calabaza tiene un peso entera, al pelarla, perdemos muchos gramos y al cocerla o asarla, se queda casi en la mitad de su peso.
El peso que yo os pongo, es una vez cocida en el micro y bien escurrida, lista para usar.

Ingredientes: 

95 Gr. de Calabaza ya cocida.
35 Gr. de harina de Trigo.
1 C/S de Azúcar.
1 Huevo Tamaño L.
6 Gr. de levadura de Repostería, tipo royal.
Abundante Aceite de Oliva de 0'4º para freír,  
PARA DECORAR:
Azúcar glas para espolvorear ó  azúcar granulada para envolverlos.

Preparación:

Pelar la calabaza, trocearla y lavarla y sin secarla ponerla en un plato, taparla con film transparente e introducirla al microondas.
Dependiendo de la potencia puede tardar de 4 a 7 minutos en cocerse. 
Mientras pasar la harina y la levadura por el colador, para tamizarla.
Al sacar la calabaza, volcarla en el escurridor, para que suelta el agua que le quede.
En el vaso de la batidora, poner el huevo con la cucharada de azúcar y batirlo, cuando está espumoso, se va añadiendo poco a poco los trozos de calabaza hasta triturar todo y por ultimo la harina con la levadura, que previamente habremos tamizado.
Mezclar todo bien, hasta tener una masa homogénea.
Mientras preparamos, lo demás para freírlos, guardar la masa en el frigorífico. 
Preparamos un cazo pequeño o sartén con abundante aceite, para poder freír nuestros buñuelos  a fuego medio.
Los buñuelos se pueden decorar con azúcar glas como hice yo, o los podemos rebozar en azúcar ó azúcar con canela, sea una opción ú otra la elegida, dejarlo preparado.
Preparar un plato con un papel de cocina, par ir poniendo los buñuelos a escurrir allí.
Sacamos los buñuelos del frigo y con ayuda de 2 cucharas de postre vamos añadiendo a la sartén porciones de masa.
Con una cuchara, se coge una cantidad pequeña de masa  y con la otra, se ayuda a volcarlo sobre  sobre el aceite.
Yo los voy friendo en un cazo, para gastar menos aceite y lo hago de cuatro en cuatro.
Cuando se van dorando, si ellos solos no se dan la vuelta, les ayudamos nosotros con una pala o espátula.
Los sacamos a escurrir al plato con el papel de cocina.
Se sirven añadiendo encima azúcar glass ó si os gusta más pasarlos por azúcar, o azúcar  con canela.
Un vicio difícil de resistir os lo aseguro. 


 
 

 






jueves, 2 de noviembre de 2017

CREMA DE CALABAZA CON ESPINACAS

 CREMA DE CALABAZA

 CON ESPINACAS

Es tiempo de calabazas y los supermercados y mercados, están llenos de ésta hortaliza tan versátil, a la hora de consumirla, ya sea de forma salada en cremas y guisos o ó en dulce en las recetas de repostería y como no, como anfitriona indiscutible de la noche de halloween.
Esta hortaliza tiene 2 siembras distintas, por eso hay calabaza de otoño e invierno, que es la que tenemos ahora a nuestro alcance y la calabaza de verano que lleva más agua.
La que ahora utilizamos en éstas fechas es de sabor más dulzón, pero ambas variedades, nos aportan vitaminas muy importantes para el organismo y al igual que la zanahoria, la calabaza es muy rica en  caroteno, sustancia que fortalece la vista y es un antioxidante natural, para el organismo.
Es curioso que yo haya tenido un abuelo, que era agricultor y una de sus cosechas más importantes era la calabaza y ¡Nunca¡ en casa de mis abuelos la comíamos, el llevaba carros enteros de ellas para vender, eran de un tamaño gigante o a mí de pequeña me lo parecían, pero nunca sabré que hacía con ellas, o  a que mercado iban dirigidas en la época franquista, es una incógnita, que nunca lograré ya despejar. 
Y dejando atrás los recuerdos del pasado, os puedo asegurar, que ahora soy una apasionada de ésta hortaliza.
Hoy os voy a poner una receta salada y mañana una dulce.
Después, de lo que ha costado pelar la criaturita, como para no aprovecharla.
La crema la podemos preparar más o menos espesa a nuestro gusto y os voy a indicar los ingredientes básicos y los opcionales, por si no os gustan unos u otros o no los tenéis en casa en el momento de la preparación, poder eludirlos.

Ingredientes:

700 Gr. de Calabaza Cruda.
1 Puerro.
1 Zanahoria.
4 C/S de Aceite de Oliva de 0'4º.
Sal al gusto.
1 Puñado de Espinacas crudas.
Agua para Cubrir todo.
1 Vaso de Leche Desnatada, o Nata para Cocinar. 
OPCIONAL:
1 Trozo de 1 cm. de Jengibre fresco.
Pizca de Pimienta molida. 
Pizca de Cúrcuma.
Pizca de Nuez moscada.
 

Preparación:

Lo primero deciros, que si la crema de calabaza, la van a tomar niños, saltaros las especies, que pongo en opcional.
Pelamos la calabaza, con mucha paciencia, pues cuesta bastante y trocearla, a vuestro gusto, después de pelarla, el peso es distinto.
Si tenéis la suerte de encontrarla limpia y troceada a buen precio, pues genial.
Limpiamos el puerro, haciendo una cruz en la parte trasera, y lavándolo bajo el grifo, para quitar la tierra y secar con papel.
Pelar la zanahoria, lavar y secar con papel.   
Poner al fuego una olla con 1 cucharada de aceite y rehogar el puñado de espinacas, con pizca de sal, retirar y reservar para el final emplatar con ellas.
Añadir a la olla otra cucharada de aceite y rehogar el puerro y la zanahoria, sacar a un plato y reservar.
Volver a poner un par de cucharadas de aceite y rehogar un poco la calabaza, mezclar todo lo anterior, menos las espinacas, que dejamos para el final,  si nos gusta, añadimos un trocito de jengibre, rehogamos, se añade la sal y si no van a comer los niños, se le añaden las especies, a nuestro gusto, pizca de mezcla de pimientas, pizca de nuez moscada y pizca de cúrcuma, mezclamos bien todo y se cubre con agua todo, cuando comienza a hervir añadimos un vaso de leche desnatada y cocer todo a fuego medio unos 25 minutos, si en lugar de leche, se va añadir nata, hacerlo después al final, una vez esté todo triturado.
Cuando vemos que está todo cocido, se aparta del fuego y con el brazo de la minipimer trituramos bien.
Se vuelve a poner al fuego, pero a baja temperatura, para que no se agarre al fondo y probamos y rectificamos de agua, o leche, según nos guste de espesa nuestra crema.
A la hora de servir nuestra crema, se pone en las soperas o platos hondos al fondo unas hojas de espinaca, luego cubrimos de crema y decoramos por encima con otras hojas.
También podemos freír unas lascas ó tiras de calabaza fina y añadirlas por encima, a modo de presentación, yo añadí ambas opciones.
La crema que nos queda se puede guardar en el frigorífico para tomarlas 3 ó4 días después nuevamente y también se puede congelar.
Aprovechar éste otoño, para prepararla y disfrutarla. 



 



martes, 31 de octubre de 2017

OJOS SANGRANTES "ENTRANTE" PARA HALLOWEEN

OJOS SANGRANTES 

"ENTRANTE"

PARA HALLOWEEN 

Un año más buscando recetas para sorprender en una noche como ésta que vamos a vivir.
En mi comunidad los niños suben por todas las plantas, llamando a todas las puertas exigiendo sus caramelos.
Ya sé que aquí en España, no era costumbre celebrar ésta fiesta tan internacional.
Cuando yo era niña, ésta noche, se la conocía como la noche de difuntos y a ningún españolito, en pleno régimen franquista, se le hubiese ocurrido, hacer de ésta noche una fiesta.
Mi abuela, si que saltándose todas las reglas del recogimiento propias de la época, nos contaba a mis primos y a mí, historias terroríficas, y disfrutaba la gamberra, haciéndonos temblar.
Pero ahora son otros tiempos, más amables, donde importamos las culturas de otros países.
Ya mis hijos pudieron disfrutar del día de hoy, como un día de fiesta, de pequeños, disfrazándose y marchándose a pedir chuches, por la urbanización y luego de mayores, inventando disfraces, para disfrutar con los amigos.
Algunos disfraces, me tuve que currar yo con nuestro hijo mayor, que fue el primero en disfrutar aterrorizando a quien se pusiera a tiro y luego la pequeña, que poco a poco se apunto al juego.
Ya no están en casa, los polluelos han volado y ahora soy yo, la que en un día como hoy, intento sorprender al niño que me queda en casa, sí lo se ¡Ya es muy mayor¡ Pero que queréis que os diga, si en algunas cosas, disfruta como ellos.
Cuando llegue de currar le digo ¡Cariño mira tu cena de hoy¡ ¿Será apetecible?
Ya veremos, yo creo que sí le va  a gustar.
La mezcolanza de sabores, junto con los frutos de la granada, le dan un gusto muy exotico en la boca.

Ingredientes:

1 Rueda de queso de cabra por comensal
1 C/S de Queso de Untar.
Unas Tiras de Pimiento Rojo Asado o de Piquillo en Frasco.
Mermelada de Pimiento ó Tomate ó Fresa.
1 Gajo de Granada.
Para los Iris del Ojo:
Yo he puesto iris de azúcar ó podéis utilizar
Una Aceituna Negra por la mitad. 


Preparación:

Yo he comprado una caja de medallones de queso de cabra pequeños., que vienes ya cortados.
Moldearlos un poco con las manos y hacerlos cóncavos.
Servirlos sobre una pizarra o plato pequeño.
En el centro se pone el iris, yo los he puesto de azúcar comprados, pero se puede poner media aceituna negra.
Alrededor del queso ponemos las tiras de pimiento asado o piquillo, al lado un poco de queso de untar, como si se hubiera reventado el ojo y  por encima se pone la mermelada, para que parezca, que el ojo está sangrando u con un palillo se hacen rallas sobre el queso, aparentando venas rotas.
Yo  he utilizado mermelada de pimiento, que con el queso queda genial, también puede ser de tomate y si no tenéis de éstas especiales, pues una sencilla de fresa.
Yo os voy a dejar aquí el enlace a mis mermeladas, por si os interesa echar un vistazo primero la que he utilizado ha sido, la de  Mermelada de Pimientos Rojos. Y luego otra que acompaña muy bien es  la  Mermelada de Tomate, le dan un sabor delicioso al queso y como ultima opción la  Mermelada de Fresas.
Por supuesto venden mermeladas estupendas en el súper.
Luego abrimos una granada y ponemos unos granos por los lados y un poco de jugo sobre el queso.
Y listo un entrante rápido de preparar y muy vistoso, también puede servir como acompañamiento de carnes y pescados
Si queremos hacer estos ojos para niños, utilizar sólo queso suave de untar.
Que lo disfrutéis.