viernes, 20 de octubre de 2017

PAN HINDÚ NAAN



PAN HINDÚ NAAN

La comida hindú me encanta y tengo la suerte de que a San, también le gusta, ayer para cenar preparé un menú completo hindú, su pollo con cantidad de especies, su arroz y su pan, que delicia.
Os voy a dar aquí la receta del pan solo, porque considero que merece una entrada aparte, ya que es un pan muy versátil, que nos sirve para acompañar cualquier plato se sabor intenso, se prepara en la sartén y se sirve caliente, envuelto entre un paño de algodón, nos dura toda la comida o cena.
A este pan se le pueden añadir diferentes aceites saborizantes, leches distintas, frutos secos, dulces, en fin, que con la receta base, luego podemos preparar muchas variedades.
Yo quise añadirle leche de coco, en lugar de leche normal, porque siempre que salimos a comer a un restaurante hindú, nos pedimos el pan naan con sabor a coco, es ligeramente dulce y no se mastica el coco para nada, de echo a mí no me gustan los dulces que llevan coco, pero este pan de ellos nos parece genial.
Con lo cual yo anoche, intenté imitarlo, pero aunque me salió un pan naan delicioso, no sabia a coco, ni era tan dulzón, como el del restaurante, creo que el próximo día intentaré añadir más azúcar y coco rallado.
Guardar esta receta que os voy a explicar, pues es fantástica, luego vosotros añadir los variantes que más os gusten e ir probando, y al cocinarse en una sartén vuelta y vuelta es estupendo.
Os la explico.

Ingredientes:

300 Gr. de harina de Trigo Normal.
1/2 de Levadura de repostería tipo Royal.
1 C/P de Sal.
1 C/P de Azúcar blanco.
1/2 C/P de levadura de panadería.
1 C/S de Aceite de  Coco, de Oliva,  de Maíz, el que os guste.
30 Gr. = a 2 C/S de Yogur Natural, con o sin azúcar da lo mismo. 
150 Ml = a 1/2 Vaso   de Leche, Entera ó Desnatada ó Coco ó Soja.
OPCIONAL:
Se le puede añadir, frutos secos, pasas, canela, coco, más azúcar.

Preparación:

Yo realicé mi amasado con mi amasadora, unos 6 minutos, pero se amasa perfectamente a mano en un bol y luego se vuelca en la mesa y se estira la masa y se pliega varias veces, hasta formar una bolsa suave, consistente y elástica unos 8 minutos amasando.
Como hacerlo en el bol se pone la harina, la sal el azúcar, y la levadura de repostería, se mezcla y se hace un hueco en el centro y se añade el aceite elegido, el yogur, y la leche del tipo que más nos guste y la otra media cucharadita de levadura liofilizada, en ésta ocasión de panadería.  
Se mezcla todo hasta que la masa se despega de las paredes y tenemos una bola. 
Cuidado con la harina, cada tipo es distinta, yo os aconsejo poner primero 250 gr. y luego si se necesita añadir el resto. 
Ya sabéis la masa, como si fuera plastilina.
Se tapa la masa con papel film y se deja reposar, hasta que duplique el tamaño, cuanto? De 90 minutos a 2 horas, depende del frío que tengáis en vuestra casa.
Una idea es encender el horno a 70º luego apagarlo  y estando  tibio aún, meter dentro el bol con la masa, sobre una bandeja, que no hay estado dentro del horno el calor residual que queda dentro del horno,  lo que va a conseguir, es que suba antes la masa, yo en ocasiones lo hago así y me sube antes. 
Como vemos que ha levado la masa la sacamos el gas suavemente con los nudillos y hacemos una bola.
Preparamos una sartén antiadherente y la encendemos a temperatura alta pero no excesiva.
Preparamos un trozo de papel vegetal y un rodillo o una botella limpia, que sirva para estirar la masa.
Cogemos una porción de masa y con el rodillo,la aplastamos y estiramos en forma de elipse o redonda y a la sartén.
¡Ojo la sartén sin nada¡ Como la masa lleva aceite, no necesita nada.
Ponemos el pan y cuando vemos que comienzan a subir alguna burbuja, con la ayuda de una espátula o espumadera, se le da la vuelta, nada primero 1 minuto, luego 30 segundos, lo aplastáis un poco con la espátula y listo, si se da la vuelta y no está dorado, se vuelve a girar.
El pan se va haciendo de uno en uno, mientras que ponemos uno en la sartén y esperamos que suban las burbujas, cogemos otro pedacito de masa y estiramos, se hace en el momento, el tamaño a formar será, el que os guste, cada uno es distinto.
Cuándo los sacamos de la sartén, se tiene un plato preparado con un paño limpio y los vamos poniendo uno sobre otros tapados,  para que no se enfríen.
Los míos estaban deliciosos, me hubieran gustado con dulzor, otro día pondré más azúcar y con sabor a coco, pues la leche de coco, no da nada de sabor, yo creía que sí, pero no es así, es más sana, pero no da sabor. 
Disfrutarlos como nosotros, con un guiso sabroso y un poco picante es delicioso.












 

miércoles, 18 de octubre de 2017

APFELSTRUDEL AUSTRIACA









APFELSTRUDEL AUSTRIACA

Después de unas largas vacaciones, vuelvo a mi rutina y como no a colgar en mi blog, las recetas nuevas que día a día voy cocinando.
Como soy una apasionada de los dulces que se preparan con manzanas, estamos en las puertas del otoño y  he pasado unos días en Viena y he tenido la oportunidad de probar su famosa apfelstrudel, he querido, que mi primera receta sea un homenaje a la ciudad que nos ha acogido durante una semana.
Si fuera adicta al chocolate, hornearía una tarta sacher, pero como no es el caso, he preferido preparar esta.
En el blog, tengo colgada una receta de un strudel tipo alemán con pasta filo, que está deliciosa.
Si no queréis hacer la masa como la de Austria, pinchar aquí y seguir la sencilla que tengo anterior y el resultado os encantará de igual manera   Strudel de Manzana .
Ésta tiene un parecido, pero se diferencia sobre todo por la  masa que se prepara en casa, de forma sencilla. 
A la hora de llevarla a la mesa, se puede servir tibia o fría y acompañar de nata o bola de helado, eso lo dejo a vuestra elección.
Otra cosa el relleno de esta tarta, esa diferente según en que restauran o cafetería lo pruebes, en unos llevan pasas y en otros no.
Yo las he añadido, pero se puede no hacerlo y aun así queda rica.
Una tema que me preocupa es la forma de añadir la manzana, si vemos vídeos en la red o seguimos algunas recetas, la manzana la añaden troceada cruda.
Yo sinceramente la tarta así me parece insípida y la manzana cruda.
Mi costumbre siempre que he rellenado una tarta de manzana es pocharla primero un poco y caramelizarla en una sartén, o como mínimo en un microondas en fuente tapada.
Es un consejo, que seguro que me agradeceréis, os lo aseguro, el resultado de textura y sabor es muy distinto.
Venga que os explico como la he preparado yo.

Ingredientes:

Para una Pasta Filo Casera Sencilla:
225 Gr. de Harina de Fuerza.  
130 Gr. o Ml. de Agua Tibia.
30 Gr. de Aceite de Oliva de 0'4º, el suave.
1/2  C/P de Sal.
1 C/P de Vinagre de manzana o de vino. (Opcional).
Para el Relleno de la Tarta:
400 Gr. de manzanas Peladas y Troceadas.
70 Gr. de mantequilla.
45 Gr. de Azúcar morena o Blanca.
1 C/P de Canela molida.
1 Limón en zumo.
50 Gr. de nueces troceadas.
2 C/S de pan rallado.
Azúcar glas para decorar.
OPCIONAL:
40 Gr. de pasas maceradas en vino moscatel u otro. 


Preparación: 

Lo primero que hacemos es preparar la masa filo, pues tiene que reposar una hora en el frigorífico.
Si la amasamos en amasadora en 7 minutos la tenemos, si lo hacemos en un bol con ayuda de una rasqueta o espátula, primero amasamos bien todo y luego, espolvoreamos un poco de harina en la encimera y amasamos con nuestros puños suavemente, hasta conseguir una masa elástica y suave tipo plastilina.
Se pone primero en el bol la harina, se le añade el agua tibi, se mezcla un poco y se le añade la media cucharadita de sal y los 30 gramos de aceite y se sigue mezclando y por ultimo la cucharadita pequeña de vinagre blanco, esto le da un sabor y textura ideal a la masa, ¡Ojo cada harina es distinta¡ Puede que se necesite una pizca más para que la masa se despegue de vuestro bol o de vuestras manos, ir poco a poco, cuando se tiene la bola formada de cubre con papel film y a reposar en el frigo una hora, si pasa más tiempo, no sucede nada.
Si vamos a añadir pasas, las ponemos en remojo en vino moscatel u otro que os guste unos 30 minutos, también se pueden introducir en el micro 2 minutos en el vino y se escaldan de esta manera rápidamente y no hay que estar pendientes de ponerlas antes.
Mientras reposa la masa vamos preparando nuestro relleno, se pelan y trocean nuestras manzanas, se les añade el jugo del limón por encima para que no se oxiden y se mezcla bien y se añaden a la sartén junto con los 70 gramos de mantequilla y los 45 de azúcar, mezclamos bien y caramelizamos a fuego lento unos 8 minutos, más o menos; Cuando las manzanas están ya caramelizadas se le añade la cucharadita de canela se mezclan, se añade después las nueces y  por último las pasas escurridas del vino, se remueve todo bien, para que mezclen los sabores y se aparta el relleno a un plato para que se enfríe.
Cuando el relleno está frio se introduce también el en frigo.
Formar nuestra tarta:
Se precalienta el horno a 180º calor arriba y abajo.
Sacamos la bandeja donde la vamos a hornear y la preparamos con papel de hornear al lado de la vitro, para tenerla cerca y luego trasladar la tarta.
Se funde un trozo de mantequilla en el micro para más tarde pincelar unos 50 gramos.
Yo os aconsejo estirar vuestra masa con la ayuda de un rodillo, sobre la propia vitroceramica, totalmente limpia.
Esto se hace para que veamos lo fina que queda, tiene que ser una masa fina y transparente.
Ponemos la bola en el centro de la vitro, sobre pizca de harina y vamos estirando con la ayuda del rodillo, suavemente por todos los lados hasta conseguir más o menos un rectángulo.
Sacamos el relleno de manzanas del frigo y se añade un par de cucharadas de pan rallado por encima y se mueve bien hasta mezclar todo, esto se hace, para que el pan absorba el jugo, que van a soltar las manzanas en el horno y no estropee, nuestra masa.
Se pone el relleno en el borde de nuestra masa, de forma longitudinal, dejando siempre un trozo de masa sin cubrir, donde pincelaremos de mantequilla, mirar las fotos de abajo, y con mucho cuidado y ayudando de las espátulas de silicona, se va despegando y enrollando sobre si misma, al llegar al final volver a pincelar, para que la masa se pegue una con otra y cerrar los borde y pincelar toda la tarta con la mantequilla.
Para enrollar esta masa, que es frágil, es necesario hacerlo entre dos, por lo tanto tirar de pareja o amigos, si la masa se rompe, no pasa nada, se hace un arreglo con masa de los borde y se cubre suavemente, con esta masa, da para hacer unas 3 vueltas suavemente y con cuidado.
Se pone con la junta de la masa hacía abajo, sobre el  papel de hornear  y se introduce al horno.
Tiempo estimado unos 50' en el centro del horno, cuando se vea dorado se saca y cuando se ha enfriado un poco se espolvorea con azúcar glas.
Para servirla y disfrutarla, es ideal hacerlo acompañada de helado o nata, que es como yo la he presentado.
Espero que os salga tan rica como a mí.


 

 

 










 

CONOCIENDO VIENA Y BRATISLAVA



 

 CONOCIENDO  VIENA Y BRATISLAVA

     


                                                                Regresamos de la playa, descansamos, en Madrid 3 días, ponemos unas lavadoras y llenamos nuestras maletas con ropas de abrigo, es necesario cuando se viaja al centro de Europa.
Desde el aeropuerto de Adolfo Suarez, Barajas, cogemos nuestro vuelo con destino Viena.
Al llegar a Viena tomamos un bus, que nos lleva directos a la estación de trenes y buses zona este, que está a 3 minutos de donde tenemos nuestro hotel. 
El primer día después del dasayuno, que es impresionante, nos ponemos de camino al casco histórico de Viena, lo hacemos caminando, este es el primer año con roaming en Europa y podemos llevar el google maps activado, nos indica que en 25 minutos andando cuesta abajo llegamos a la catedral, que es la dirección que hemos introducido, por supuesto tardamos mucho más, disfrutamos del paseo y fuimos recorriendo tranquilamente, el entorno y antes de llegar nos encontramos con el palacio de la opera y con la sorpresa de que Mozart había resucitado, santo dios, había por todas partes,  hicimos distintas paradas, y fotos  disfrutando de la ciudad.
Os tengo que contar que el Danubio por su paso por Viena, nos desilusiono, cuando uno escucha que estas en una ciudad imperial, te esperas encontrar puentes suntuosos, cruzando un río tan caudaloso y más cuando el año anterior, nos vinimos muy gratamente sorprendidos de Budapest.
En Viena no encuentras, ni un solo puente bello, es extraño.
Viena eso sí, tiene un Edificio del ayuntamiento impresionante, un parlamento y varios museos con una arquitectura exterior majestuosa y bajo nuestro punto de vista, lo más reseñable sus tres palacios.
Pasamos un día entero en el palacio de  Schönbrunn, que se le conoce como el Versalles austriaco, es impresionante y sus jardines y fuentes inmensos, tuvimos la suerte de que nos hizo un día bueno y no lloviese y lo disfrutamos, un consejo hay que ir pronto, nosotros aún llegando temprano, el pase, de dentro del palacio, no lo teníamos hasta las 13:00 horas, mientras, hicimos los distintos recorridos exteriores y hay que darse prisa, a las 17:00 cierran sus puertas y te invitan a irte.
El día que decidimos visitar el palacio de Belvedere, lo hicimos por casualidad, diluviaba y entramos a descansar bajo un pórtico y descubrimos la entrada al palacio, nos llovió  y aún así tenemos fotos muy bonitas, sus jardines son preciosos.
Y el palacio Imperial de Hofburg, que es en la actualidad. la residencia del presidente de Austria, este se puede visitar, junto al museo de Sissi, también en este día nos llovía.
Uno de los días decidimos viajar a Bratislava haciendo un crucero por el Danubio, es curioso que a tan solo 80 kilómetros ya estés dentro de un país distinto y por supuesto otra ciudad.
El viaje a Bratislava fue muy caro, para ser un viaje de ida y vuelta en el día, pero fue la opción más rápida de llegar.
Pero las otras opciones, en tren o en bus eran, más económicas, pero muy cansadas.
Bratislava es una ciudad pequeña, el centro se recorre en 3 horas, al llegar en el crucero, lo primero que se ve es su castillo en lo alto a la izquierda, después de subir una grandísima cuesta se accede a el, es un castillo sencillo.
Luego se baja a la ciudad y se visita la catedral, muy, muy sencilla y 3 calles con encanto, pero se respira una sencillez abrumadora.
Cada país que hemos visitado, nos ha aportado increíbles experiencias, pero hay lugares, que no se olvidan y otros que no te dejan huella y este es uno de ellos.
Regresando a Viena en el barco disfrutamos de una puesta de sol maravillosa.
Los días siguientes en Viena, nos tocan con lluvia y gracias a que tenemos el bono de transporte semanal, cogimos varios tranvías y recorrimos la ciudad casi, en su totalidad.
La comida en Viena es cara, os pongo unas fotos de los platos típicos de allí que disfrutamos.
Su tarta sacher y su apfelstrudell, muy ricas, claro que las acompañábamos con  cafés, que eran carísimos, eso imposible de olvidar, que dolor.
Otra cosa, que os quiero comentar es el trato austriaco, en todos los foros, hablan de que son antipáticos y en los hoteles mucho.
Pues nosotros tuvimos la gran suerte de tener un hotel, donde nos trataron cordialidad y simpatía y en los lugares donde comimos, también.
Ahora toca volver a nuestra rutina y guardamos nuestros recuerdos, pero, sonreímos ya y pensamos, donde aterrizaremos al año siguiente, quien sabe, dentro de unos meses, comenzaremos a soñar, eso por lo menos todavía es gratis.
                                                                            
Apfelstrudel
La casa Hundertwasser
El Wiener Schnitzel, Escalope típico de Viena Brutal

Gulash completo, Estofado de buey con salchicha y huevo y verduras
Sus riquisimas sopas y su s cervezas
Y como no un delicioso costillar, que en realidad, eran tres
                                      
                                         



lunes, 16 de octubre de 2017

EL ALGARVE PORTUGAL 7 DÍAS PARA PERDERSE

 


EL ALGARVE

PORTUGAL

7   DÍAS    PARA PERDERSE

 

 

Otro Septiembre, otro lugar que
conocer, 7 días para perdernos por las playas rocosas, color naranja, que conforman ésta región meridional de Portugal, asesorados por nuestra pequeña y mi yerno, que lo visitaron el año pasado, nos pusimos en camino.
En ésta ocasión hicimos los  772 kilómetros, que distaban hasta el hotel por carretera, los hicimos en nuestro nuevo ford ka+ para hacerle el rodaje, nuestra vieja kia carens, estaba cansada ya después de 14 años y la reemplazamos, ahora que sólo somos dos, los que viajamos, con el joven ford, tenemos más que suficiente.
El joven, se porto muy bien en el viaje con 3 descansos y saliendo de Madrid a las 6:20 de la mañana a las 14.30 estábamos entrando en nuestro hotel.
Un consejo con las autopistas de peaje de Portugal ¡Mucho Cuidado¡ En el Algarve, hay que entrar por autopista de peaje, obligatoriamente, nosotros entramos por Huelva y se toma el carril que dice extranjeros, se  introduce tarjeta de crédito en la máquina, ¡Ojo no sirve la débito¡ si no se tiene, hacer como hicimos nosotros, solicitar una al banco, con crédito mínimo de 300 euros y a pagar al mes siguiente, sin intereses, eso como consejo.
Una vez, introducimos nuestra tarjeta en la máquina, nos da un ticket, que guardamos y ya reconoce nuestro vehículo y carga costes, siempre que se pase por una, sin tener que volver a parar, te hacen el cargo.
Y avisamos, se pasan por unos cuantos peajes, que no te das cuenta, pues no hay, balizas, ni nada que lo indique, si queréis preguntarme, a título personal, escribirme y os explico, por no extenderme demasiado ahora.
Nosotros reservamos hotel en Albufeira, nos pareció, el sitio indicado para poder movernos a ambos lados del Algarve, el recorrido que hicimos fue a la izquierda hasta Sagres y el Cabo de San Vicente, la puesta de sol, es la foto principal de ésta entrada, hay que ir abrigados, que las temperaturas desciendes, de manera insospechada, pero el espectáculo, que nos espera, nos deja sin respiración, yo soy fanática de las puestas de sol, pero es la primera vez en mi vida, que puedo ver, como el sol desaparece claramente bajo el agua.
Luego cuando todo termina, hay que tener paciencia y esperar a que den la vuelta los cientos de coche, que nos encontramos allí, increíble, yo nunca hubiera imaginado, cuanto personal sube hasta el faro a ver la puesta de sol, hay que calcular la hora exacta y llegar unos minutos antes y coger sitio, aunque se puede ver desde varios lugares una vez arriba.
El primer día de nuestras vacaciones, lo que hicimos fué ir a la parte más lejana, de nuestro hotel, que fue, Sagres, y su fortaleza, rodeado de sus playas Beliche y Mareta y luego al caer la tarde subir al faro a disfrutar la puesta de sol, lo que se conoce como cavo de San Vicente, al bajar helados como estábamos, paramos en el pueblecito de Beliche, pequeñísimo, solo un lugar para surfistas con 2 pequeños restaurantes, donde comer un pescado a la brasa increíble.
Al día siguiente a Lagos, lo primero intentar aparcar ¡Una locura y eso que era Septiembre¡ Después de dejar el coche, pagando, recorrer el paseo marítimo y preguntar en los diferentes puestos de venta de viaje en motora, para visitar las cuevas de Monte Piedade, comparar precios, cada puesto tiene un precio distinto.
Acordamos viaje en lancha para las cinco, teníamos el tiempo justo de darnos un chapuzón, en una pequeña cala que la llaman del estudiante, secarnos y justo frente al fuerte, por debajo del arco, buscar un restauran, donde comimos la mejor Cataplana de las 3 que probamos en distintos lugares, después, la elegida fue de pescado y marisco y nos encantó.
Luego rápidamente   a disfrutar de la excursión en lancha, el paisaje, por mucho que se hayan visto fotos, es inigualable, te deja maravillado, y al poder entrar en las cuevas con la lancha, es una maravilla, luego, vuelta al puerto, otro baño en otra cala y al hotel, para ducharnos y bajar a buscar un restaurante.
El tercer día a descansar en la Albufeira que los primeros días paliza, la playa que está en el pueblo, es muy buena y si te queda en la parte de abajo antes de subir las cuestas genial, es una playa, ancha y de arena fina, de aguas transparente, el coche, otro dolor de muelas aparcarlo.
En Albufeira cenamos en un restaurante que nos aconsejo nuestra hija y su pareja, se llama el Pescador, esta justo nada más bajar por las escaleras mecánicas, si se mira de frente a tu izquierda, la sopa de marisco deliciosa, la dorada increíble y la comida, la hicimos en otro de los  restaurantes que hay frente al mar y como no, pedimos otra variedad de Cataplana pera esta vez de pollo y como acompañamiento, unos entrantes.
Los demás días Silver y su castillo, comer a la salida del pueblo, unos chipirones deliciosos, luego dirección Portimao a sus playas cercanas, Los tres hermanos, te sorprende, por poder pasar de una cala a otra continuamente y donde cada nueva cala a través de las rocas es un descubrimiento nuevo, sus aguas limpias y cristalinas, pero frías es el atlántico, pero quien dijo miedo.
El resto de los días, más pueblos y más   playas, comer algo delicioso junto al mar  y carretera hacía adelante, para bañarnos por la tarde en  otra, playa única y como no esperar hasta la puesta de sol, tomándonos una fruta, que había que cuidarse, luego  regreso al hotel y a cenar.
Nuestro hotel lo elegimos, entre el pueblo y la zona de marcha, en un punto intermedio, podiamos descansar sin ruidos y tener el pueblo a 20 minutos caminando ó cinco minutos coche y la zona de marcha con restaurantes y discoteca a 10 minutos, un paseo.
Nos traemos como tantos de nuestros viajes, muchos recuerdos para atesorar, experiencia únicas y el agridulce sabor de algo ya pasado.

Cataplana de marisco en Lagos

Dorada a la espalda en Albufeira
Chipirones en Silves
 







sábado, 2 de septiembre de 2017

BERENJENA ESTOFADA AL ESTILO CHINO YÚ XIANG


BERENJENA ESTOFADA 

AL ESTILO CHINO YÜ XIANG

Hace unos días fuimos a comer con nuestros chicos a un restaurante chino, por la zona de Arturo Soria.
Hacía ya tiempo, que nuestro hijo mayor, nos comento que había comido en un restaurante chino muy rico, nos comento que la comida era distinta, al típico chino, pues utilizaban muchas texturas distintas y la materia prima era de muy buena calidad, el precio nos comento, también es diferente, viendo que nuestro chico mayor, llevo a su hermana pequeña con el un día, y quedo muy gratamente sorprendida, por qué la gusto, nos decidimos todos a probar la experiencia.
Tenemos un hijo con una curiosidad culinaria increíble, y le gusta conocer todas las cocinas del mundo, la pequeña nuestra, ya es otra historia, pero su hermano con paciencia, la va mostrando lo que el conoce, moraleja, las parejas de ambos, también son arrastrados y sus sufridos padres, les vamos a la zaga.
Al final todos vamos investigando poco a poco en nuestros diferentes viajes, platos infinitamente distintos a nuestra cultura.
Este plato que yo he intentado copiar, es uno de los preferidos de mi nuera, de este restaurante.
Lo llaman berenjena al estilo Yü Xiang, que es una región del centro de china, donde se cocina con bastante picante.
Como evidentemente en el restaurante, no me dieron su receta, he intentado buscar en internet y hay diferentes formas de prepararlas, aunque todas ellas llevan unos ingredientes comunes, que yo he añadido, luego la he dado mi toque personal.
Cuando vinieron nuestros chicos a comer hace unos días, le dije a mi nuera cierra los ojos y abre la boca, que quiero que pruebes, una cosa y me dijo ¡Está muy rico¡ Pero no adivino que es, parece berenjena, pero no estoy segura y claro me di cuenta, que no había copiado la receta exacta, pues no la adivinó. ¡Ilusa yo¡
Luego me explicaron nuestros chicos, que en la receta original, queda mucho más cocida o guisada, sin contar, que me faltó algún ingrediente secreto y la salsa de pescado china.
Pero dado que les gusto y es muy versátil, como entrante o acompañamiento de carnes y pescado, os la pongo, por si os atrevéis a probarla.

Ingredientes:

2 Berenjenas.
1 Puerro.
1 Trocito de Jengibre.
Sésamo al gusto.
2 C/S de Aceite de Oliva de 0'4º ó de Sésamo.
3 C/S de Salsa de Soja.
3 C/S de Vinagre de Módena (Mejor si es vinagre de arroz).
1 C/S de Miel o Azúcar Morena.
1 Guindilla de Cayena.
1 C/S de Salsa Perrins (la auténtica lleva salsa de pescado).
Sal al gusto.  
1 Vaso de agua. 
OPCIONAL: 
Curry.
Comino.

Preparación:

Se pelan las berenjenas se les añade sal y se dejan que suden unos minutos, sobre un plato, soltarán líquido, esto se hace por si amargan, luego se pasan bajo el grifo y las secamos con papel. 
Lavamos bien el puerro, lo secamos y partimos en trozos pequeños. 
En la misma sartén donde vamos a cocinarlas, añadir 2 cucharadas de sésamo y tostarlo a fuego lento 2 minutos ¡Cuidado no se queme¡ Sacarlo y reservarlo, para el final.
En la misma  sartén honda o Wok si tenéis, se añaden 2 cucharadas de aceite y sofreímos el puerro, cuando está pochado, se añade, la guindilla y el jengibre, rehogamos, y añadimos  la berenjena, que puede ser cortada en tiras o en trozos, hacerlo a vuestro gusto, rehogamos bien, si es necesario, se añade otra cucharada de aceite, a su vez, se añaden las 3 cucharadas de salsa de soja, y las 3 del vinagre elegido, la cucharada de miel o de azúcar moreno y seguimos rehogando y por último la cucharada de salsa de pescado, como yo no tenía la puse salsa perrins, que es la más parecida a la suya, pues entre sus ingredientes, dice que lleva, anchoas y pescado, seguimos rehogando y se añade 1 vaso de agua, mezclamos y dejamos que reduzca, hasta que quede espesa.
Aquí yo cuando la vuelva a repetir, añadiré, un poco más de agua y las dejaré más tiempo cociendo, yo las tuve a fuego lento 15 minutos, cuando ha reducido, se le añade por encima es sésamo tostado.
Aguantan preparadas 3 ó 4 días perfectamente, se pueden tener cocinadas y servir como entrante o acompañamiento.
Las repetiré, no lo dudéis, pues a mi me gustaron mucho, no serán exacta al estilo  Yü Xinag, pero dan el pego, os lo aseguro, luego a lo largo de la comida, decían, no son las mismas mamá, pero están muy ricas.
La receta es una mezcla de picor y dulzor, y la mezcla es muy interesante. 


lunes, 28 de agosto de 2017

MANTECADOS MANCHEGOS




 MANTECADOS - MANCHEGOS

Estos mantecados, se preparan muy rápidamente, no necesitan levadura, ni tiempos de levados, se estira la masa, se forman y al horno.
Nos aguantan en una lata de galletas varios días y nos dan la posibilidad de tener algo dulce y rico, para ofrecer en una sobremesa o merienda a los nuestros o a unos invitados.
Son ideales para regalar, vamos a prepararlos.

Ingredientes:

400 Gr. de harina.
200 Gr. de Manteca de Cerdo.
70 Gr. de Azúcar glass.
120  Gr. de Vino Moscatel ú otro dulce.
Azúcar blanca para envolverlos luego, el necesario, al gusto.

Preparación:

Sacamos todos los ingredientes, sobre la encimera o mesa y pesamos todo, dejamos la manteca a temperatura ambiente, para poderla trabajar.
Y la Harina de trigo blanca se tamiza, vamos, que la pasamos por un colador.
La azúcar glas, yo la preparo en casa con un molinillo de café, que tengo sólo para eso, si trituramos nuestro azúcar, ya tenemos el azúcar glas.
El autentico azúcar glass comprado, lleva una parte de almidón, pero no es necesario y así engordan menos.  
En un cuenco grande se pone la manteca y se mezcla con el azúcar glass, hasta conseguir una mezcla suave,   y se va añadiendo de poco a poco el vino dulce ¡Ojo¡ Se añade un chorrito, se mezcla y hasta que no está todo integrado, no añadimos, otro chorrito de vino, hacerlo poco a poco, hasta conseguir una mezcla homogénea, y se va añadiendo la harina poco a poco.
La harina la podemos tener tamizada, con antelación, o lo hacemos, en el momento de añadirla.
Cuando esta toda la harina añadida en el bol, hacemos una bola y la volcamos sobre la encimera o mesa, sobre una pizca de harina. 
Amasamos un poco con nuestras manos, plegando la masa sobre si misma y estirando, golpeándola sobre la encimera, nada 3 minutos y rodamos sobre si misma y hacemos una bola y la ponemos en un bol, que antes, le habremos puesto pizca de harina y se tapa la masa con papel film transparente y la dejamos en el frigorífico, para que endurezca unos 30 minutos.
Mientras, buscamos el cortador de pastas que nos guste, si no se tiene, vale una copa pequeña de cristal.
Se prepara mientras la bandeja del horno con papel vegetal.
Y se va precalentando el horno a 190 º calor arriba y abajo, unos minutos antes, de sacar la masa del frigorífico.
Cuando sacamos la masa del frigorífico, ponemos harina sobre la encimera, para que no se pegue la masa y se  extiende con un rodillo, se deja un grosor de un centímetros aproximadamente  ó un poco más y con el corta pastas, vamos haciendo nuestros mantecados y los vamos poniendo sobre la bandeja, con papel que tenemos preparada.
La masa, que queda, volvemos a juntarla, sin manipularla excesivamente, se estira nuevamente y seguimos haciendo mantecados. 
Al introducirlos al horno bajamos la temperatura a 180º parte central ¿Tiempo? Depende del grosor de vuestros mantecados y de vuestro horno, de 20 a 30 minutos, tienen que quedar ligeramente dorados.
Los míos los tuve 30 minutos.
Con estas cantidades, salen 2 bandejas de horno, la masa restante se guarda envuelta en el film transparente, para que no se ablande, mientras, se hornea la primera hornada.
Preparamos un plato hondo con azúcar, para envolver nuestros mantecados, en ella.
Cuando están dorados, se sacan y se envuelven en azúcar. 
Hacemos lo mismo con la segunda hornada.
Y una vez fríos, se guardan en lata de galletas  y duran muchos días; Mirar mis fotos del paso a paso.
Estoy segura, que os saldrán tan ricos como los míos. 

Moliendo mi Azúcar

Añadiendo por último la harina


Formando una bola


Formando los mantecados


Poniendolos sobre papel de hornear

Ya horneados y con el azúcar preparado para rebozarlos