domingo, 9 de febrero de 2014

BACALAO CON TOMATE MADRILEÑO


BACALAO CON TOMATE  MADRILEÑO

Dicen los andaluces, manchegos, gallegos y vascos, que los madrileños somos unos señoritos.
Mi  abuela que era muy refranera, utilizaba uno que en este caso, confirma una realidad  ¡niña, cuándo el rio suena es que agua lleva¡
Esto que os he comentado es para justificar que como madrileña por los cuatro costados que soy, no me gusta encontrarme ni piel ni espinas en el pescado si puedo evitarlo.
Yo cuándo compro pescado, pido que me lo limpien, si es una merluza, que quiten la piel, espinas etc, si es lubina o dorada, espina, cabeza, vamos que me gusta lo más cómodo posible.
Con el bacalao no iba a ser menos, nosotros compramos el bacalao salado limpio de piel y espinas (hay quién le  gusta con piel ) el bacalao dependiendo del grosor tienes que dejarlos de 12, 24 ó 30 horas en agua, y cambiar ese agua cada día, para quitar la sal.
Y por supuesto sólo lo compro si son lomos limpios, según el precio de ese día o para que lo vaya  a utilizar en esa ocasión, lo compro de un grosor u otro.
En ésta ocasión compré medio kilo de bacalao en tiras limpio, utilicé la mitad y lo restante que no cociné lo congelé para otra ocasión.

Ingredientes:

250 Gr. de bacalao salado
1 Pimiento rojo
1 Pimiento verde
2 Cebollas 
1 Bote de Tomate natural triturado
3 C/S de Aceite de Oliva de 0´4º.
1 C/P de Sal.
1  C/S  de Azúcar 

Preparación: 

Lo primero que tenemos que hacer es lavar nuestro bacalao y ponerlo en remojo con agua, a las 24 horas, tiramos ese agua, y ponemos otras 24 horas, los tiempos pueden variar según grosor del bacalao, lo ideal es probar, se pellizca con los dedos un poco y se prueba, que no este muy salado, pero con dos días suele ser suficiente.
Aprovecho aquí para contaros que sí compráis un bacalao del tipo desmigado, para croquetas o revueltos con lavarlo varias veces y dejar en remojo 30 minutos suele se suficiente. 
Ahora que tenemos el bacao quitado la sal, lo ponemos a escurrir sobre un papel de cocina absorbente.

Salsa de Tomate:
En una cacerola con dos cucharadas de aceite, pochar una cebolla, a mi me gusta rallarla, así se rehoga en 3 minutos, cuidado que no se queme, cuando está pochada añado la lata de tomate natural triturado y le pongo una cucharada sopera de azúcar, para quitar la acidez, cuándo rompe a hervir, bajar el fuego, poner la sal al gusto de cada uno, remover y cocinar por unos 10 minutos a fuego lento hasta que reduzca y pierda el agua ¡cuidado si se deja mucho tiempo te quedas sin tomate, pues reduces demasiado, cuándo esté lista apartar y reservar.
Mientras troceamos los pimientos en tiras (o al gusto de cada uno), la cebolla y en la misma cacerola o olla que vamos a cocinarlo, pochamos  primero los pimientos y después la cebolla, cuándo tenemos todo pochado, sobre esa cama de vegetales, ponemos nuestro bacao, lo rehogamos y lo damos la vuelta, para que se dore un poco y coja todos los sabores ¡cuidado a veces suelta un poco de agua , si fuera así hay que quitarla, la reservamos en una taza, ese agua por si luego queremos añadírsela más tarde.
En el momento que hemos rehogado el bacalao, añadimos la cantidad de salsa de tomate que nos guste, movemos con cuchara de madera o similar, para que no se rompa y lo dejamos a fuego lento 5 minutos y listo, si os gusta muy caldoso y habéis retirado como os indique algo de agua, que salió al rehogarlo, es el momento de añadir un poco.
De la salsa de tomate que hemos cocinado yo solo le pongo una cantidad, si luego alguno quiere más tomate es fácil añadir un poco más.
Esta salsa, que hemos cocinado, si la ponemos en un frasco de cristal, nos dura más de una semana, podemos utilizarla, luego para acompañar pasta ó lo que nos apetezca.
Espero que os salga tan rico como el nuestro, este bacalao es un manjar, nosotros en nuestra familia tenemos la costumbre de comerlo acompañado de arroz blanco, pero también podéis acompañarlo de puré gordo de patata, eso ya va en gustos.