jueves, 22 de mayo de 2014

ALBONDIGAS DE TERNERA AL VINO


ALBONDIGAS AL VINO

Estoy segura que este plato es un clásico de cualquier hogar y dependiendo del acompañamiento que le pongamos, podemos ir variando nuestra presentación para los nuestros; Sus estómagos lo agradecerán, la monotonía no se instalará en nuestra casa y todos a disfrutar.
Las albóndigas se pueden dejar preparadas el día anterior, son magnificas para llevar a la Ofi en el taper y congelan muy bien, así que os animo a prepararlas, yo en esta ocasión las he preparado con un poco de arroz blanco y un calabacín a la plancha, esto las convierte en un plato único súper completo.

Ingredientes:

1/2 Kilo de Carne de Ternera Picada.
1  Huevo.  
2 Cucharadas de Pan Rallado  (si se prefiere miga de pan).
100 Ml. de Leche.
2 Dientes de Ajo.
Sal al gusto.
Pimienta al gusto.
Perejil.
Harina (para rebozar).
Aceite de Oliva Virgen para freír.
1 Calabacín (opcional)

Para la Salsa:
1 Cebolla pequeña.
1 Cucharada tomate frito (o en su defecto, pochar un tomate)
1 Cucharada de Harina.
Pizca de Pimentón.
Pizca de Nuez Moscada rallada ó molida.
100 Ml. de un buen vino tinto o rosado. 

Si queremos Arroz Blanco:
200 Gr. de Arroz.
1/4 Cebolla.
2 Dientes de Ajo.
Sal al gusto.
Aceite al gusto 
400 ó 450 Ml. de Agua. 

Preparación:

Ponemos en un bol todo mezclado, la carne, el huevo, sal, pimienta, ajo picado, quitando primero la parte interior  (la raíz) el perejil,
el pan rallado y la leche, lo mezclamos bien todo y lo dejamos reposar una media hora.
Formar las albóndigas, tomando una porción con una cuchara y introducirla en una mano, en forma de cuenco y con la otra y girando hasta formar una pelota, pasarlas por un poco de harina que luego sacudiremos, para quitar excesos y las dejamos en un plato.
Ponemos una sartén al fuego y vamos friendo poco a poco. 
Preparamos una cazuela para ir echándolas cuando salgan de la sartén.

Para la Salsa en una sartén poner dos cucharadas de aceite y  pochar media cebolla bien picadita, añadir una cucharada  de harina remover, apartar del fuego y añadir una punta de pimentón rehogar y volver a ponerlo al fuego, añadimos el tomate frito y una copa de vino tinto y dejamos evaporar y luego se añade una copa o dos de agua, depende de como queramos que sea de espesa nuestra salsa, cuando rompe a hervir de nuevo se le añade la nuez moscada se remueve y volcamos todo nuestra mezcla sobre la cazuela que tenemos con nuestras albóndigas y las ponemos a cocer a fuego lento una media hora.
Mientras tanto podemos ir preparando nuestro arroz blanco.
En una ollita pequeña, cazuela, cazo, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva virgen, un trozo de cebolla y un par de dientes de ajo lo doramos a fuego lento añadimos un vaso de arroz, unos 225 Gr. lo rehogamos todo añadimos dos vasos de agua, sal la que nos apetezca y ponemos a hervir, cuando rompa a cocer lo bajamos a fuego lento y en unos 20 minutos tenemos nuestro arroz.
Cuidado hay arroces que no cumplen la famosa regla de: 1 parte de arroz y 2 de agua, si vemos que nuestra agua se ha consumido y el arroz aún no está añadimos un poco más de agua, que será caliente y ya con una pizca de sal. A mi me ha sucedido en ocasiones esto y cojo medio vaso de agua caliente del termo añado una punta de sal remuevo y voy añadiendo poco a poco y remuevo un poco con una cuchara de palo, para no romper el grano, con mucho cuidado.
Si vamos acompañar del calabacín, lo pelamos y secamos con papel  y lo hacemos en una sartén a la plancha en láminas.
Emplatar: ponemos la base de calabacín, sobre cada porción una o dos albóndigas y una ración de arroz.
y a disfrutar.
Un plato completísimo muy apropiado  para una comida o una cena.
Las albóndigas congelan de maravilla, por lo tanto yo cocino cierta  cantidad y luego si no las consumimos todas las guardo en un taper y al congelador.
Otro día seguro que nos sacan de un apuro.