martes, 17 de junio de 2014

SOLOMILLO DE CERDO CON MIEL Y ALMENDRAS

SOLOMILLO DE CERDO CON MIEL Y ALMENDRAS

Este plato es de los más sencillos, y rápidos de preparar, si además contamos con su precio muy asequible, tenemos un menú de lo más apetecible. Estoy segura que es un clásico de muchas familias y por eso esta vez, he variado la salsa y los acompañamientos ya que estoy segura, que todos lo habréis probado con salsa roquefort o a la pimienta, en esta ocasión he querido mostraros ésta variante muy, muy sabrosa.
Os cuento enseguida como prepararlo. 

Ingredientes:

Para 2 Personas y repetir
1 Solomillo de Cerdo.
Unos cuantos Orejones.
Mostaza (2 cucharaditas).
Almendra Tostada y Molida (3 cucharaditas).
Miel (3 cucharaditas).
Aceite de Oliva Virgen Extra ( 3 cucharadas soperas)
Medio vaso de vino blanco semidulce.
Sal al gusto   (Yo puse Sal Oshima Island Salt de Japón)
Orégano  al gusto
Tahini (1cucharadita) sésamo molido.(esta especie es opcional)

Preparación:

Tiempo de Horneado 30 minutos+-
Temperatura 190 º +- 
 
Lo primero limpiar bien el solomillo de grasa, quitar con una tijera o cuchillo los restos de grasa, pasarlo por debajo del grifo y ponerlo en  la fuente que vamos a llevar al horno.
Precalentar el horno a 200º calor  Arriba y Abajo.
Lo primero poner a nuestro solomillo la sal y si nos gusta orégano. 
Yo en esta ocasión le puse a nuestro solomillo Sal de Japón de la modalidad Oshima Island Blue de la Isla de Oshima, ésta delicatessen se la debo a mi hijo mayor que ha estado de vacaciones y me ha traído diferentes sales de Japón, para que mis platos resulten espectaculares, os explico esto solo como curiosidad.
Bueno seguimos.
En un cuenco o tazón mezclar la Mostaza las almendras molidas la miel y una media cucharadita de Tahini, que para quien no lo conozca  es sésamo molido, (esta especie  es opcional) la miel y el aceite mezclar bien y con esta pasta untaremos nuestro solomillo, por todas partes.
Regamos de vino blanco semidulce y le ponemos unos orejones, ciruelas, cualquier fruta desecada y lo introducimos al horno que bajaremos a 190 grados.
En unos 30 minutos +-  estará listo.
Mientras se hornea pelamos nuestras manzanas, las lavamos y secamos troceamos y las caramelizamos en una sartén antiadherente con una cucharada de mantequilla y azúcar.
Cuando nuestro Solomillo está dorado por ambas caras, lo sacamos del horno lo trinchamos y emplatamos con nuestras manzanas caramelizadas y demás acompañamientos.
Yo también mientras se asaba el solomillo metí una patata a asar.
Un plato muy completo y sabroso, no dejéis de hacerlo.