martes, 19 de agosto de 2014

MERMELADA DE TOMATE

MERMELADA DE TOMATE

Os puedo asegurar sin temor a equivocarme, que aunque la mermelada de tomate no la hayáis probado nunca, si la hacéis en vuestra casa, os enamorareis de ella.
Yo sólo la he probado en una ocasión y me gustó, pero hacerla en casa ha sido más que nada un desafío para nuestro paladar y el resultado ha sido que nos ha enganchado, será otra de mis mermeladas preferidas, pero eso sí si la hago yo, nada que ver con las compradas.
Nunca he entendido porque se les echa conservante, acidulante, y todo lo terminado en ante que se les ocurre.
Probar sólo una vez y estaréis enganchados.
Casi todas las mermeladas se cocinan igual.
Yo ha ésta sólo le he añadido un ingrediente más.
Vamos a empezar.

Ingredientes:

1.200 Gr. de Tomates de Pera Rojos.  
600 Gr. de Azúcar Blanca.
1/2 Limón (el zumo)
4 Clavos de especie.


Preparación:

Escaldamos los tomates, para ello les hacemos una cruz, como veis en la foto y los introducimos en una olla de agua hirviendo, que les cubra bien, durante unos 3 minutos, en cuanto veáis, que la piel se separa los vais sacando y los dejáis escurrir, se pelan divinamente.
Una vez pelados los troceamos en cuatro partes y a un bol.
Yo peso los tomates una vez pelados y escurridos el agua.
Ponemos en una Olla alta para que no salpique, los tomates el azúcar, el zumo de limón y los clavos de especie.
Y comenzamos e remover a fuego medio, tienen que irse deshaciendo los tomates, evaporando el agua, dejarlo de 30 a 40 minutos a fuego medio, hasta conseguir la consistencia que os guste.
No os comáis la cabeza con eso que siempre hemos oído que hay que poner una cucharada de la cantidad en un plato y ponerlo boca abajo y si no se cae ya está.
Las mermeladas como todo en la vida, se comen con diferente espesor, tomarlas como más os gusten cuando enfrían, espesan.

Los frascos tienen que estar recién hervidos.
Yo los meto en una olla alta con agua y un trapo abajo, para que no se golpeen entre ellos y no se rompan.
Tiene que cocer unos 10 minutos a fuego bajo, frascos y tapas.
Una vez hervidos los frascos tirar con cuidado el agua y sacarlos con unas pinzas y dejarlos boca abajo frascos y tapas sobre un lienzo seco, para que escurran el agua.
Yo este proceso lo hago a la vez que cocino la mermelada, como se tarda unos 40 minutos y hay que estar removiendo, hago las dos cosas simultáneamente. Cuando hayáis  conseguido el espesor que más os guste retirar del fuego quitar los clavos de especie y pasarla por un chino con el fin de quitar las pepitas.
Volvemos a poner la mermelada al fuego y cuando vuelve a hervir, bajamos a fuego bajo, lo dejamos 5 minutos y a  rellenar en caliente vuestros frascos.
Ésta es la diferencia real entre una mermelada de naranja, fresa, melocotón o ciruela con la que hemos realizado de Tomate, que hay que pasar por chino para evitar las pepitas.
Una vez llenos hasta arriba los frascos los tapamos inmediatamente y los  ponemos boca abajo. 
Limpiar con cuidado si hemos chorreado sin querer algo y dejarlos unas 8 horas así, para que se haga el vacío, yo además los cubro con un paño para que no les de la luz.
Cuando haya pasado este tiempo los damos la vuelta.
Y ponemos la fecha de envasado.
Estas mermeladas nos duran de un año para otro sin estropearse guardadas en nuestra despensa.
Si queréis consumir un frasco, lo guardáis en el frigo el día antes para que enfríe y espese y así hasta que la consumáis, y siempre en el frigo.
¿Que como está?  Ya sabéis de vicio.