sábado, 22 de noviembre de 2014

TORTILLA DE PATATA DE MAMA





  TORTILLA DE PATATA DE MAMA

Hace más de mes y medio que no publico, después de nuestras vacaciones que fueron en Septiembre, hemos pasado el último mes y medio en el hospital y hace unos días he dado el último abrazo a mi madre.
Con ésta simple receta quiero hacer un homenaje a mi madre, su tortilla era fantástica, sólo espero que la mía sea una replica lo más exacta posible de la suya.
Os voy a contar una historia real, mi madre pertenecía a una familia sencilla de agricultores de Castilla la Mancha, eran siete hermanos y después de la posguerra era costumbre según me contó ella, que enviaran a las hijas a la capital a trabajar, primero para ganar dinero y poder ayudar en la economía familiar, segundo para formarse y ser buenas esposas, por lo tanto a la mayoría de lás jovenes, las colocaban en casas de gente de un nivel económico alto y trabajaban como doncellas y ayuda en cocina, cuando tan solo tenían 13 años.
Mi mamá me aseguro, que paso por varias casas, y en la última que estuvo y que siguió  allí durante siete años, hasta que se caso con mi padre y dejó de trabajar, ceno durante los siete años, los 365 días Tortilla de Patata española.
Creo que os podéis imaginar, la práctica, experiencia y amor que ponía en tal receta.
Algunos pensarán que podría aborrecerla, pero hizo de ésta receta un arte y en mi niñez, siempre se cenaba una vez en semana la tortilla, aunque en diferentes variantes, yo luego en mi casa y a mis hijos, he querido trasladarles esa receta, es muy sencilla, casi todo el mundo la ha cocinado alguna vez, pero yo os voy a explicar como la hacemos en nuestra familia.
Esta va para tí mamá.

Ingredientes:

2 Patatas Medianas.
3 Huevos.
1 Cebolleta Morada ó cebolla, pero morada.
1 buen chorro de leche.
Sal al gusto.
Aceite de Oliva Virgen Extra.
 

Preparación:

Pelamos y lavamos las patatas y la cebolla, las secamos con papel cocina.
Troceamos las patatas en láminas y las ponemos la sal al gusto.
Ponemos en la sartén bastante aceite a calentar y  cuándo está listo añadimos nuestras patatas a fuego medio las vamos moviendo hasta que se doren un poco, luego las bajamos el fuego y las tapamos con una tapadera, la misma que utilizaremos después para voltear nuestra tortilla, esto lo hacemos con el fin de que la patata se haga a fuego muy lento por dentro, levantamos la tapa, removemos, con una espumadera, machacamos las patatas y volvemos a tapar. Cuándo estén casi fritas, le añadimos la cebolla muy picada, yo realmente se la añade rallada con un rallador de los de acero, me gustan los trozos muy pequeños y en cantidad, de ésta manera, la cebolla se rehoga un par de minutos, se mezcla con las patatas y dos minutos más y se retira del fuego ¡de ésta manera la cebolla no pierde ninguna  de sus vitaminas, al no freírla en exceso¡.
Sacamos a un plato nuestras patatas con la cebolla y escurrimos el resto del aceite bien.
En un bol mezclamos nuestros huevos y le añadimos un buen chorro de leche, esto hace que quede más jugosa y tenga un sabor exquisito.
Una vez bien batido, añadimos las patatas con la cebolla y mezclamos bien.
Ponemos una sartén limpia al fuego, yo utilizo una más pequeña, que la que he utilizado para freír las patatas, lo hago porque me gusta que salgan las tortillas más altas y por ser más sencillo a la hora de darlas la vuelta.
En la sartén que ponemos para cuajar nuestra tortilla le ponemos una cucharada del aceite, que hemos utilizado para freír nuestras patatas con cebolla, cuándo está caliente, volcamos el bol que tenemos con la mezcla de patatas y huevos y la cuajamos.
Yo la cuajo a fuego medio, cuándo la vierto en la sartén, la remuevo toda como si fueran huevos revueltos, esto hace que el huevo, entre dentro de la tortilla bien y esté perfectamente cuajada, lo hago sólo un momento, luego dejo que se cuaje ya, con la espumadera, voy moldeando hacía adentro los bordes y con la ayuda de una tapadera voltea tortillas, la doy la vuelta, luego pongo otra pizca de aceite, la vuelco sobre la sartén, vuelvo a moldear los bordes hacía adentro con la espumadera, aplasto un poco, por si el huevo, no está bien cuajado y listo, yo apago el fuego y la dejo un par de minutos tapada reposando.
Luego la saco al plato o fuente donde voy a presentar.
Con está cantidad comen tres personas.
Que como salió de vicio.