jueves, 12 de febrero de 2015

ASADO DE CABRITO

ASADO DE CABRITO

Para cocinar  ésta delicia, solo necesitamos comprar unas buenas piernas de un lechal de cabrito junto con su costillar, con eso nos garantizamos el éxito seguro, además los más pequeños, disfrutarán con el costillar, aunque os confieso, que yo soy una de ellos, pues disfruto más con esa parte.
Los asados necesitan tiempo hay que hacerlos a fuego medio, con tranquilidad y sin prisas, os comento como preparé yo al animalito.

Ingredientes:

3 Piernas y 3 Costillares.
3 Patatas grandes.
2 Cebollas.
2 C/S de Aceite de Oliva Virgen.
Manteca de cerdo Ibérica.
Sal.
5 Dientes de Ajo.
Perejil.
Tomillo.
Orégano.
Romero.
2 Copas de un buen vino.
2 Copas de Agua.

Preparación:

Horno a 180º calor arriba y abajo.
Tiempo de Horneado 150 minutos.
 
Yo tengo la costumbre de lavar el cabrito, ponerle sal y añadirle las hierbas de tomillo, orégano y romero y lo dejo un tiempo para que se aromatice la carne  mientras que se precalienta el horno a 200º calor arriba y abajo, mientras tanto se pelan las patatas y cebollas y se lavan y se trocean en rodajas, para preparar la cama del cabrito, yo las corté  en rodajas gruesas, puesto que lo deje unas dos horas y media.
En la misma bandeja del horno puse patatas con su pizca de sal encima la cebolla y puse un pequeño chorro de aceite sobre ellas y encima las piernas y costillares, luego por encima unos pequeños trozos de manteca, se pone también un vaso de vino y al horno.
Bajamos el calor a 180º calor arriba y abajo, cuando lleva medía hora, en un mortero machacamos unos ajos, perejil y cuándo está bien majado se añade la copa de agua, se abre el horno y se vierte por encima de todo el asado.
Cuándo está bien dorado, se da la vuelta, se pone otro poco de manteca sobre todas las raciones, se pone otro vaso de vino y cuándo pasa otra medía hora, volvemos a añadir otro majado de ajo, perejil y agua por encima.
Con esto conseguiremos, que vaya cogiendo sabor poco a poco y quede muy jugosa, ya sabéis todos, cada horno es diferente y depende del tamaño o cantidad de asado estará antes o más tarde, que ¿cuándo está? tiene que verse dorado, pero la carne, a cada persona, le gusta de una manera, en nuestra familia, nos gusta bien echa y el asado bien dorado.
Rico no, lo siguiente, para chuparse los dedos con la familia.