sábado, 25 de abril de 2015

HUESOS DE SAN EXPEDITO


HUESOS DE SAN EXPEDITO

Estos huesos le encantan a mi marido y son muy sencillos de preparar, claro que hay que meter las manos en la masa, pero eso a mi me encanta, será por los genes de  mis bisabuelos eran panaderos y algo tendré de ellos imagino.
Yo ignoraba porque les llaman así a estos huesos y de donde le vienen el nombre y trasteando por la red, me he informado un poco, por lo visto San expedito antes de ser santo era una guerrero romano que vivió bajo el imperio de Diocleciano a principios del siglo IV y cierto día fue tocado por la gracia de Dios.
Dice la leyenda que en el momento de la conversión un cuervo se hizo presente, simbolizando el mal y le dijo Cras, Cras, que significa mañana, intentando persuadirlo, para su conversión al cristianismo y San expedito que era muy bravo y enérgico, aplasto al cuervo con el pie derecho y le contesto Hodie, Hodie, que en latín significa, hoy, hoy, que significa no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
Y por eso se le llama el patrono de lo imposible y de las causas urgentes.
Y estos pequeños huesos llevan su nombre y son típicos en la Semana Santa en Sevilla.
Os explico como los preparo yo.

Ingredientes:

420 Grs. de Harina de Fuerza.
2 Huevos tamaño L.
3 C/S de Aceite de Oliva.
3 C/S de zumo de Naranja.
Ralladura de Naranja.
100 Grs. de Azúcar.
6 Grs. de Levadura de repostería.
2 C/S de licor de Anís.
Un puñado de Anises en especie.

 Preparación:

Lo primero lavamos y secamos la naranja y preparamos la ralladura y el zumo.
En un bol ponemos los huevos, los batimos, añadimos, el azúcar, el aceite, el zumo de naranja, el licor de anís, la levadura, y los anises en especie, mezclamos bien  y vamos añadiendo la harina poco a poco y mezclando, yo me ayude de una rasqueta, vamos añadiendo toda la harina y cuando vemos que está casi toda y se va haciendo una bola, la volcamos en nuestra encimera, ponemos un poco de harina para que no se pegue y moldeamos un poco, plegamos la masa hacia adentro, plegamos, giramos, volvemos a plegar, lo hacemos unas cuantas veces, si se os pega en la encimera, necesitáis, más harina, ¡Un consejo la cantidad de harina es opcional¡ no tiene que pegarse a las manos y tiene que ser perfectamente moldeable y cada harina es distinta, hay que conseguir una bola, golpearla un poco, levantándola y soltándola contra la encimera, unos 5 minutos, luego se vuelve  a dejar en el bol tapada con un paño, reposando unos 30 minutos, ¡esta masa no tiene que levar, solo hacemos esto para que la masa coja cuerpo.
Luego volvemos a volcar sobre la encimera, volvemos a amasar un poco 2 minutos, hacemos la bola y rodamos sobre si.
Para hacer los huesitos, ponemos un poco de harina o aceite en la encimera, cortamos trozos de nuestra bola y rodamos sobre la encimera haciendo canutillos, mirar fotos, luego cortamos de esas tirar los huesitos del tamaño que más os parezca, con la ayuda de un cuchillo ¡Cuidado que crecen¡
Cuando los tenemos cortados todos, con un cuchillo muy afilado o con una cuchilla de afeitar, se les hace un corte transversal en el centro.
Se pone una sartén con bastante aceite y cuando está caliente los vamos friendo, cuidado, nada más echarlos, hay que bajar el calor que se doran enseguida, darlos la vuelta, para que se frían bien y los sacamos en un plato sobre papel de cocina, para quitar restos de aceite.
Luego los pasamos a una fuente y los decoramos con azúcar glass y listo, para chuparse los dedos.
Venga animaros, que sea otro desayuno o merienda.