lunes, 11 de mayo de 2015

PIRULETAS DE MORCILLA

 PIRULETAS DE MORCILLA


Buenas no, buenísimas, deliciosas, resultonas, bonitas, cuquis, llamarlas como más os gusten, pero éstas pequeñas rellenas de morcilla de burgos, son una delicia, siento no poner fotos más bonitas, pero la cámara ha empezado a fallar y mi colega no tubo paciencia y empezó a comerlas, sinceramente irresistibles, un bocado que no os dejará indiferentes, os digo enseguida como las preparé.

Ingredientes: 

1 Paquete de hojaldre.
1 Morcilla de burgos de arroz.
1 Manzana.
1 C/S de azúcar morena.
1 Yema de Huevo para pintar el hojaldre.

Preparación:

Extendemos la masa de hojaldre y con un rodillo la aplanamos un poco, con un molde de los de hacer galletas vamos marcando, por números pares toda la masa que queramos utilizar, yo prepare, unas con forma de corazón y otras redonda.
De una masa utilicé solo la mitad, para dos es suficiente, depende de cuantas piruletas queráis hacer.
Pelamos una manzana y la partimos en trocitos muy pequeños.
En una sartén ponemos la manzana a dorar con una cucharada sopera de azúcar moreno, si os gusta la blanca, pues esa, lo que ocurre, que a mi me parece mucho más sana la azúcar morena y es la que suelo utilizar, los que me seguís, ya lo sabéis.
Cuando se ve que está caramelizada, es cuando se añade la morcilla, quitada la piel, por supuesto, la desmenuzamos con la paleta y aplastamos, se rehoga todo y listo, a un plato a enfriar.
Yo sólo he utilizado media morcilla, y me salieron, bastantes piruletas y aún así me sobro revuelto de morcilla y manzana y monté unas tostas riquísimas también, daros cuenta, que solo hay que poner un poquito dentro de cada piruleta.
Si vamos a presentar las piruletas en palitos de madera, hay que meterlos en agua unos 10 minutos, para que no se quemen en el horno.
También se pueden presentar sin palo, como saladitos.
Precalentar el horno a 220º calor arriba y abajo.
Coger un huevo y separar la yema y batirla.
Con nuestra mezcla de morcilla y manzana, vamos rellenando las piruletas, ponemos nuestro palo en el medio y las tapamos con otra parte de masa igual, se aprietan los bordes con los dedos y con la ayuda de un tenedor pequeño, se dan forma los bordes.
Luego con ayuda de una brocha de silicona pintamos las piruletas con la yema de huevo.
Bajamos el horno a 200º y las introducimos en la bandeja del medio, sobre el papel vegetal de 12 a 15 minutos ¡según cada horno¡
Yo las tuve 15 minutos, cuando las veías doradas listo.
Y prometo que no esperamos a que se enfriaran, las comimos calentitas.