miércoles, 12 de agosto de 2015

MINI CROISSANT DE HOJALDRE Y MANTEQUILLA

MINI CROISSANT DE HOJALDRE Y MANTEQUILLA

Estos mini croissant, han sido un experimento en toda regla, en todos los vídeos que he visto en YouTube y fotos en Pinterest, la máxima ha sido la sencillez y es cierto, pero no hay una receta igual, en unos los pintan con azúcar glas y agua, en otros con miel, unos con azúcar blanca otros con morena y en la mayoría añadían mantequilla y luego había recetas que llevaban todo, al final comienzo con una idea, hago la foto y llega mi marido a casa, no así no a mi me gustan con mantequilla y el tamaño, la base que tenía era redonda que es la ideal para los mini croissant y claro yo muy ladina aprovecho y le digo cariño, lávate las manos y ya que tu eres delineante, tírame líneas exactas para que salgan bastantes y me queden mejor, total que puse a mi chico a currar.
Si no tenéis un alma cándida que os ayude, ahora fuera de bromas, es súper sencillo, solo hay que partir en dos la circunferencia y luego en cuatro y luego en ocho, depende del tamaño que queráis conseguir, os cuento al final como los hice, los míos se ven un poco pálidos, pero no quise ponerles encima miel, ni untar yema de huevo, por eso de evitar calorías.
Quiero deciros que sin la ayuda de mi marido en ciertas recetas el resultado no sería el mismo, gracias mi vida por estar ahí.

Ingredientes:

Una base de hojaldre.
Mantequilla, la que necesitéis.
Azúcar blanca.
Azúcar Morena.
Si queréis Pintarlos:
Miel y Agua.

Preparación:   

Precalentar el horno a 200º calor arriba y abajo.
Coger un trozo de mantequilla como 70 Grs. y meterlo en el microondas 30 segundos, tiene que quedar líquida, para poder pincelar con ella.
Extender la masa y aplastarla un poco, con un rodillo o una botella.
Cortar la masa en triángulos si es redonda, primero al centro y luego de cada parte, volver a partir por la mitad y así hasta conseguir el tamaño deseado, si la masa es rectangular trazar líneas paralelas del grosor que queráis los croissant y luego ir haciendo los triángulos, mirar mi foto de abajo.
Cuándo la mantequilla está fría pincelamos todos los triángulos y espolvoreamos de azúcar blanca ó morena.
Otra opción puede ser con miel, se pincelan todos y luego se enrollan.
Para formarlos, se comienza a enrollar por la parte ancha del triángulo y se termina por el pico.
Se ponen sobre papel de hornear y se curvan un poco las puntas hacía adentro, para que queden un poco curvados, mirar foto.
Luego se vuelven a pincelar con mantequilla, para sellarlos y se pone azúcar por encima, la que os guste.
Al meterlos al horno se baja la temperatura a 180º, en 12 minutos están listos, pero comprobar vuestro horno.
Cuándo los sacamos del horno, se ponen a enfriar en una rejilla, si queréis darles un tono brillante  mezclar una cucharada de miel con una de agua y batirlo bien y nada más sacarlos del horno y cuando están ardiendo se pincelan con ésta mezcla y quedan brillantes y con más presencia, pero como os comenté al principio, yo en esta ocasión, al final no puse la miel.
Para acompañar, un café o un chocolate son ideales.