jueves, 8 de octubre de 2015

STRUDEL DE MANZANA















 STRUDEL DE MANZANA



Este delicioso pastel conocido también como Apfelstrudel, es de origen de la región Austro-Húngara, aunque Alemania reclame su parte de historia, dado que es parte de su cultura gastronómica. Explicaros, que realmente he investigado un poco y según la historia, el strudel es árabe o lo que es más cierto, turco, ya que fue el imperio otomano, cuando invadió y sitió Viena, quien introduce dicho dulce en el País, que es  una variante de la Baclava postre típico  árabe, por lo tanto podemos decir que el strudel, sería como su hijo, más tarde los vieneses lo adoptarían como suyo.
Como curiosidad deciros que el nombre de strudel proviene del alemán y significa "remolino".
Y deciros que la receta más antigua que se conserva es del 1696, está escrita por supuesto a mano y está guardada en la Biblioteca de la Ciudad de Viena.
Yo he preparado ésta receta con pasta Filo, hay mil variantes y en otra ocasión la prepararé con la masa totalmente casera, pero su técnica, hay que practicarla, pues dice la tradición, que tiene que ser tan fina, que se pueda leer a través de ella.
Lo que si os puedo garantizar, es que el relleno es muy importante, está elaborado haciendo una compota, que la he preparado rápidamente en el microondas, no es necesario hacerlo en sartén, pero os aseguro, que si metemos las manzanas sin preparar antes el resultado no es el mismo.
He estado viendo recetas de afamados cocineros y simplemente maceran las manzanas y las introducen, pero yo he probado esos strudel y no son los originales, falta sabor, os puede garantizar, que si preparamos antes la compota, vuestra familia, se chupará los dedos y sólo necesitáis 10 minutos en el micro.
Vamos a ello.

Ingredientes:

4 Hojas papel Filo.
4 Manzanas. 
4 C/S de Azúcar Moreno.
3 C/S de Mantequilla.
2 C/S de Pan Rallado.
5 Nueces.
1 C/P de Canela Molida.
1 C/P de Nuez Moscada.
2 Clavos de especie rallados.
2 C/S de Moscatel.  
Para Decorar:
Azúcar glas.

Preparación:

Lo primero la compota, en un bol con tapa apto para microondas, poner 2 cucharadas de mantequilla y fundir 15 segundos, añadir el pan rallado, remover y ponerlo 30 segundos, pelar las manzanas hacerlas trozos  y añadir al bol, junto con el azúcar moreno, las nueces troceadas y la cucharadita de canela molida, la cucharadita de nuez moscada y un par de clavos de especie, rallados o machacados bien, remover bien todo y meterlo 8 minutos al micro tapado con tapadera, que se poche bien, sacarlo, remover y añadir un buen chorro de vino moscatel dulce o ron, volver a meterlo al micro 2 minutos más.
¿Y por qué ponemos pan rallado me preguntareis?
Esto se hace para que absorba el jugo de la manzana y quede espesa la compota y no moje la masa filo.
Luego lo sacamos, destapamos ¡con cuidado que el vapor quema¡ y volcamos a un plato grande o fuente para que enfríe, rápidamente, si vamos con prisa, meterlo cinco minutos al congelador.
Siempre que pongamos un relleno sobre cualquier masa, tiene que estar frío. 
Metemos 3 cucharadas soperas de mantequilla al micro y fundimos y esperamos que enfríe un poco removiendo, si nos quedamos sin mantequilla, volvemos a fundir un poco y removemos para que enfrie, daros cuenta que tenemos que pincelar 4 rectángulos grandes y dependiendo la cantidad que pongamos, necesitamos o no más cantidad, por eso la cantidad de  mantequilla es opcional.
Preparamos la bandeja del horno sobre la mesa o encimera y ponemos sobre ella cubriéndola toda un papel de horno vegetal.
Precalentar el horno calor arriba y abajo a 200º.
Sacamos la pasta filo y vamos cortando según vayamos necesitándolo,  rectángulos tamaño bandeja horno. primero uno, se pincela con mantequilla, cortamos otro volvemos a pincelar todo, y así con los 4.
¡Ojo ya sabéis que la pasta filo se seca en seguida¡ hay que hacerlo rápidamente y si vais despacio, taparlo con un trapo húmedo, para que no se seque.
Yo he encontrado una pasta que viene enrollada y es muy cómoda de manipular y se seca menos, la consigo en el súper de Alcampo, pero hay infinidad en el mercado, para este postre tiene que ser formato rectangular recordar, o ésta que yo os comento enrollada, la que queda, se guarda bien cerrada en su paquete, para que no coja aire, precintándola para otro día.
Después de tener todas las capas puestas unas sobre otras y untadas con mantequilla, ponemos en el centro la compota y plegamos hacía el centro los lados uno sobre otro y pegamos los bordes con mantequilla, igual que los extremos, los cerramos hacía adentro y pegamos, para que no se salga la compota, luego la damos la vuelta y la parte donde está plegada, la ponemos abajo y volvemos a pincelar todo con mantequilla, mirar las fotos.
Yo la pincelé además con un poco de yema de huevo, pero no es necesario si no queréis, ya que luego la cubrimos con azúcar glas.
La introducimos a horno, bajamos la temperatura a 180º y tarda unos 20 a 25 minutos en dorarse.
Luego la sacamos, la pasamos a una bandeja y se espolvorea con azúcar glas.
Hay recetas que lo hacen enrollando la pasta con la compota, pero a mi me gusta más así.
Lo que si os aseguro, que la garantía de esta receta es la compota, si metemos las manzanas crudas, por muy maduras que estén no sabe igual en absoluto.
Os animo a probarla, ya me contaréis.
Os puedo asegurar que está deliciosa.