viernes, 8 de enero de 2016

PAVITA PARA NAVIDAD

                                          


PAVITA

PARA

NAVIDAD






Quiero compartir con todos vosotros esta deliciosa receta, que no en todas las familias españolas se prepara.
De niña en mi familia eran más de merluza y cordero, cuando luego tuve novio y conocí a mi familia política, fue cuando yo empecé a degustarlo.
Y luego ya al casarme y formar mi propia familia, adquirimos la costumbre de comerlo  el día 24 por la noche, la Nochebuena.
El pavo o en ésta ocasión una pavita, que es lo que compré yo, es un ave muy agradecida,  hay que  hidratarla bien y dejarla macerando toda la noche y luego al día siguiente la asas y el resultado es estupendo, quedando una carne muy blanca, tipo ternera, os pongo abajo la foto del corte, para que observéis como queda; Además con un pavo de 3.800 gramos, comen 6 personas, a mi me quedó para varias veces, y las partes menos agraciadas, mi marido las preparó y metió en una bolsa y lo guardé en el  congelador, luego después cuando me apetezca, pues preparo unas croquetas y ya tenemos otro plato y con las sobras, hay para ensaladas, sandwich etc, vamos que merece la pena, prepararla y en vuestra mesa si la acompañáis de un puré dulce o salado, el éxito estará garantizado.
Venga que os explico como la he preparado.

Ingredientes:

Para 6 Personas.

1 Pavita de 3.800 Gr.
Manteca de Cerdo.
2 Limones.
1 Naranja.
12 Dátiles.
12 Ciruelas Pasas sin Hueso.
1 Cebolla.
3 Dientes de Ajo.
Orégano.
Pimienta.
Sal. 
1 Vaso de Vino Blanco Semi Dulce.
1 Vaso de Brandy ó Moscatel.
 

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es chamuscar las plumas de la pavita, que aunque viene limpia, siempre tienen bastantes, yo lo hago con mi pequeño soplete de gas.
Luego quitamos los restos que quedan con las manos y nos ponemos un guante de usar y tirar y metemos la mano dentro de la pavita y sacamos restos de asadura y demás y la ponemos de pie dentro del seno del fregadero y la lavamos, procurando que entre el chorro de agua dentro de ella, se pone boca abajo, para que salgan restos y listo.
Luego ponemos la pavita en la fuente donde vamos a llevar al horno, si es un poco onda mejor.
Y comenzamos a poner la sal por dentro de la dama, restregando bien todas sus partes interiores y luego por fuera, toda ella y vamos añadiendo la pimienta y luego el orégano, hacemos lo mismo restregamos toda sus partes de dentro y también por fuera un poco de orégano, luego rallamos la cebolla y los ajo y los vamos poniendo frotándola por dentro después, se exprime el zumo de los dos limones y se vierten dentro  y lo mismo con el zumo de la naranja, luego metemos los dátiles y las ciruelas y por último regamos la pavita con el vino blanco semidulce un vaso entero.  
Yo la cierro y la coso con cordel de cocina y ayuda de una aguja de las grandes, para que no se salga, los ingredientes de dentro.
Todos los jugos se van saliendo un poco y eso hace que la pavita descanse sobre, un caldo aromático, la tapamos con film transparente y la metemos en el frigorífico toda la noche.
A la mañana siguiente, la sacamos y la damos la vuelta, para que se hidrate la otra parte, volvemos a taparla y la volvemos a guardar en el frigo otras horas más.
La pavita de este tamaño tarda en asarse unas 3 horas, dependiendo de cada horno, puede variar un poco el tiempo.
Calcular cuando queréis comerla e introducirla al horno con tiempo suficiente.
Precalentar el horno a 220º calor arriba y abajo.
Antes de meterla al horno añadir 1/2 vaso de vino moscatel por encima.
Al introducirla al horno bajar la temperatura a 200º.
Dorar la Pavita por las dos caras, cuando hemos conseguido un color dorado por ambas partes bajamos el horno a 180º y la vamos asando, teniendo la precaución de darla la vuelta cada hora y regándola con sus jugos cada 30 minutos más menos, tampoco hay que obsesionarse con los tiempos, cuando os vayáis acordando, la vais regando.
Acompañamientos para la pavita pueden ser el puré de manzana, que es uno de mis preferidos, pinchar mi enlace y mirar como se prepara Puré de Manzana para Acompañar; Y otro acompañamiento puede ser el  Puré Gordo de Patata para Acompañar.
Cuando sacamos la pavita del horno, hay que cortar el hilo, con la que la hemos cosido,  con cuidado de no quemarnos y que no quede ningún trozo de él, dentro de la carne, para poder acceder a coger lo que hemos metido dentro de ella.
Luego lonchear la pavita, yo aquí tiro de marido mañoso y el se encarga de partirla y a quien le guste los muslos enteros, pues más cómodo, servir a cada comensal, un poco del relleno, dátiles, ciruelas, lo que hayáis añadido dentro y un poco de la salsa y los purés.
Yo en ésta ocasión también asé una batata y la acompañé de unas rebanadas de ella, me encanta la mezcla del salado con lo dulce.
Mirar las fotos más abajo.
Disfrutarla tanto como la disfrutamos nosotros.
Si tenéis alguna duda ¡consultarme¡
Es un plato que podemos preparar cualquier otro día para nuestra familia.