lunes, 15 de febrero de 2016

BROCHETAS DE POLLO CON HORTALIZAS

BROCHETAS DE POLLO CON HORTALIZAS

Si nos queremos cuidar, comer algo rico y sano estas brochetas, son fantásticas, se preparan en el horno y se acompañan de una salsa de soja o cualquiera otra que os guste, tengo varias en mi índice de recetas, buscar la que más os apetezca.
Como siempre os aconsejo, unas hortalizas buenas y bien lavadas y hacemos lo mismo con las pechugas de pollo ya sólo nos falta, unos palos de brochetas y algún dulce, en ésta ocasión unos dátiles, pero por supuesto esto es opcional, insertamos todos nuestros ingredientes y al horno, mientras nos queda tiempo para preparar un postre ó un entrante.
Si estamos a dieta, ésta brocheta por si sola nos cubre todas nuestras vitaminas necesarias y las podemos utilizar como comida ó cena, si las utilizamos como plato único, solo necesitaremos unos brotes de ensalada o un poco de arroz y será un plato completísimo. 
Ahora a por el montaje.

Ingredientes:

Para 8 Brochetas:
3 Pechugas de Pollo.
1/2 Pimiento Rojo.
1/2 Pimiento Amarillo.
1/2 Pimiento Verde.
1/2 Calabacín Blanco.
8 Dátiles.
16 Tomates Cherry.
Sal.
Aceite.
Tomillo.
Rimero.
Pimienta.
8 Palos de Brocheta de Madera ó de Acero.
Para la Salsa de Soja.
3 C/S de Soja.
2 C/S de Aceite de Oliva.
2 C/S de Miel.
Ralladura de Limón

Preparación:

Lo primero que hacemos es lavar las pechugas de pollo, secarlas con papel y trocearlas, ¿el tamaño? tiene que ser de bocado.
Las ponemos en una fuente, las añadimos sal, tomillo, romero y un buen chorro de aceite, removemos y las dejamos como mínimo media hora macerando, removiendo de vez en cuando.
¿Las podemos dejar preparadas antes? sí, por supuesto, teniendo la precaución de taparlas con film transparente y guardarlas en el frigorifico y dándolas la vuelta alguna vez, para que el macerado entre por todas sus partes.  
Los palos de las brochetas que vamos a utilizar, si son de madera como los míos hay que meterlos en agua un mínimo de 30 minutos, cuando comenzamos a preparar el pollo, al mismo tiempo introducimos los palos en agua ¡un consejo¡ poner un par de ellos más por si alguno se rompiera  ¡porqué hacemos esto¡ para que no se quemen en el horno.
Lavamos los pimientos, el calabacín, los tomates y los secamos.
Yo compré en esta ocasión una bolsa con 3 pimientos, uno de cada color, si no encontráis o están muy caros, os aconsejo por lo menos el rojo y el verde, por el sabor y mezcla de color en la brocheta.
¡Ojo¡ no sirven los pimientos verdes italianos delgados, esos se queman en el horno, tienen que ser los gruesos, con carne más jugosa.
El calabacín el que más os guste, o el que tengáis en casa.
También os aconsejo partir en trozos de bocado el pimiento, el calabacín, en rodajas y éstas luego por la mitad, para que se puedan poner las brochetas bien en la bandeja.
Todas las hortalizas después de tenerlas partidas, ponerlas en otra fuente, añadir aceite y las especies y dejarlas también un rato macerando.
Precalentar el horno a 200º calor arriba y abajo.
Preparamos un trozo de papel de horno sobre la bandeja y vamos montando nuestras brochetas.
Montaje de las Brochetas: Cogemos un palillo húmedo y primero un tomate cherry, luego medía rodaja de calabacín, un trozo de pollo, luego se alterna pollo y pimiento diferente y entremedias el dátil sin hueso, terminando con la otra mitad de la rodaja del calabacín y otro cherry.
De lo que se trata es que quede estético de color y a la hora de poner la brocheta sobre la bandeja, se asiente bien sobre el papel, pero se rellena al gusto de cada uno, faltaría más.
Con la ayuda de una brocha pincelamos nuestras brochetas con los restos de los jugos de las bandejas donde las hemos tenido macerando, y las metemos al horno, bajamos la temperatura a 180º y las ponemos en la bandeja central, calor arriba y abajo.
Tiempo en mi horno 1 hora, dándolas la vuelta a los 30 minutos, con cuidado de no quemarse y de que no se rompa el palillo, muy despacio y volviendo a pincelar las brochetas con los jugos que quedan de su maceración, si no tuviéramos, pincelar con un poco de aceite.
En todas las recetas que hay en la red, dicen que se hornean en 30 minutos ¡no es cierto¡ os lo puedo asegurar.
Mientras se hornean preparamos nuestra salsa de soja.
Cogemos un frasco de cristal pequeño, vacío y limpio y ponemos las 3 cucharadas soperas de soja, las 2 cucharadas soperas de  aceite de oliva y 1 cucharada de miel, lo tapamos y agitamos muy bien, hasta que emulsione, yo a esta salsa la puse también una pizca de ralladura de limón, probar y elegir, si queréis más o menos dulce, yo puse 2 de miel, porque ya se como me gusta que queda, pero ir mirando y comprobando vuestro paladar.
Esta salsa nos puede durar en el frigo más de 2 semanas y es ideal para nuestras ensaladas, pescados etc.
Os recuerdo que cuando tomemos platos acompañados de salsa de soja, hay que poner poca sal.
Cuando vemos que están doradas, las sacamos del horno, las acompañamos de una pizca de salsa y ponemos una salsera al lado o cuenco, con el resto de la salsa, para que cada comensal, se ponga lo que le apetezca.
Yo suelo preparar 2 brochetas por persona.
¿Que como estaban? sinceramente, deliciosas.