lunes, 8 de febrero de 2016

CREMA NUTRITIVA PARA EL CUTIS PREPARADA EN CASA




CREMA NUTRITIVA PARA EL CUTIS PREPARADA EN CASA

Llevo desde las Navidades con la idea metida en mi cabeza de preparar mis propias cremas faciales y corporales.
Me pregunte, si cocino mi comida, para mi y los míos, porque no, preparar mis cremas y comenzó la investigación por la red, tutoriales, blogs de belleza, estudio de las propiedades de todos los ingredientes, buscar y comprarlos.
La idea era y es no poner ningún conservante, tengo una piel muy delicada y no me puede dar el sol y por lo tanto tengo que cuidarla.
La mayoría de las cremas tienen infinidad de conservantes y muchos me producen alergia y picores y me las tengo que quitar enseguida, luego  hay otras que no naturalmente, pero ninguna me satisface completamente.
Luego están los precios tan abusivos y el maltrato animal, para investigar.
Yo he buscado ingredientes sencillos y que podamos encontrarlos fácilmente y a un precio asequible.
Mi primer experimento falló, preparé una crema hidratante, que la utilizamos mi marido y yo 7 días y era muy agradable en el cutis, pero se estropeo enseguida, la preparé con un hidrolato, que fue agua de té y bastantes ingredientes y al no llevar conservante alguno, se estropea muy rápido y no es duradera.
Ahora con esta crema nutritiva que os voy a explicar como prepararla, el resultado es muy bueno y llevamos utilizándola 1 mes y está en perfectas condiciones, guardada en su frasco, en el cajón del cuarto de baño, por lo tanto estoy ya segura de poder recomendarla.

Ingredientes: 

125 Ml de Aceite de Oliva  Virgen Extra.
25 Gr. de Cera de Abejas Ecológica.
1 C/C de Manteca de Karité
10 Gotas de Extracto de  Aceite del árbol de Té.

Preparación:

Lo primero tener preparados los tarros donde vayáis a guardar la crema, pues se prepara muy rápidamente.
Tienen que estar muy limpios y secos, lavados con agua y jabón.
Coger un Cazo o cacerola pequeña y poner dos dedos de agua.
Vamos a preparar nuestra crema al Baño María.
Cogemos un frasco de Cristal un poco Alto y una espátula o palillo de madera, como los de los restaurantes chinos, para mover nuestros ingredientes. 
En el frasco donde vamos a poner nuestros ingredientes, que por supuesto estará limpio y seco; Ponemos el aceite y le añadimos la cera, yo la he puesto en perlas, si la encontráis original total, ¡en láminas¡ ¡mejor aún¡
Luego ponemos una cucharada pequeña de manteca de Karité, tamaño cucharilla de las del café, mirar la foto de abajo y una vez todo añadido.
Ponemos el cazo al fuego y metemos el frasco dentro, calor muy bajo para, que se fundan los ingredientes y no se rompa el cristal del tarro, remover suavemente, hasta que esté todo disuelto e integrado ¡Ojo¡ no tiene que hervir el agua, a fuego lento, removemos constantemente con el palillo, y cuando está todo disuelto añadimos las 10 gotas del extracto de aceite del árbol de té.
Removemos y apartamos del fuego.
Lo dejamos dentro del agua, un rato hasta que entibie un poco y con las manos aunque esté caliente, podamos coger el frasco sin quemarnos, pero no tiene que enfriarse.
Sacamos del agua y secamos el frasco, para que no gotee, removemos y vamos volcándolo en los frasquitos de la crema que tenemos preparados.
A mi me han salido 3 tarros de 50 Ml. ¡Cuidado espesa enseguida¡
El frasco donde hemos mezclado los ingredientes o lo fregamos en seguida o hay que tirarlo.
A la hora ya podemos utilizar nuestra crema.
Queda una crema, con aspecto bálsamo labial.
Es súper nutritiva, y se puede utilizar para todos los tipos de piel, y la llamo la ¡crema inteligente¡ porque si tienes la suerte de tener un buen cutis, ayuda a nutrirlo, y además por su composición es antiarrugas y ayuda a eliminar manchas de la cara y cura dermatitis y heridas, ¡si por casualidad se tienen¡
Es una joya que podemos preparar en 10 minutos y tiene infinidad de propiedades para nuestra piel, con productos totalmente naturales.
El coste total de Risa ya que te quedan ingredientes, para utilizar infinidad  de veces más.
Esta receta voy a incluirla en el apartado de Caprichos del Corazón,
Os animo a prepararla, no lo dudéis. 


Pesando la Cera de Abeja
La Manteca de Karité



 
Metiendo el Frasco en un cazo con agua
Removiendo los Ingredientes al Baño Maria
Envasando la crema en tarros


















 


Ya fria y Espesa, lista para Taparla y Utilizarla