viernes, 15 de abril de 2016

BOLLITOS FRITOS

BOLLITOS FRITOS

Cuando mis hijos eran pequeños, muchos eran los domingos por la mañana que los preparábamos en casa, ya de mayores, cuándo tenían mono de dulce y no había nada comprado o preparado, me preguntaban, ¿mamá se tarda mucho en preparar unos bollitos fritos? ¡hace mucho que no los comemos¡ y la respuesta era siempre la misma, ¡nada¡ ¡no se tarda nada¡ Venga vamos a prepararlos me decían y daba igual que fuera para un desayuno, que para una merienda, que todos, anhelábamos comerlos.
Ahora que ya no están en casa nuestros chicos, somos mi marido ó yo los que decimos, hoy no tenemos nada especial para desayunar, ¿porqué no preparamos nuestros bollitos? y eso he echo en ésta ocasión.
Digamos que estos bollitos son un sustituto de unos churros, se tarda menos en hacerlos y si quedan, que no es el caso, se comen horas después con un café o té tan divinamente.
La masa nos vales lo mismo para unos bollitos, que para unas ricas tortitas, si le añadimos un poco más de leche.
Venga que os cuento como los hago, ésta cantidad es para 2 personas, si sois más ir duplicando medidas, yo lo hago todo a ojo y he tenido que ir pesando en ésta ocasión los ingredientes para explicaros mi receta.

Ingredientes:
1 Huevo Tamaño L.
1/2 Cucharadita de postre de Levadura Royal o similar. 
1 C/S de Azúcar Morena.
140 Gr. de Harina Integral ó blanca.
115 Ml. de Leche Desnatada o Entera.
+ Un poco de Azúcar Blanca para espolvorear por encima después. 
Aceite de Oliva para freírlos.
 


      



Preparación:


Preparamos todos los ingredientes sobre la encimera o la mesa y en un bol o una jarra, como hago yo mezclamos primero el huevo, luego añadimos la medía cucharadita pequeña de Levadura, batimos, añadimos una cucharada sopera de azúcar, se añade los 140 gramos de harina, yo uso integral, batimos y vamos añadiendo la leche poco a poco , según la calidad o clase de la harina, necesitaréis más o menos leche yo he puesto 115 ml y se mezcla fácilmente  con un batidor normal de varillas, o un tenedor, o si queréis una minipimer, pero no es necesario.
Tiene que quedar una masa un poco más espesa que para unas tortitas.
Que hacer si os queda muy espesa ¡Añadir leche¡
Que hacer si os queda muy líquida ¡Añadir harina¡ 
Yo sinceramente no peso ni mido nada, lo hago a ojo y como medida yo he utilizado siempre un vaso tamaño de los de agua y suelo poner un vaso de harina y menos de la mitad del vaso de leche. 
Ponemos una sartén con  aceite y vamos vertiendo con la ayuda de un pequeño cazo ó cuchara pequeñas porciones, elegir tamaño, freír a fuego medio, para que se hagan por dentro y no se quemen, cuando los vemos los bordes dorados, los damos la vuelta, y si es necesario bajamos más el fuego, o les volvemos a dar la vuelta, los sacamos a un plato  y se espolvorean con azúcar por encima, por ambos lados.
Una delicia para desayunar o merendar.