sábado, 30 de abril de 2016

CROQUETAS DE BACALAO


CROQUETAS DE BACALAO

Llevo toda mi vida haciendo croquetas, pero nunca las había preparado de bacalao, siempre las tomamos como aperitivo fuera de casa, pero que boba he sido, con lo ricas que están, sólo una precaución al ser de bacalao salado, hay que dejarlo en agua de 24 a 48 horas, dependiendo del grosor de la pieza y si se compran migas de bacalao, 8 horas, cambiando el agua cada  4 horas, pueden estar listas, vamos que no hay disculpa, lo dicho, me aplicaré el cuento y las prepararé más veces, ya sabéis los que me seguís, que yo hago más cantidad y congelo para varias veces o si vienen nuestros chicos y se quieren llevar para una cena y así les soluciono una comida, pues tan contenta, que con las jornadas tan largas de trabajo y actividades, no les queda tiempo y eso que nuestros chicos, son de los que les gusta cocinar y prepararse sus comidas vaya.
Venga que vamos con la receta.

Ingredientes:

250 ó 300 Gr. de Bacalao. 
1 Puerro grande.
4 C/S de Harina Integral +- 80 Gr.
1 C/P de Maizena.
1.200 Ml. de Leche Desnatada ó la que os guste.
3 C/S de Aceite de Oliva.
Sal.

Preparación:

Lo primero desalar el bacalao, metiéndolo bajo el grifo, luego introducirlo en un recipiente con agua y al frigorífico, dependiendo del grosor 24 ó 48 horas antes, cambiando el agua cada 12 horas, una vez lo probamos y vemos que ya está bien, escurrirlo y secarlo con papel de cocina y reservar.
El puerro se lava bien y se seca con papel y se corta en trozos muy pequeños.
Se prepara una sartén y se pone al fuego con dos cucharadas de aceite y se pocha a fuego lento el puerro, cuando está bien pochado, si se necesita se pone una cucharada más de aceite y se añade el bacalao, en trozos muy picados, se rehoga bien, y añadimos 4 cucharadas soperas de harina integral. bien llenas y rehogamos bien a fuego lento, si es necesario, poner una pizca de aceite, se pone, pero hay que cocinar bien la harina a fuego muy lento, unos 3 minutos, mientras vamos calentando el litro de leche en el microondas, cuando está caliente, lo añadimos de golpe en nuestra masa y se comienza a mezclar con unas varillas o cuchara de palo, según os guste más, hasta que la harina vaya absolviendo toda la leche y quede una masa cremosa, luego en un vaso añadimos un poco más de leche, esta vez fría y disolvemos una cucharada tamaño de postre de maizena, lo disolvemos bien y se añade a nuestra mezcla de la sartén, añadimos sal y probamos la masa, seguimos rehogando hasta integrarlo todo, a fuego medio bajo y hasta que la masa se desprenda bien de las paredes de la sartén, cuando la vemos que ya está bien cuajada, la volcamos en una fuente, esperamos 5 minutos y la tapamos con films transparente en cuando enfríe sólo un poco, hay que hacerlo pronto, para que no se forme costra en la masa.
Cuando está fría la introducimos en el frigo.
Para formar las croquetas:
Ponemos en un plato 2 huevos y los batimos.
Y en otro plato ponemos pan rallado.
Vamos cogiendo porciones pequeñas de masa con ayuda de dos cucharas y la damos la forma que nos guste, se pasan por el huevo batido y luego se rebozan en el pan rallado y se van poniendo en un plato, fuente o lo que se elija, para luego freírlas.
Yo en esta ocasión, las he dado forma redonda, ayudándome con la cuchara y la mano.
Cuando las tengo rebozadas, las pongo sobre papel albal, sobre una bandeja plana del congelador y las meto a congelar, si voy a utilizar unas pocas en ese momento, las guardo en un plato en el frigorífico.
Las que guardo en el congelador, cuando pasan unas horas y están todas congeladas, las guardo en diferentes bolsas, con su fecha y nombre.
Yo las croquetas cuando las rebozo, lo hago solo con huevo y pan rallado, hay quien primero las pasa por harina, a mí no me gusta hacerlo así, me parece innecesario, ya bastante harina lleva la masa, no hace falta, pues con el huevo y el pan rallado es suficiente y mi madre me enseño ha prepararlas así y como yo infinidad de cocineros, pero hay quien lo hace además con la harina.
Para freírlas: se fríen muy bien en un cazo con abundante aceite de oliva, hay que tener la precaución, de si las freímos, cuando están congeladas, hacerlo con el aceite, que no esté muy fuerte, porque se doran enseguida por fuera, pero por dentro quedan frías, recordar y hacerlo a fuego más bajo.
Una vez fritas, ponerlas sobre papel absorbente y a disfrutar de ellas.