martes, 3 de mayo de 2016

COMPOTA DE CALABAZA

COMPOTA DE CALABAZA

Hay veces que ni se nos pasa por la imaginación, la cantidad de recetas que podemos preparar con un mismo producto.
Si aprendemos a preparar una sencilla compota de calabaza, con ella podremos rellenar cantidad de pasteles y nos puede servir como un acompañamiento de lujo para la carne, pollo, caza, pescado, de verdad es muy versátil y por supuesto, también para ponerla sobre una tostada o unas tortitas.
Hace unas semanas, mi vecina, llamo a mi puerta y me dijo, niña te gusta la calabaza verdad y yo la contesté que por supuesto que sí y me dijo, pues toma te doy calabaza, ya limpia, partida y lista para usar o congelar, me comentó ya sabes que tenemos una pequeña huerta cerca de Madrid, donde nos escapamos los fines de semana y puentes y ahora tenemos cosecha de calabaza y se nos multiplican.
Yo encantada, pero me pillo con el congelador bastante lleno, he congelado 1 paquete y he preparado compota, pues quiero rellenar unas flores de pasta blick.
Lo dicho os lo explico que es sencillísima.

Ingredientes:

Las cantidades varían, según la calabaza que pongamos.
300 Gr. Calabaza.
2 ó 3 C/S de Azúcar Moreno.
2 ó 3 C/S de Vinagre de Manzana.
2 Trozos de Canela en Rama.
4 Clavo en especie.
Nuez Moscada

Preparación:

La calabaza tiene que estar pelada y en trozos, lavarla y secarla bien.
La ponemos en una cacerola y la ponemos primero el azúcar moreno, unas 3 C/S por 300 Gr. de Calabaza, 2 ramitas de Canela y las 2 cucharadas soperas de vinagre, removemos y la llevamos al fuego temperatura medía tiene que fundir el azúcar y no quemarse, según se va deshaciendo y moviendo con la cuchara de palo, se añade una pizca de nuez moscada y unos 4 clavos de especie rallados o machacados, removemos bien y tapamos y dejamos que vaya cocinandose a fuego lento unos 10 minutos, luego destapamos y dejamos que reduzca el jugo, espese y se haga la compota.
¿Cuando está lista? pues cuando cambia de color, se vuelve tipo hebra y melosa, el dulzor, a gusto de cada casa, si sois muy golosos, poner más azúcar.
Si cuando comienza a reducir, la cacerola se queda sin jugo y aún no está cocinada, se añade otra cucharada de vinagre y un poco más de azúcar.
Las compotas al igual que las mermeladas, en cada casa, nos gustan de una manera.
Hay quien deja la calabaza casi cruda, a mi me gusta que vaya haciendo la hebra y nos gusta dulce, pero no empalagosa.
Por ese motivo, las cantidades, son un poco a ojo y más vale tener que añadir más vinagre o azúcar, que poner mucho al principio y que nos quede  caldosa y no nos quede  luego bien.
Animaros y ya comprobaréis lo rica que resulta.