lunes, 30 de mayo de 2016

QUICHE DE BACALAO

QUICHÉ DE BACALAO 

Y

LANGOSTINOS 

Esta quiché la he preparado desde el principio de forma manual, en los supermercados, tenemos pasta brisa ó quebrada, que para un día que no queramos preparar la masa, nos puede ayudar bastante.
Yo sinceramente nunca la he comprado, prefiero preparar mi masa quebrada en casa, no se tarda ni 5 minutos, no hay que amasarla, cuando se mezclan los ingredientes, se envuelve la bola en plástico film transparente al frigorífico 1 hora y listo, es tan sencillo, que lo puede preparar un niño, os lo prometo, otra cosa sería una masa de hojaldre, eso ya son palabras mayores y os aseguro que es mi asignatura pendiente, pero con tantos pliegues, y tanta mantequilla, me da una pereza que para qué, ¡bueno que me enrollo¡
Os aconsejo que esta masa la hagáis un día por lo menos y veréis que rica os sale, luego el relleno, el que os guste, hay ciento, yo en ésta ocasión, he optado por un rico bacalao previamente desalado, con unos pocos langostinos y un puerro, luego la mezcla de siempre de todas las quiches, huevos y nata y al horno y un lujo para nuestro paladar.
Vamos a comenzar.

Ingredientes:

Para la Masa quebrada o Brisa, si os animáis:
390 Gr. de Harina de Trigo Tamizada.
Pizca de Sal.
1 C/P de Azúcar Morena.
220 Gr. de Mantequilla "Fría".
50 Ml. de Agua Fría.

Para Nuestro Relleno:
1 Puerro Mediano.
1 Cebolla.
2 Dientes del Ajo.
190 Gr. de Bacalao que he desalado. 
12 Langostinos.
1 Copa de Vino Blanco +- 70 Ml.
2 C/S de Aceite de Oliva Virgen.
Sal al gusto.
Pimienta Blanca al gusto ú otra.
3 Huevos tamaño L.
200 Ml. de Nata para cocinar, de la de 18% materia grasa.

Ingredientes de la Masa Quebrada
Ingredientes para el Relleno.










   

 

 

 

 

 

 

 

 


Preparación:

Dependiendo del grosor del  bacalao, poner en remojo en agua 24 horas antes o 48, cambiando el agua cada 8 horas.
Yo suelo comprar para estos rellenos, migas de bacalao o trozos muy pequeños, que con dejarlos 12 horas en agua es suficiente, luego hay que escurrirlo bien y secarlo con papel.
Si preparamos nuestra masa quebrada:
Mezclamos en un bol la harina tamizada, la pizca de sal, la cucharadita pequeña de azúcar morena y la mantequilla fría rallada con un rallador, lo mezclamos todo con nuestras mano, hasta que quede tipo arena y poco a poco añadimos luego el agua muy fría, mezclar, ¡No Amasar¡, esta masa hay que trabajarla muy poco, solo cuando están los ingredientes juntos, boleamos y la guardamos en un film, que llevamos al frigorífico, ¿tiempo? mínimo una hora, se puede tener preparada la masa el día anterior, ¡ojo¡ cuanto más tiempo la tenemos en el frigo más dura está y hay que sacarla entonces mínimo 1 hora antes en la encimera, para que se ablande y podamos manipularla con el rodillo y estirarla.
La masa se estira con el rodillo, depende lo dura que esté se aprieta más o menos, hay que conseguir una masa más grande que la dimensión de nuestro molde, luego con la ayuda del propio rodillo la ponemos encima de nuestro molde suavemente, mirar la foto de más abajo y orientaros.
Con el mismo rodillo se pasa por encima del molde para cortar toda la masa sobrante, esta masa que sobra, la guardamos y se puede congelar, a mi me ha sobrado para preparar una tartaleta otro día.
Cuando ponemos la masa en el molde, con la ayuda de nuestros dedos vamos aplastando, los bordes bien, si se rompe, no ocurre nada, es tipo plastilina, se coge un poco de la masa que cuelga y se pone un parche, se aplasta y listo.
Se pincha con un tenedor toda la masa, incluidos los bordes.
Se pone un papel de horno encima y se ponen unas legumbres secas o unas bolas de cerámica.
Yo siempre tengo una bolsa con judías, para estos menesteres.
Esto se hace para que la masa no se hinche.
Precalentamos el horno a 200º.
Horneamos de 10 a 12 minutos calor arriba y abajo, bandeja del centro a 180º, tiene que quedar dorada, pero no en exceso, recordar que luego hay que volver a cocinarla.
La sacamos del horno, esperamos un poco para no quemarnos y quitamos las legumbres, que podemos reutilizar muchas veces más y quitamos el papel, dejamos enfriar.
Para el Relleno:
Se limpian los langostinos, se lava y se secan las verduras, con la ayuda de un procesador de alimentos se trituran las verduras, si os gustan los trozos grandes, partirlos entonces sobre una tabla a vuestro gusto.
Cogemos una sartén y ponemos 2 C/S de Aceite de oliva y rehogamos la cebolla, el ajo y el puerro, pochamos suavemente, añadimos el chorro de vino blanco, subimos ligeramente el fuego, para que se evapore el alcohol y rehogamos, añadimos los langostinos, rehogamos, pizca de sal y por último se añade el bacalao desmigado, se rehoga un par de minutos a fuego lento y listo, reservamos.
En un cuenco se baten los 3 huevos tamaño L, se añade la nata para cocinar, la sal y la pimienta al gusto y se bate bien.
Ponemos sobre nuestra base de masa quebrada, el relleno del sofrito con el bacalao, cuidado, quitar el jugo o grasa, extender bien sobre ella y cubrirla por encima con la mezcla de huevos y nata, añadir queso de fundir, sólo si os gusta.
Introducir al horno a 180º bandeja central, calor arriba y abajo hasta que se vea cuajada unos 25 minutos, más o menos.
Se puede abrir la puerta del horno y comprobar pinchando con aguja.
Esta quiche está deliciosa caliente y tibia.
Con todos los Ingredientes, menos el agua.

Así queda todo mezclado con la mano.







  

 

 

 

 

 

 

 

 



 








                                                

La masa ya horneada 12 minutos.