jueves, 23 de junio de 2016

HOGAZA DE PAN DE ESPELTA SUPER RÁPIDO


HOGAZA DE PAN DE ESPELTA 

SÚPER RÁPIDO

Hace unos días mi marido me comentó que una compañera suya del trabajo, le había aconsejado probar el pan con harina de espelta. Le explicó que la harina de espelta es muy digestiva y tiene una textura estupenda.
Y claro como yo soy una fanática de todas las harinas integrales, me dije, pues vamos a investigar. 
Lo primero, que os tengo que confirmar es, que la harina de espelta, es más saludable que la harina blanca de trigo.
Es una harina que no engorda, por los carbohidratos complejos que tiene, pues se absorben más despacio durante la digestión, tiene además mucha fibra.
La espelta es una variedad muy antigua del trigo y lleva cultivándose 7.000 años, lo que ocurre es que es más beneficiosa, porque no se ha modifica su  genética, por eso la hace más saludable, para personas con problemas de estomago, tanto celiacos, como otros.
Y por supuesto aunque no tengamos problemas, esta harina, mejorará nuestra calidad de vida. 
Un apunte no se encuentra entre las harinas normales, yo la he encontrado en el pasillo de alimentos especiales ecológicos del supermercado Alcampo, os lo comento, para que la busquéis por dichos departamentos de diferentes súper ó por supuesto herbolarios.
El precio es bastante diferente también, pero yo he comprado un paquete de medio kilo y he tenido para hacer el pan de ésta receta y un bizcocho, que os voy también a publicar.
Sólo deciros, que me ha gustado mucho, el sabor muy rico. 
Este Pan esta horneado en fuente pyrex.

Ingredientes:

310 Gr. de Harina de Espelta  (opcional Integral y Ecológica)
170 Gr. de agua Tibia.
1 C/S de Aceite de Oliva Virgen.
15 Gr. de Levadura Fresca.  (ó 5 Gr. de la Liofilizada para pan)
1 C/P de Azúcar morena.
Pizca de Sal.

Preparación:

Lo primero buscar la fuente Pyrex de cristal con tapa, que vamos a utilizar, un tamaño mediano y untarla de aceite, para que no se pegue.
Yo he amasado la masa con mi amasadora, pero se puede amasar a mano fácilmente, o con ayuda de una rasqueta y listo, tiene muy poco amasado.
Lo primero ponemos el agua tibia y se añade 1 cucharada sopera de aceite, luego añadimos la levadura en ella y añadimos una cucharada de azúcar moreno, tamaño postre, el azúcar hace que suba antes el levado, y le da sabor y luego se añade la harina poco a poco y por último la sal, yo lo he mezclado con el gancho 10 minutos hasta conseguir una masa uniforme, que no se pegue en el bol.
Si lo amasáis en un bol mezclar todo, luego volcar en encimera y plegando hacía adentro y girando, formar una bola, que no se pegue.
Metemos la bola en nuestra fuente de pyrex, que tenemos untada bien de aceite y la tapamos y dejamos levar.
Con los restos de la  masa que tenemos en nuestras manos, hacemos una pequeña bolita, mirar la foto más abajo y la ponemos en un vaso lleno de agua, a temperatura ambiente.
El levado es muy rápido cuando lleve unos 30 minutos, precalentar el horno a 210º para tenerlo preparado.
¿Cuando sabemos que ya está lista la masa y ha levado suficiente? ¡Muy fácil¡  cuando la bolita pequeña que hemos metido en el vaso y estaba al principio en el fondo, suba a la superficie, es magia os lo aseguro.
Cuando esto sucede, levantamos la tapa de cristal y podemos decorar nuestro pan.
Ejemplo hacer unos cortes con un bisturí o cuchillo muy afilado, o poner harina por encima, tipo rustico, volvemos a tapar la fuente y la metemos al horno.
Subimos la temperatura a 230º calor arriba y abajo, tiempo 40 minutos.
Sacarlo con cuidado del horno destapar ¡ojo la tapa abrasa¡ dejarla aparte sobre la encimera, a que se enfríe.
Y poner boca abajo la fuente con el pan sobre una rejilla, hasta que caiga y se despegue del cristal.
Después de unos 15 minutos tiene que caer por si solo, si no fuera así ayudaros con cuidado con el filo de un cuchillo y ayudar a caer.
Darlo entonces la vuelta y dejar otro rato más enfriar sobre rejilla.
El sabor delicioso y sube tan rápido, no hay que esperar horas de levado, ni hay que preparar prefermento, el resultado muy gratificante, tanto el tiempo dedicado, como el sabor que tiene luego.
Animaros ya.