lunes, 10 de octubre de 2016

BERLIN PRAGA Y BUDAPEST




BERLIN

PRAGA Y BUDAPEST

12 de Septiembre de nuevo nos ponemos en marcha, hemos descansado 2 días en Madrid después de nuestros días de playa, y con nuestras guías, apuntes, consejos de nuestros chicos, comenzamos una nueva aventura.
San y yo tenemos claro 2 cosas, que preguntando se va a Roma y que gracias a la crisis, como la mitad de nuestros jóvenes están repartidos por medio mundo, lleguemos, donde lleguemos, siempre encontramos algún joven dispuesto a echar una mano a un par de padres en apuros y es que ya tenemos una edad.
Ya en serio, ni mi marido, ni yo hablamos idiomas y nos gusta viajar por nuestra cuenta, yo me paso varios meses, buscando los hoteles más céntricos,  de cada ciudad que queremos visitar. 
Luego contratamos para el primer día de llegada de cada ciudad un Tour Gratis en español, al final del recorrido se entrega la voluntad al guía, nos resulta, cómodo, porque nos informamos y conocemos cosas de cada ciudad, que las guías escritas no te explican, además al ser en español, nos salvan la vida, pues al terminar el recorrido, te aconsejan donde comer en cada ciudad y te informan de muchas dudas y luego te ofrecen otras excursiones, con precio cerrado, que son muy interesantes, nosotros contratamos 2 más en cada ciudad, suelen durar de 2 a 3 horas y descubren sitios que no podrías localizar, si lo hicieras por tu cuenta.
Hubo una excursión en Berlín, que duro desde las 10.00 hasta las cinco, pero porque fuimos al campo de concentración de Sachsenhausen, al tener que coger un tren, se necesitan más horas, la visita obligada, para no olvidar la horrible historia allí vivida, es sobrecogedora, no quiero comentar más.
Os aseguro que fui, porque era un deseo que tenía mi marido desde hace tiempo, pero para mi fue muy duro.
El resto de los días en Berlín, genial, es una ciudad triste por su historia, aunque ahora, está toda en expansión, pero es una ciudad muy viva, donde la gente joven, se mueve, como en cualquier ciudad de centro Europa, salen a disfrutar y  junto al río hay infinidad de hamacas, con chiringuitos, restaurantes, música en vivo, es un espectáculo continuo, todo el recorrido.
La zona Imperial, está salpicada continuamente por restos de su supervivencia, en sus calles carteles con fotos de su pasado maltrecho y duro, no podemos olvidar que fue una ciudad que durante 27 años tubo a familias divididas.
El muro, o los restos de él, el monumento a los Judíos el barrio de Mitte, y por supuesto lo más moderno Sony Center, rodeado de cafeterías, cristal y acero, cualquiera de los recorridos, totalmente aconsejable y por supuesto hay que comer su famoso codillo, abajo las fotos.
Praga, que os puedo contar de la romántica Praga, de sus calles empedradas, su  plaza de la ciudad vieja, con la catedral escondida tras el hotel, el reloj astronómico, que hay que estar a las horas en punto, para entre cientos de personas, presenciar 1 minuto especial.
El puente de Carlos, el Castillo, que realmente no es un castillo, es un conjunto histórico al otro lado del rió Moldava, que es ampliamente caudaloso, el cementerio judío, las sinagogas y luego sus tabernas, donde puedes degustar diferentes cervezas artesanales, la ruta de la cerveza, es una buena opción, para conocerlas y saborearlas.
Budapest, que deciros, de esta gran ciudad, tanto a mi marido, como a mí, nos ha entusiasmado.
Nos la hemos pateado toda, sin coger el metro, solo tomamos el metro el último día y fue para ir hacía el aeropuerto.
Un recorrido fue, La avenida Andrassy, copia de los campos Elíseos con su teatro de la Opera, que desemboca en la catedral de san Esteban y te lleva al impresionante Parlamento, que te deja con la boca abierta, una curiosidad si llegas a las 11:00 hacen cambio de guardia ante los turistas y te dejan luego fotografiarte con ellos, son muy atentos.
Bordeando al caudaloso Danubio llegas al Puente de las Cádenas y muchos más, al otro lado subes en el Funicular y el Palacio de Buda, muy recomendable, los cruceros de 1 hora por el Danubio, comparar precios, nosotros hicimos uno donde ibas sentado independiente y con mesa, donde un camarero te ofrecía un café o te, todo ello dentro de un precio muy módico unos 10 Euros por persona, al cambio de Florines, ¡un consejo pagar siempre en florines, aunque se haga con la tarjeta¡
Otro recorrido muy aconsejable es desde la misma  Avenida Andrássy hasta el final, que desemboca en la Plaza de los Héroes, luego a la derecha el museo Magiar, que parece un castillo, aconsejo visitar, alrededores, pero antes de entrar en el aconsejo seguir un poco hacia abajo a la izquierda y encontrareis el mejor balneario de Europa, su nombre Széchenyi, su impresionante edificio Neobarroco, alberga uno de los impresionantes balnearios de ésta ciudad.
Y por supuesto no quiero cerrar estos comentarios sin hablaros de las tabernas rotas, edificios antiguos, amueblados estilo Vintage, con música en vivo, en diferentes ambientes, donde se puede cenar, ver un mini concierto, jugar a las cartas, al ajedrez, un sin fin de posibilidades de ocio.
Un viaje donde nos hemos movido en tren de una ciudad a otra con bastante facilidad y donde nos traemos, vivencias, inolvidables.
 
Codillo en Berlin
                                                 
Guisos junto un canal en restaurante Freischwimmer "Berlín"
Su sopa de Albondigas, en el Maximilian's "Berlin"


Costillas en el  Stupartska "Praga"
Inigualables vistas del danubio desde castillo de Buda "Budapest"