jueves, 3 de noviembre de 2016

GALLETAS DECORADAS PARA FIESTAS DE TERROR

GALLETAS DECORADAS PARA FIESTAS DE TERROR

Os puedo asegurar que tenéis el éxito asegurado de mayores y niños si os decidís a preparar estas terroríficas galletas de, tumbas, monstruos, murciélagos, ó calabazas y corazones sangrando, imaginación al poder.
Las galletas un clásico de repostería, que cualquiera puede preparar en casa, un día normal, pero, si os animáis a decorarlas con el glaseado de colores, si tenéis niños, disfrutaran mucho.
Al preparar estas galletas se disfruta dos veces al formarlas y luego decorarlas y al comerlas, pues el glaseado les da un sabor extra.
Yo las he preparado el día de halloween, pero, vosotros podéis prepararlas cualquier día imaginación al poder, con moldes ya comprados, o fabricados por vosotros, un simple vasito pequeño, luego se convierte en una cara.
Decorarlas con monstruos o pintándolas como si fueran muñecos.
Solo os aconsejo una cosa, dejaros llevar y disfrutar.
No están perfectas, ¿y que importa?, están bonísimas y os puedo asegurar que disfruté como una niña decorándolas.
A ello.

Ingredientes:

1 Huevo tamaño L.
125 gr. de azúcar blanca.
125 gr. de Mantequilla.
10 gotas de Esencia de Almendra, ó la que os guste.
300 Gr. de Harina de Trigo.
Pizca de sal.
1 C/P de Levadura de Repostería. 

Para Decorarlas:
Azúcar Glas, tener mínimo 200 Gr. preparada.
Zumo de Limón, unas gotas.
Agua la necesaria para formar una pasta cremosa.
Colorantes Alimentarios de Repostería, caja de 3 ó 4 unidades.
Para el color negro si no se tiene, se forma con:
Se mezclan los 3 colores primarios, abajo os digo como.
Color azul.
Color rojo.
Color Amarillo.

 

Preparación:

Yo os  aconsejo pesar todos los ingredientes y tener la mantequilla fuera del frigo una par de horas antes, para que no esté muy fría.
Da igual si la masa se hace en un bol o con una amasadora, es una masa, que mezcla enseguida y se unen todos los ingredientes rápido.
Primero  batir el huevo, se añade el azúcar, la esencia que más os guste y se añade la mantequilla en trozos, batir, hasta conseguir consistencia cremosa, esto se puede hacer, con un tenedor, o batidor o amasadora, como más os guste, luego se añade, la harina tamizada, la pizca de sal y la cucharadita de levadura, si se está mezclando de forma manual, a partir de aquí os recomiendo coger una rasqueta, nada 2 minutos y luego con las manos y dentro del mismo bol hacer una pelota y listo, queda una masa tipo plastilina.
Si se hace con máquina amasadora, primero se pone el accesorio tipo globo, para batir el huevo, con el azúcar y la mantequilla y luego se cambia por el accesorio amasar y mezclar 4 minutos y listo, enseguida se forma una bola.
De una forma ó de otra coger la masa y aplastar y alisar entre film transparente y llevarla al frigo de 30 minutos a 1 hora.
Mientras se endurece en el frigo, vamos preparando nuestros glaseados de colores para decorar las galletas cuando salgan del horno.
Preparar papel para proteger la encimera o mesa, ¡ojo los tintes manchan¡ aunque sale bien es engorroso, limpiarlo, si ponemos papel, luego se tira y listo.
Yo hago mis mezclas en envases de cristal pequeños, no lo hagáis en plástico, pues se queda con el color mezclado, en cristal, no ocurre, esa situación, se lava y queda perfecto.
Dependiendo de los colores que queráis elegir preparar 2, 3 ó 4 frascos o vasos para mezclar, mirar foto de abajo.
Se ponen 3 ó 4 cucharadas soperas de azúcar glas en cada envase, se añaden unas gotas de limón sobre el azúcar glas y se va añadiendo un poco de agua, mezclando hasta conseguir el espesor que nos guste, luego se va añadiendo en cada frasco unas gotas del color elegido y se remueve, para conseguir el color hay que ir poco a poco añadiendo gotas y mezclando.
Dejar uno  sin teñir, para poner debajo de la tinta negra.
¿Como conseguir color negro si no se tiene? ¡Muy Fácil¡ Mezclando los 3 colores primarios, si queréis, pintar  en negro unos ojos, flechas, caras etc y no lo tenéis, os aconsejo mezclar en un frasco muy pequeño aparte 10 gotas de color azul+ 10 gotas de color rojo+ 10 gotas de color amarillo y mezclar con un palillo, parece magia, pero mezclando los 3 colores, en las mismas proporciones, da como resultado el color negro.
Os aconsejo preparar poca cantidad y si luego se necesita, hacer más. 
Cuando, se saca la masa del frigo, hay que esperar unos minutos hasta que atempere un poco, luego se extiende la masa sobre papel de cocina, con ayuda de un rodillo, hasta que la masa quede fina pero que no se rompa.
Con ayuda de corta pastas, vamos haciendo las formas elegidas, para las tumbas, simplemente con el cuchillo hacer rectángulos, dando un poco la forma y listo, la masa que vaya quedando de los recortes, volver a juntar y extender.
Se va precalentando el horno a 200º calor arriba y abajo.
Sobre la bandeja del horno se pone papel de hornear y se van poniendo las galletas cortadas en ella, un poco separadas unas de otras, hay que hacer varias hornadas.
Se introducen al horno en la posición central y se baja la temperatura a 180º el tiempo 14 minutos, hasta que las vemos ligeramente dorados, ¡cuidado parecen blandas¡ pero al sacarlas y ponerlas con ayuda de una espátula sobre una rejilla endurecen bastante.
Cuando están frías, podemos comenzar  a decorarlas a nuestro gusto o el de los niños, ¡Recordar poner un papel bajo la rejilla también, que gotea y mancha la encimera¡ con ayuda de una cucharilla pequeña vamos poniendo pequeñas cantidades de glaseado y extendemos suavemente.
Siempre que vayamos a poner el colorante negro, debajo tiene que tener cualquiera de los glaseados, ya sea el blanco o él de colores y pintamos luego una cara terrorífica, o lo que nos guste, el tinte negro, se aplica con la ayuda de un palillo, como si fuese un pincel.
El glaseado endurece enseguida, en 1 hora ya podemos guardarlas en una caja metálica.
Estas galletas se pueden conservar varios días en la lata de galletas.
Son unas galletas, que dependiendo del aroma elegido las cambiamos de sabor, un día pueden saber a almendra, otro a vainilla, otro a limón etc.
Si por supuesto no se quieren decorar, es una galleta ideal para acompañar el café y el té de cualquier día, pues tiene la textura de una pasta.