jueves, 29 de diciembre de 2016

CHUTNEY DE CEBOLLA ROJA AL VINO TINTO


CHUTNEY DE CEBOLLA ROJA 

AL VINO TINTO

No os podéis imaginar, las ganas que tenía de preparar de ésta manera la cebolla, para poder utilizarla en aperitivos, tostas varias, acompañamientos de carne y pescado, en fín, que tiene tantas posibilidades, de convertir cualquier plato sencillo, en algo espectacular, que llevaba ya  varios meses,  buscando por la red la receta perfecta.
Pero lo que he comprobado, es que hay tantas variantes, que he llegado a la conclusión, que quitando los 3 ingredientes básicos necesarios, es una de esas recetas, que se le añaden, diferentes especies y que las cantidades de todos ellos, son totalmente opcionales, al gusto de cada familia. 
Yo os voy a poner las cantidades que yo he utilizado para rellenar dos frascos de cristal, el tamaño pues lleno unos 120 Gr.
Yo he esterilizado los frascos igual que hago cuando preparo mermelada.
Porque ya que me pongo utilizo la cantidad que entra en uno de ellos para los canapés de Navidad y Fín de Año y demás y el otro frasco lo etiqueto y guardo en la despensa varios meses.
Os quiero decir que al preparar esta receta, tengáis en cuenta que la cebolla mengua mucho y digo mucho.
La textura, también es relativa, a mi particularmente, me gusta hacerla, bastante tiempo y dejarla que evapore y caramelice bastante, pero como os digo, esto va en gustos hay quien mezcla los ingredientes, deja pochar la cebolla 5 minutos y listo, yo la mía la tuve más de 20 minutos, pero eso lo decidís vosotros.
Para preparar ésta receta, se pueden utilizar, otras cebollas y otro vino, pero yo os aconsejo que compréis cebolla morada y que busquéis un vino tinto embotellado, el mío un vino de la Mancha con la variedad de uva tempranillo, hay botellas por 1 euro en el súper os lo aseguro, que fué lo que yo pagúe por el y el vino que os queda sin usar, lo podéis luego utilizar en los asados de éstos días.
Os explico los pasos que yo he seguido.

Ingredientes:

4 Cebollas Moradas.
4 C/S de Aceite de oliva de 0'4 º.
100 Gr. de Azúcar Morena.
2 C/S de Soja.
2 C/S de Vinagre de Módena.  
1 Rama de Canela.
Pizca de Sal.
Un poco de Jengibre rallado ó en polvo  4 Gr.
150 Gr. de Vino Tinto (variedad tempranillo) (un vino sencillo).

Preparación:

Yo puse a mi chico a partir cebolla sobre una tabla, lo hice para que se sintiera que colaboraba, con la comida de Navidad.
Ya en serio si os pueden echar una mano genial, hay que partir la cebolla en láminas, mirar la foto, que sean finas.
Se pone una sartén al fuego con la cantidad de  aceite que más os apetezca, yo puse 4 cucharadas soperas de aceite, a fuego medio y se añade la cebolla, el azúcar y se mezcla bien, lo dejamos rehogando unos 5 minutos y se añade el resto de los ingredientes, lo siguiente el vino tinto, la rama de canela, la pizca de sal, se rehoga bien todo y se añaden las 2 cucharadas soperas de soja, se rehoga y se le añade las 2 cucharadas soperas de vinagre de módena y el jengibre rallado, si no tenéis jengibre fresco, para rallar un poco, pues añadir una punta de la cuchara de jengibre molido, si tampoco lo tenéis, tampoco pasa nada, se rehoga todo bien y se deja pochar hasta que reduzca todo el líquidos, removiendo de vez en cuando a temperatura, baja.
Tiempo de de 20 a 30 minutos.
Si vais a embasar un poco de la cantidad, os aconsejo:
Poner una olla con agua y un trapo abajo para que no se rompan, e introducir 2 ó 3 frascos pequeños de cristal, con tapas incluidas quitadas y hervirlos 20 minutos para esterilizarlos.
Luego se sacan y se dejan  boca abajo sobre un paño para que se escurran ¡ojo no hay que secarlos¡
Al chutney de cebolla, se le pueden añadir pasas, si os gustan, pues le dan muy buen sabor.
Con éste chutney, se pueden decorar cantidad de canapés, vasitos de chupitos, cucharillas de aperitivos y demás, dándoles un sabor delicioso y visualmente, queda genial y por supuesto es ideal como acompañamiento de otros platos.
Acordaros de remover de vez en cuando vuestro chutney, cuando lo probamos y está a nuestro gusto, se quita la rama de canela y se ponen los frascos boca arriba.
Se rellenan cuando aún está caliente, luego se tapan y se ponen boca abajo, para que se haga el vacío.
Si los hacemos de ésta manera, podemos tener preparado nuestro chutney de cebolla, varios días antes, o meses. 
Un acompañamiento delicioso de platos y canapés, para los días de fiesta. 
Disfrutarlo.