miércoles, 14 de diciembre de 2016

PESTO VERDE SALSA ITALIANA


PESTO VERDE

SALSA ITALIANA

A MI ESTILO

La salsa pesto Italiana, es una salsa que se toma fría, es ideal para acompañar diferentes tipos de pasta, pero a su vez la podemos poner como acompañamiento de diferentes carnes y pescados y por supuesto como aliño de algunas ensaladas.
Y aunque sus 5 ingredientes principales, no los podemos eludir porque son los primordiales y los que la aportan todo su sabor, hay otros ingredientes afines, que podemos añadir para reforzar el sabor.
A lo largo de la historia y según en la ciudad de Italia donde se consuma, te pueden ofrecer diferentes variantes y dependiendo de si la pedimos en España, según que cocinero, te ofrecerá otras alternativas, igual de ricas, con esto quiero deciros, que tenemos que abrir nuestras mentes y probar, las variedades infinitas, que nos ofrecen para degustar.
Si ésta salsa la preparamos en casa, podemos valorar si hacerla, con los ingredientes básicos, o añadirla otros, bien para potenciar el sabor o para darle otros matices.
Yo os voy a poner los ingredientes básicos que la componen y luego os voy a poner los opcionales.
En nuestros supermercados tenemos diferentes bolsas de Albahaca, pero todas son de un tamaño pequeño, dependiendo de la cantidad que se necesite, valorar comprar más de una, porque reducen bastante al triturar sus hojas.
Los piñones que lleva la receta, tienen unos precios muy elevados, es por ese motivo, por lo que me he permitido la licencia, de añadir nueces y piñones, para que así no sea tan cara de preparar y os aseguro que el resultado es fantástico.
Lo mismo os aconsejo con el queso, si podéis poner un queso parmesano genial, pero si no es así poner otro que sea curado y también puede quedar rica.
Otro tanto con el aceite, yo le he puesto aceite puro de oliva y sí, es el mejor y el que mejor sabor aporta, pero si no os lo podéis permitir económicamente ó el sabor os parece fuerte añadir el que os guste.
Y por ultimo y lo más importante la albahaca, yo he puesto, una bolsa, en la preparación que os dejo más abajo explicada, pero también he añadido unas hojas de espinaca fresca, ¿que conseguimos con esto? Pues ampliar la cantidad de salsa, sin perder el sabor que la caracteriza.
Y otra cosa, esta salsa se puede congelar en frascos de cristal, perfectamente.
A ello. 

Ingredientes:

1 Bolsa de hojas de Albahaca.
2 Dientes de Ajo.
50 Gr. de Piñones.
100 Ml de aceite de Oliva Virgen +-.
Sal al gusto.
Queso Parmesano al gusto.  
OPCIONAL: 
50 gr. de Nueces.
Un Puñado de espinacas Frescas.

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es lavar las hojas de albahaca, una vez lavadas hay que secarlas bien con papel de cocina, si las hojas tienen tallos muy largos, cortarlos un poco, yo encontré una bolsa que venia muy limpia y sin tallos.
Si vais a ponerle hojas de espinacas, como he echo yo en ésta ocasión, hay bolsas que ya vienen lavadas y secas.
Rallar el queso elegido.
Pelar los 2 dientes de ajo y quitarlos el germen interior, para que no repita y preparar todos los ingredientes, para mezclarlos.
Hay que triturar todos los ingredientes juntos e ir añadiendo el aceite poco apoco, os aconsejo poner 2 cucharadas para que mezclen los ingredientes y luego ir añadiendo a vuestro gusto más cantidad.
Sinceramente las cantidades son muy orientativas, si os gusta con más sabor de queso o no lo decidís vosotros, igualmente, con los piñones, nueces, si las vais añadir, sal y el ajo.
Solo un aviso no trituréis durante muchos minutos las hojas de albahaca, porque se oxidan y luego amargan, os aconsejo triturar un par de minutos, parar, bajar con una espátula los ingredientes, volver a triturar y parar. 
Dependiendo del aceite que se vaya añadiendo, la salsa crece de tamaño y por supuesto pasa de ser más espesa, a más ligera, por eso os digo, que cada uno elige la proporción de los ingredientes.
Cuando la tengáis toda mezclada y bien triturada, ir probando, por si os gusta, con más sal, más queso rallado etc.
Cuando la tenemos preparada, se guarda en un frasco de cristal, con tapadera en el frigorífico, se utiliza la cantidad, que se necesite y el resto se puede congelar perfectamente, durante varios meses. 
Con esta salsa, podéis acompañar infinidad de platos.
Con todos los ingredientes que yo he utilizado.

Precesador lleno de hojas.


 
2 Golpes de Triturado y añadiendo más queso.

 
Cuando ya se ha triturado todo añadiendo más aceite.