jueves, 12 de enero de 2017

HOJALDRE RELLENO DE BACALAO, PIQUILLOS Y SALSA BECHAMEL


HOJALDRE RELLENO DE BACALAO

PIQUILLOS Y SALSA BECHAMEL

Este pastel de hojaldre relleno de bacalao del que hay que primero desalar, lo presente a mi familia el día 25 de Diciembre como segundo plato después de una maravillosa sopa de marisco y antes de ésta aperitivos varios.
Os podéis imaginar la cara de los míos a ver lo que tenía preparado como se suponía que era el segundo plato.
No sabían si llorar o reír, porque al decirlos, como estaba relleno, no sabían que hacer, para poder probarlo, pues estaban ya llenos de comida.
Creo que éstas fiestas me he pasado cocinando, eso me han dicho.
Bueno, que no cunda el pánico chicos, ¡eso les dije¡ vosotros lo probáis y luego si os gusta, os lleváis un trozo cada uno para su casa.
¿Que si les gusto? ¿Vosotros que creéis? sinceramente, sí, yo como os digo infinidad de veces, soy mi peor critica.
¡Estaba de Vicio¡ juro que me inventé como rellenarlo, no seguí ninguna receta, sólo pensé, en lo que mejor podría quedar y que les podría gustar a todos y el resultado, fué increíble, creo que quedará como plato estrella de nuestra familia, a partir de ahora y me lo pedirán para momentos especiales.
Prepararlo es muy sencillo, solo lleva 4 ingredientes y una salsa bechamel, que si pincháis en el enlace a mi receta de ella, la podréis preparar rápidamente, sin problema.
¿Que si se lo llevaron para su casa?  Por supuesto, porque estaban tan llenos, que solo tomaron un trozo muy pequeño y luego antes de marcharse, claro reclamaron su porción.
A la hora de calentarlo,  al otro día si os ha sobrado, se puede hacer en el microondas, pero es mucho mejor si encendéis el horno a temperatura fuerte y lo metemos 5 minutos, ¡con cuidado¡ que no se queme, recordar, que ya está cocinado, de esta manera queda crujiente el hojaldre.
Deciros que con éstas cantidades, nos sale un pastel, que llena, toda la bandeja del horno.
Solo un apunte, este pastel estoy segura que sale así de delicioso, principalmente por que el bacalao elegido, es el que se compra en lomos grandes con sal y luego hay que tenerlo en agua varias horas.
Si se compra bacalao ya desalado, también puede salir bien, por supuesto, pero no garantizo un resultado tan sabroso.
Pero nunca poner bacalao fresco, pues si que sería totalmente diferente, en cuanto a sabor y resultado.
Vamos que os explico como preparar esta maravilla.

Ingredientes:

2 Paquetes de Hojaldre Rectangular.
800 Gr. de Bacalao salado.
1 Frasco de Pimientos del Piquillo Enteros.   
4 Puerros Grandes. 
4 ó 5 C/S de Aceite de Oliva de 0'4º para rehogar todo.

Salsa Bechamel:
500 Ml. de Leche.
40 Gr. de Mantequilla.
40 Gr. de Harina de Trigo.
Sal al gusto.
Nuez Moscada al gusto.
OPCIONAL:
Yo en ésta ocasión puse 20 gr. de harina de trigo normal y 20 gr. de Harina de Trigo Integral, ósea mezcle 2 tipos de harina y quedó una salsa ideal para el relleno, pero sólo es una idea.

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien el bacalao y dejarlo en remojo 48 horas antes, yo tengo la costumbre de cambiar, el agua cada 8 horas más o menos y dependiendo del grosor elegido, tendremos que cambiar más a menudo el agua o no, a partir de las primeras 24 horas, ir probando una pizca, y valorar.
Yo os aconsejo comenzar preparando la salsa bechamel, y cuando está fría, taparla con film transparente y al frigorífico, hasta que  vayamos a rellenar con ella el pastel, os digo el porqué, a la hora de rellenar nuestro paste, hay que poner todos los ingredientes, fríos, para que el hojaldre, no se rompa.
Pinchar en mi enlace y mirar como prepararla de una forma sencilla y rápida  Salsa Bechamel
Seguimos Limpiando bien los puerros quitando la primera capa y lavándolos bajo el grifo, secándolos y partiéndolos, en trozos muy pequeños, yo utilizo una picadora sencilla, de las que entran con las batidoras, si no tenéis, cortarlos sobre tabla, lo más fino que se pueda.
Poner una sartén u olla grande al fuego con 2 cucharadas de aceite de oliva y pocharlo a fuego lento, con una pizca de sal, apartar a un plato y reservar.
Se abre el frasco de pimiento del piquillo y se deja respirar, se sacan los pimientos y se limpian de restos de pepita y piel, si los hubiera, y se secan con papel de cocina, se trituran y se rehogan 3 minutos con una o dos cucharadas de aceite y reservamos.
Se rehoga en 2 cucharadas de aceite el bacalao, primero se seca con papel, se limpia de espinas o piel, si hubiera alguna y se desmiga, el tiempo 2 ó 3 minutos, sacamos a un plato y reservamos, cuando está frío, con la ayuda de nuestras manos, volvemos a revisar, que no quede una sola espina.
Cuando vamos a comenzar a rellenar nuestro pastel:
Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo.
Sacamos la bandeja del horno esmaltada, que vamos a utilizar para nuestro pastel
Escurrimos la grasa que ha soltado el puerro, los pimientos y el jugo del bacalao.
Sacamos del frigorífico la primera base de hojaldre y lo desenrollamos sobre el mismo papel que trae en el paquete, sin extenderlo más, así está perfecto, no hay que ampliarlo más y la ponemos ya sobre la bandeja que vamos a introducir luego al horno.
Ponemos una primera capa con el puerro, sin llegar a los bordes, para que lo podamos cerrar el pastel.
Luego se añade una segunda capa de los pimientos rehogados del piquillos.
A continuación una tercera capa con el bacalao rehogado ¡Ojo bien escurrido, que suelta mucho jugo.
Y por último sacamos la salsa bechamel del frigo, que estará espesa y con la ayuda de un tenedor, mezclamos y vamos añadiendo cucharadas y extendiéndolas suavemente, mirar las fotos, que he puesto más abajo, con el paso a paso.
Sacamos la otra base de hojaldre, desenrollamos con cuidado y la ponemos justo encima, intentando, que coincida bien.
Luego hay que cerrar todo el pastel, doblando hacía arriba todos los bordes, si se ha tenido la precaución, de dejar un poco sin rellenar, esto no es ningún problema, con la ayuda de un tenedor, marcar un poco las esquinas y en diferentes sitios.
Batir un huevo y con la ayuda de un pincel de silicona, pincelar todo el pastel.
Antes de introducirlo al horno pincharlo con un pincho de brocheta 3 o 4 veces, para que pueda salir el vapor.
Se introduce al horno, bajamos la temperatura a 180 grados, en la posición intermedia central y lo horneamos de 30 a 35 minutos, vigilarlo, cada horno es distinto.
Yo prefiero tener que poner 5 minutos más de lo que pensaba, que presentar un pastel quemado.
Cuando está dorado, taparlo con papel aluminio para que quede caliente y sacarlo del horno, para que no siga haciéndose.
Si lo vais a servir como segundo plato, cuando os vais a la mesa a comer los entrantes o primer plato, podéis volverlo a meter al horno tapado que seguirá caliente, para servirlo en su punto.
Y ahora prepararos, para degustar un pastel exquisito donde los haya. 
Animaros a prepararlo y contarme que  os ha parecido.
Sólo deseo, que os salga tan rico como el mío.
Yo puse 4 trozos como estos



Primera capa con el puerro pochado

Segunda Capa con la crema de piquillos rehogada.


Tercera capa el bacalao desmigado.

Cuarta capa la salsa bechamel extendida cubriendolo todo.

Pastel cerrado con los bordes hacía arriba y pincelado con huevo y pinchado por 4 sitios