martes, 28 de febrero de 2017

POLLO A LA NARANJA ESTILO ORIENTAL

POLLO A LA NARANJA

 ESTILO ORIENTAL

Para todos los que les guste la mescolanza de dulce y salado en un plato, las pechugas de pollo preparadas de esta manera, os van a encantar, en poco más de 15 minutos tenemos una comida o cena preparada, solo aconsejaros cocer un poco de arroz y rehogarlo con unas especies, para acompañamiento y a ponernos a chuparnos los dedos.
Una sugerencia, he observado en la red, que hay muchos compañeros y compañera que rebozan las pechugas en harina, antes de freírlas ¡No lo hagáis¡ No es necesario, es primero una perdida de tiempo y segundo añadís calorías a un plato que no lo necesita.
A la hora de preparar nuestra salsa, se añade un poco de Maizena, para que se espese, por lo tanto no es necesario duplicar la harina, hacerme caso por favor y no os vais a arrepentir de como queda.
Las cantidades que os pongo son orientativas, yo os podría decir que desde la primera vez que preparé este plato, lo fui haciendo a ojo, o mejor dicho a golpe de paladar, pues se puede ir añadiendo poco a poco más cantidad de cualquiera de los ingredientes, si nos gusta más o menos, dulce, ácida, fuerte, espesa nuestra salsa.
Otra sugerencia que os quiero hacer es sustituir la salsa kétchup por media cucharadita pimentón dulce, os aseguro que os quedará genial y nos quitamos otra vez de un ingrediente poco sano.
Esto lo descubrí por casualidad, una noche quise preparar ésta receta y me día cuenta que se me habían acabado los sobrecitos de kétchup, y pensé y como lo doy color yo a la salsa, probé con el pimentón y ya siempre la preparo así, todos hemos oído que de errores y fallos salen grandes recetas, pues yo no voy a ser menos y si no os desafío a que la hagáis vosotros y me contáis.
Vamos a cocinar.

Ingredientes:

Para 2 Personas:
2 Pechugas de Pollo pequeñas.
1 Puerro.
Sal al gusto.
2 C/S de aceite de 0'4º.
1 Naranja grande o 2 pequeñas.
2 ó 3 C/S de Azúcar Morena.
2 C/S de Soja.
2 C/S de Vinagre de Módena.
2 C/P de Maizena.
100 Ml. de Agua. 
1 C/P Pimentón en lugar de salsa Kétchup. 
Opcional: Ralladura de Jengibre fresco o en polvo una pizca.

 

Preparación:

Lavamos y secamos con papel cocina las pechugas, las partimos en trozos de bocado y les añadimos sal al gusto.
Ponemos una sartén al fuego con 2 cucharadas de aceite.
Doramos los trozos de pollo en la sartén.
Lavamos el puerro bien, lo secamos y lo picamos muy bien.
Sacamos los trozos de pollo a un plato y en la misma sartén ponemos una cucharada de aceite y sofreímos el puerro a fuego lento; Mientras pochamos el puerro, hacemos zumo de naranja, necesitamos como medio vaso, si vuestra naranja, no fuera de zumo, coger una segunda, reservar 3 lonchas de naranja, para rehogar y presentar. 
Sobre el puerro pochado, añadimos las dos cucharadas soperas de azúcar, caramelizamos un poco, removiendo, a fuego lento, apartamos del fuego y añadimos una cucharadita de pimentón dulce, rehogamos y añadimos el zumo de naranja, volvemos a poner al fuego y vamos añadiendo las 2 cucharadas de soja, las dos cucharadas de vinagre de módena, removemos y mantenemos a fuego lento,  en un vaso ponemos 2 dedos de agua y disolvemos las 2 cucharadas de maizena y se le  añade a nuestra salsa, seguimos removiendo y dejamos a fuego lento que vaya espesando añadimos el pollo y mezclamos bien, para que penetre todo el sabor, si os gusta el jengibre, es el momento de añadir un poco rallado o en polvo, añadir 3 o 4 trozos de naranja, remover, para que se caramelice y sacar a un plato, para luego añadirla en el último momento a la hora de llevarla a la mesa y presentar el plato.
Sugerencias: Yo tengo la costumbre de poner primero 2 cucharadas de azúcar, si luego es necesario pongo otra, todo depende de la acidez de la naranja, o de como os guste a vosotros.  
Al igual sucede con la soja y el vinagre de módena, se puede añadir una cucharada más, pero hacerlo poco a poco. 
Si os gusta la salsa muy espesa, volver a desleír una cucharadita de maizena en un dedo de agua y añadirla.
Si os ha quedado espesa y os gusta más líquida y fluida, podéis añadir un poco de agua o un poco de zumo de naranja.
Por eso este plato se prepara sin medidas precisas, como os he explicado anteriormente, pues lo vamos haciendo a golpe de paladar.
A la hora de llevar a la mesa, ponemos por encima del pollo las rodajas de naranja y vais a comprobar, que además de bonito el plato está riquísimo.