lunes, 13 de febrero de 2017

RODABALLO AL HORNO CON PIMENTÓN

RODABALLO AL HORNO 

CON PIMENTÓN

¿A vosotros os ha sucedido, que llevaáis tiempo pensando en comprar un pescado y nunca os decidís hacerlo por miedo a que no os guste? Pues tengo que deciros, que yo llevo más de 2 años detrás de este gran pescado, me parecía interesante el aspecto de sus manchas, la forma plana de su cuerpo, vamos que me sentía atraída por el, pero no tomaba la decisión de comprarlo y la semana pasada cuando fuimos al súper a realizar la compra de la semana, los tenían a un precio muy interesante, comparado, con las otras ocasiones, en que había comprobado su precio.
Lo vendían a precio cerrado por piezas, y daba igual lo que pesasen y claro como siempre decía mi mamá, haciendo gala de una de sus expresiones más comunes, ¡Ante la duda¡ Burro grande ande o no ande, vamos que pedí el de mayor tamaño, si me equivocaba lo hacía a lo grande, bueno todos eran de un tamaño parecido, pero elegí por supuesto el mayor.
Que me quedé sorprendida de su sabor y textura, es quedarse corta.
Nos pareció un pescado jugoso y muy rico.
Que se prepara de una manera muy sencilla.
Y que la receta me la canto mi pescadera, pues me dijo, niña, tú ponle una majada de esto y ya verás como te chupas los dedos y oye, yo soy muy obediente, con los pescadores.
Os cuento como lo he cocinado.

Ingredientes:

Para 2 Personas:
1 Rodaballo de 850 Gr.  
Pimienta al Gusto Sal al Gusto.
1 Copa de Vino Blanco yo un semidulce, o el que os guste. 
200 Ml. de Fumet.
3 Dientes de Ajo.
2 C/S de Aceite de Oliva de 0'4º.
2 C/P de Pimentón Dulce de la Vera.
1 Cebolla.
2 Patatas.
1 Tomate Rojo. 

Preparación:

Yo siempre tengo en el congelador un par de frascos con fumet, para que si me apetece utilizarlo en alguna receta, como es el caso, lo saco del congelador  por la mañana y a la noche ya está descongelado, listo para mi asado de la cena.
Si no tenéis, se puede añadir un poco de agua, pero el sabor no es el mismo por supuesto, aunque también quedará rico.
Si lo queréis preparar en el momento ya sabéis aquí os explico.
Fumet: Cabezas de gambas ó langostinos, pieles de ambos, espinas de pescados o restos de ellos, medio puerro la parte trasera, o media cebolla, un poco de coñac o vino y sal.
En una olla en 2 cucharadas soperas de aceite rehogamos el puerro cebolla en trozos, las cabezas de los langostinos y aplastamos bien para sacarles el jugo, se le añade sal, un chorro de coñac o vino se sube el fuego para que evapore el alcohol y después de un par de minutos se cubre con un par de litros de agua y todos los restos de espinas o pescados que queramos añadir, 20 minutos cociendo a fuego medio y listo un fumet, para un asado de pescado, una paella o lo que queramos, se cuela y se utiliza lo necesario y el resto se congela en frascos de cristal, para otras ocasiones.
El Rodaballo, se compra y se congela mínimo 48 horas, pedir que le quiten las vísceras.
Después de descongelado se lava bajo el grifo.  
Si vamos a preparar una cama de patatas y cebolla, se pelan y lavan y se parten en rodajas.
Hay 2 opciones, o las hacemos unos minutos en la sartén o como hice yo las pongo en un plato mojadas de agua y con pizca de sal y unas gotas de aceite y tapadas, las pongo en el microondas unos 8 minutos, ensuciamos menos y es más rápido y utilizamos menos aceite, más sanas vamos.
Esto lo hacemos, porque el pescado se hace en 20 minutos y si las metemos con el sin hacerlas un poco antes, nos quedarían crudas.
Cuando las tenemos las patatas y la cebolla, medio cocida, las ponemos en la fuente del horno, haciendo la cama del pescado, les rectificamos de sal, partimos un tomate, lavado y le ponemos al lado, para que suelte su jugo también y ponemos nuestro rodaballo lavado encima.
Salpimentamos el rodaballo.
Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo.
Luego añadimos una copa de vino blanco por encima y el vasito de fumet.
Preparamos el majado en el mortero,  machacando 3 dientes de ajo, con 2 cucharadas pequeñas de pimentón y una cucharada de aceite y pincelamos, con este majado nuestro pescado,
Lo introducimos al horno,  bajamos la temperatura  y lo horneamos a 180º unos 20 minutos. 
Como nos aseguramos que está asado, mirar la foto, con un cuchillo abrir suavemente por el centro y de la parte gruesa, con un tenedor pequeño, probar una cantidad.
El pescado es como la carne hay quien le gusta casi crudo y hay quien le gusta muy asado, prepararlo a vuestro gusto.
Luego se sirve en lomos con la piel y un poco de la cama de patatas y su jugo, la piel, sale estupendamente.
El sabor exquisito.
Un plato ideal para compartir con vuestra pareja cualquier día.