jueves, 16 de marzo de 2017

TARTA CASSATA SICILIANA

 TARTA

CASSATA SICILIANA 

Que la comida siciliana es muy sabrosa y muy cargada de especies, creo que es ya muy conocido, por todos, sobre todo si nos centramos en su historia.
La Isla está separada de Italia por el estrecho de Messina y en una parte de la isla hay influencias griegas, en otras árabes y como no en todas ellas meternos y es la mezcla de las diferentes culturas, lo que la hace diferente y un paraiso gastronómico, pero como yo no la he visitado aún, me centraré en lo leído y en lo explicado por nuestros chicos, que regresaron de su viaje, gratamente sorprendidos por su cocina.
Pero de sus postres tenía poco conocimiento, hasta hace unos meses, que ha sido cuando mi hijo y mi nuera, después de pasar unos días de vacaciones, en la isla de Sicilia, a la vuelta de su viaje, me obsequiaron con un libro de las autenticas recetas de la cocina Siciliana.
Prometo, ir preparando poco a poco algunas de sus exquisiteces, en ésta ocasión, mi nuera me pidió, que para celebrar su no cumpleaños, la preparase esta tarta.
Según nuestros chicos, en algunos lugares de la isla, esta tarta se prepara con mazapán, pero he querido ser fiel al libro regalado y creo, que así también es mucho más ligera.
Querida hija política, ha sido muy tarde, pero lo prometido es deuda y como se que te ha gustado y todos la disfrutamos, sorprendidos por su sabor, aquí está la receta.

Ingredientes:

1 Base de Bizcocho Genovés, abajo os pongo el enlace.
3 Terrinas de Requesón.
120 Gr. de Azúcar Glas.
50 Gr. de Pistachos Crudos.
Naranja Confitada al Gusto.
Un trozo de Chocolate Rallado al gusto.
1 Copa de Vino Moscatel.
Para el Almíbar:
100 Ml. de Agua.
4 C/S de Azúcar.
1 Chorrito de Licor.
Para el Glaseado: 
180 Gr. de Azúcar Blanca.
Agua la necesaria.
3 C/S de Pistacho Molido.
Colorante Alimentario Verde.

Decoración sobre el Glaseado:
Naranjas Confitadas.
Chocolate Rallado.

Preparación:

Lo primero nos ponemos a preparar un bizcocho genovés, que luego una vez frío, rellenaremos.
También, podéis comprar una base, pero no es lo mismo.
Lo ideal es prepararlo la noche anterior, o por lo menos varias horas antes, del rellenado de nuestra tarta.
Pincha aquí el enlace  Bizcocho Genovés Para Tartas
Habéis visto que es muy sencillo, ahora dejarlo enfriar y tápalo con film transparente hasta que lo utilices.
Lo siguiente son las Naranjas Confitadas, ojo las podéis comprar preparadas, igual, que con nuestro bizcocho, si decidimos confitarlas, hay que comenzar unas horas antes ¿os animáis? Genial, pinchar aquí Naranjas Confitadas o Escarchadas.
Si habéis confitado las naranjas, reservar el almíbar, lo vamos a utilizar, para el almíbar y el glaseado, de nuestra tarta.
Si no es así tranquilos, os cuento como hacerlo, sin éste almíbar.
Cuando tenemos el Bizcocho preparado, lo partimos por la mitad, yo tengo un aparato tipo segueta, comprado en AliExpress.com que es muy útil y me  ha salido muy barato.
Si no lo tenéis y os ayudáis con un cuchillo afilado, quitar el primer copete y os lo zampáis, eso se hace  para que quede plano el bizcocho y luego partirlo por la mitad.
Recordar que en todas las tartas la base de arriba, hay que darle la vuelta, para que quede igualado.
Elegir la bandeja de presentación y si vais a poner borla hacerlo y sobre ella poner la primera capa del bizcocho.
Preparamos un almíbar en el microondas, con un vaso de agua y 4 cucharadas de azúcar y lo ponemos un par de minutos, al sacarlo le añadimos media copa de vino moscatel u otro, que os guste y con el pincelamos la base del bizcocho, hay que humedecerlo ligeramente.
Yo como confite las naranjas, con el almíbar que me quedo, fue con lo que pincelé el bizcocho, añadiendo un chorrito de licor.
Nuestro relleno de la tarta:
En un bol, volcamos las 3 terrinas de requesón y añadimos el azúcar glas, poner la cantidad, que mejor os guste, si queréis, añadir más cantidad de la que yo os aconsejo, pues hacerlo, mezclar bien y añadir unas gotas del vino moscatel.
Con esta crema rellenamos nuestra tarta, dejar un poco, para cuando la tengamos montada, poner por los laterales y cerrar huecos.
Sobre la crema, se añaden los pistachos en trozos muy pequeños, la naranja confitada en trocitos y se ralla un poco del chocolate, que más os guste.
Se cubre la tarta, con la otra base del bizcocho, se pincela con el almíbar y se deja reposar, mientras preparamos un glaseado.
El glaseado no es otro que la mezcla de azúcar blanca, con agua, colorante alimentario verde y pistacho molido.
Coger un bol pequeño, poner 6 cucharadas soperas de azúcar glas e ir añadiendo agua poco a poco ¡Cuidado¡ tiene que quedar espero, si os pasáis con el agua, añadir más azúcar glas, se añade las gotas del colorante, sobre el azúcar glas, o sobre el agua es indistinto, cuando lo mezcláis bien, añadir una cucharadas del pistacho molido.
Aquí lo mismo en lugar de añadir agua, al glaseado, yo añadí el almíbar, que me quedó de confitar las naranjas.
Con este glaseado ir cubriendo toda la tarta, si os quedáis cortos, volver a preparar un poco más, igualando las gotas de colorante.
Si chorrea, tranquilos, luego endurece.
Sobre el glaseado, se ponen las naranjas confitadas y se ralla un poco de chocolate, hacerlo a vuestro gusto.
A continuación llevamos la tarta al frigorífico, para que se endurezca el glaseado.
Esta muy rica, cuando la hemos dejado reposar un mínimo de 4 horas y aguanta perfectamente, de un día para otro.
 
Partiendo el bizcocho por la mitad

Primero Quitamos el copete y Luego Partimos Por la Mitad.

Rellenado la Tarta

Añadiendo Trozos de Pistacho, Naranja Confitada y Chocolate Rallado.

Preparando el Glaseado.

Cubriendo con el Glaseado,


 




Decorando con la naranja y el chocolate sobre el Glaseado.