jueves, 6 de abril de 2017

MEJILLONES TIGRE EN CONCHA


MEJILLONES TIGRE

 EN CONCHA

Este es uno de esos platos, que llevaba mucho tiempo, queriendo elaborar y por pereza, lo he ido dejando, hasta que hace 2 días, me dije, de aquí no pasa, hoy es el día.
Estando en el súper, en la pescadería, vi dos variedades, una de ellas venia en malla de kilo y otra al peso y un poco más grandes de tamaño, me decidí, por supuesto por los más grandes, la diferencia de precio mínima y todos sabemos, que una vez cocidos, menguan y no siempre el bicho es grande.
Investigando en la red, leí en una ocasión que una sola hembra puede llegar a poner 10 millones de huevos.
Y todos sabemos que son una especie gregaria, pues en un solo metro cuadrado hay miles de su especie. 
El mejillón es un molusco, que nos aporta cantidad de vitaminas, entre ellas las del grupo C y B, siendo la B12, la más importante, comparada con otros alimentos, en cuanto a los minerales, que nos ofrece, destacan el fósforo, el selenio, zinc, manganeso y el hierro, ácido fólico etc.
El mejillón nos ofrece la misma cantidad de proteínas, que la carne.
Pero lo que es mejor aún, es su bajo contenido en grasas saturadas.
Y que no se me olvide el yodo, que nos aporta, que es tan importante para nuestro metabolismo.
Por lo tanto son muy aconsejables para las mujeres embarazadas.
Otra cuestión, que os quería explicar, es la forma de limpiarlos.
Si cuando los compramos, no los vamos a cocinar, en el momento, mi consejo, es dejarlos, en la parte más fría del frigorífico, sin limpiar, pues si les arrancamos todas las barbas, que les cuelgan, les matamos.
Un ejemplo, yo les compré un lunes por la tarde, llegue a casa y los dejé dentro de la bolsa de papel que me ponen en la pescadería, en la parte baja de mi frigorífico, que es donde está más frío.
A la mañana siguiente, cuando los iba a cocinar es cuando los limpie.
Un apunte más seguí la receta de Paco Roncero, pero el añade un poco de nata al final de la bechamel y yo no lo hice, no quise añadir más grasa a la receta y me quedaron genial os aseguro.
Como necesitaba unos 230 ó 240 gramos de mejillón limpio y los míos salieron pequeños, añadí una lata de mejillones, es un consejo, por si os sucede como a mí, también podéis comprar 400 gr. más, pues nunca se puede asegurar el tamaño del bicho de dentro.
Os voy a explicar como los he cocinado yo.

Ingredientes:

1.100 de mejillones en su concha = 150 Gr. Limpios.
1 Lata de Mejillones de 80 Gr. Al natural o en Escabeche.
1 Puerro = 76 Gr.
1 Cebolla = 120 Gr.
1 Zanahoria = 70 Gr.
1 /2 Pimiento Rojo = 92Gr.  
1 Diente de Ajo.
30 Gr. de Mantequilla.
2 ó 3 C/S de Aceite de Oliva de 0'4 º.
Sal al gusto.
100 Gr. de Harina de Trigo.
400 Ml de Leche.
400 Ml. del Agua de Cocer los Mejillones.
1 hoja de Laurel.
1 Diente de Ajo.
PARA EL REBOZADO:
Harina (La que se necesite)
2 Huevos tamaño L (Batidos)
Pan Rallado (El que se necesite)

Preparación:

Lo primero que hacemos es limpiar los mejillones, con ayuda de la punta de un cuchillo, raspamos todas las barbas, estirando para arrancar, el trozo, que guardan dentro, rascamos las conchas y introducimos en agua, así uno a uno.
Luego se pasan bajo el chorro de agua uno a uno y se ponen en una olla a cocer con agua que les cubra, junto, con una pizca de sal, una hoja de laurel partida un poco y un diente de ajo, se tapan y se ponen a cocer.
Cuando rompen a cocer, bajamos el fuego, esperamos un minutos, destapamos la cacerola y comprobamos que están todos abiertos y los retiramos del fuego.
Se abren muy rápido, una vez abiertos, los sacamos a escurrir en un bol y reservamos el agua, que luego más tarde se cuela y se añade a la salsa bechamel. 
A su vez reservamos las conchas más bonitas, grandes y limpias y las volvemos a lavar bajo el grifo y las podemos limpiar con un estropajo suavemente, se aclaran, se dejan escurrir y se secan con papel de cocina y las reservamos.
Yo os aconsejo guardar varias conchas, secas en una bolsa, para diferentes presentaciones.   
Seguimos, se lavan y secan las verduras y hortalizas y se trinchan muy pequeñas.
Yo las trituro con un procesador de alimentos, accesorio de la minipimer.
y en una sartén honda ponemos un par de cucharadas de aceite y se va pochando la cebolla, el puerro, la zanahoria y el pimiento rojo, se añade pizca sal y se deja que poche de 10 a 15 minutos a fuego lento, si necesitamos una cucharada más de aceite, se le añade, mientras se rehoga todo, vamos partiendo los mejillones en trozos, con la ayuda de un cuchillo.
Yo de Kilo y cien gramos, solo puede sacar 150 Gr. limpios, como necesitaba un poco más de cantidad, abrí una late de mejillones, en escabeche, los aclaré debajo del grifo y los puse encima de papel cocina para secar y más tarde trocear y añadir a los míos cocidos.
Si vosotros conseguís sacar unos 230 Gr. de mejillones, una vez cocidos, os podéis ahorrar este paso, los mios salieron muy pequeños y cundió poco.
Cuando tenemos las verduras pochadas, se añaden los mejillones troceados  y se rehogan.  
Se añade un par de cucharadas de mantequilla o 30 Gr. y rehogamos y al momento 100 Gr. de harina y vamos rehogando a fuego muy lento todo, durante cinco minutos, a fuego bajo, luego se añade los 440 Ml de leche ¡Ojo calient¡ Yo la pongo en una jarra en el microondas, mezclar bien hasta integrar la harina y se añade los 400 Ml, de agua de los mejillones, colado y caliente, mezclar todo y remover, continuamente, haciendo una bechamel, rectificar de sal y seguir removiendo, constantemente, unos 25 minutos, a fuego lento.
Cuando vemos que se despega de las paredes de la sartén y hace surco en el fondo con la cuchara de madera, está en su punto.
Dejamos enfriar un par de minutos y rellenamos nuestras conchas que tenemos limpias, con ayuda de una cuchara pequeña.
Yo rellene solamente 6 unidades, el resto de la masa la volqué en una fuente y se tapa con film transparente, la fuente y los mejillones rellenos, esto se hace para que no haga costra la masa, el film, tiene que tocar la masa, colocarlo, bien pegado, suavemente.
Cuando está la masa fría, se lleva al frigorífico, para que endurezca y espese.
Mínimo 2 horas, máximo de un día para otro.
Yo las preparé a las 16:00 horas y a las 21:00 me puse a rebozarlas para freír unos.
Como os he explicado que solo rellene 6 unidades, el resto lo fui formando en bolas, para guardar en el congelador y luego otro día, tener preparado un aperitivo genial, para que nuestros chicos los disfruten, cuando vengan a casa,  solo falta freírles y ponerles en la conchas guardadas, que tengo, ¡Por supuesto también, se pueden congelar los rellenos en concha¡
El rebozado de nuestros tigres es muy sencillo.
Ponemos 3 platos o boles pequeños con: uno con harina, otro con huevo y otro con pan rallado.
Los que van en su propia concha, solo se reboza, el relleno ¡ojo¡ no la concha, ósea ponemos boca abajo, los cogemos por la concha, que como ya está la masa dura no se cae y los pasamos primeros por la harina, luego por el huevo y luego por último por el pan rallado, y los vamos dejando en un plato o fuente. 
Si los vais a guardar al igual que yo en bolsas para otra ocasión, vamos cogiendo porciones con la ayuda de dos cucharas, como se hace con la pasta de las croquetas y luego un poco ayudando con las manos, les vamos dando la forma y las pasamos por el harina, luego el huevo y por último el pan rallado.
A la hora de freír, lo hacemos en pocas cantidades en abundante aceite que les cubra, a fuego medio alto y al sacarlos, se dejan escurrir el aceite en papel cocina.
Si los vais a congelar, yo los pongo en la bandeja plana del congelador sobre papel aluminio, los congelo 3 ó 4 horas y luego cuando ya veo que se pueden manipular, los guardo en bolsitas de plástico.
A la hora de presentarlos.
Se fríen, se dejan escurrir y se sirven en las conchas que tenemos limpias guardadas, para estas ocasiones.
Acordaros de no tirarlas y lavarlas y os sirven para reutilizarlas, en otras ocasiones, como la concha no se fríe, no se deteriora.
Los que freímos rellenos  en concha, aunque no se reboza toda ella, los bordes rebosan y se quedan algo pegados y esos hay que tirarlos, una vez consumidos.
A mi me encantaron, ya estoy deseando que vengan a comer nuestros chicos para ponérselos a ellos.