lunes, 7 de agosto de 2017

PECHUGAS VILLEROY

PECHUGAS VILLERROY

Definitivamente, éste es uno de esos platos preferidos por los niños y los que no son tan niños, al igual que con las croquetas, con éste plato siempre acertamos, las podemos tener preparadas con antelación, casi completamente,  a falta de freírlas en el último momento.
Se pueden preparar en filetes grandes o en pequeños bocados.
A mi me gusta comprar las pechugas enteras y luego partirlas en el tamaño que más me guste.
Las pechugas, tienen que quedar crujientes por fuera y jugosas por dentro, vamos para chuparnos los dedos.
En cuanto al nombre de este plato deciros que lleva el  nombre de un secretario de estado francés, que tuvo mucho poder puesto que aconsejo a tres reyes de Francia, pero no hay datos exactos del por  que estas pechugas llevan su nombre.
Yo solo les atributaría el merito,  que conlleva un plato que nace en la cuna de la gastronomía.
Un consejo, en cuanto a la cantidad, que vayamos a preparar, siempre nos quedaremos cortos, aún recuerdo, cuando mis hijos vivían en casa y ponía una fuente llena de pechugas y me decían, no hay más mamá y si siempre, escondía un plato más en el horno, para quien quisiera repetir y claro mis dos tragones y el papá  repetían. 

Ingredientes:

2 Pechugas de Pollo.
Sal al gusto.
PARA NAPARLAS CON SALSA BECHAMEL:
40 Gr. de Mantequilla.
50 Gr. de Harina de Trigo.
500 Ml. de Leche Desnatada.
Sal al gusto.
PARA EL REBOZADO:
1 Ó 2 Huevos Tamaño L.
Pan Rallado el necesario para cubrirlas.
PARA FREIRLAS:
Aceite de Oliva de 0'4º.  
  

Preparación:

Partimos de la base, de que ya tenemos las pechugas lavadas.
Ponemos una olla con agua a hervir y las cocemos a fuego medio bajo, unos 8 minutos, si son muy grandes y menos tiempo, si son pequeñas, realmente no se cuecen, se escaldan, puesto que luego se terminan de cocinar, se retiran del fuego, se sacan del agua y se dejan enfriar.
Una vez frías, las hacemos lonchas, del grosor que nos gusten, o trozos de bocado, reservamos.
Hacemos la salsa bechamel: Se calienta 500 ml de leche en microondas o cazo, reservar.
En un cazo se pone 40 gr. de mantequilla, se derrite y se le añade 50 gr. de harina a fuego muy lento durante unos 3 minutos, se rehoga, para que se cocine bien la harina, esto se llama hacer un roux y se añade de golpe el medio litro de leche que tenemos ya caliente, removiendo sin parar con unas varillas o en su defecto un tenedor, a fuego muy lento, conseguiremos una rica bechamel, añadir una punta de sal, mezclar, probar y si está a vuestro gusto, retirar del fuego y dejar enfriar, un poco.
Cuando la bechamel ha perdido un poco de calor y no quema, pero sigue caliente, se cubren los filetes o pechugas por ambos lados, a este proceso se le llama napar, las dejamos enfriar en otro plato o fuente.
Os aconsejo que una vez frías, guardarlas en el frigo por 1 hora, para que endurezcan y tomen más consistencia.
El Rebozado: Se preparan dos platos hondos, en uno se pone un huevo batido y en el otro pan rallado, si nos quedamos sin huevo, se añade otro y lo mismo el pan rallado.
Las pechugas se envuelven con mucho cuidado primero en el huevo y luego en el pan rallado ¡Con mucho cuidado¡ Que no se desprenda la bechamel, las ponemos en un plato hasta el momento en que queramos freírlas y comerlas.
También en este momento se puede decidir congelar estas pechugas y el día que se quieran comer, sacarlas y freírlas.
Para freírlas, añadir bastante aceite a una sarten o  cazo y se fríen a fuego medio, para que no se quemen y se hagan bien por dentro.
Si la tuviéramos congeladas, el fuego más bien bajo, para que no queden frías por dentro.
Una vez fritas, las ponemos sobre papel absorbente, para escurrir aceite.
Servirlas calientes, se pueden acompañar con una rica ensalada de brotes o con lo que más os guste y a disfrutarlas. 
Paso1º para Bechamel Fundir la Mantequilla

Paso 2º añadir la harina y hacer un roux.
Paso 3º se añade de golpe la leche caliente y se mezcla


Las pechugas ya napadas y frías, listas para rebozar y freír.