viernes, 20 de octubre de 2017

PAN HINDÚ NAAN



PAN HINDÚ NAAN

La comida hindú me encanta y tengo la suerte de que a San, también le gusta, ayer para cenar preparé un menú completo hindú, su pollo con cantidad de especies, su arroz y su pan, que delicia.
Os voy a dar aquí la receta del pan solo, porque considero que merece una entrada aparte, ya que es un pan muy versátil, que nos sirve para acompañar cualquier plato se sabor intenso, se prepara en la sartén y se sirve caliente, envuelto entre un paño de algodón, nos dura toda la comida o cena.
A este pan se le pueden añadir diferentes aceites saborizantes, leches distintas, frutos secos, dulces, en fin, que con la receta base, luego podemos preparar muchas variedades.
Yo quise añadirle leche de coco, en lugar de leche normal, porque siempre que salimos a comer a un restaurante hindú, nos pedimos el pan naan con sabor a coco, es ligeramente dulce y no se mastica el coco para nada, de echo a mí no me gustan los dulces que llevan coco, pero este pan de ellos nos parece genial.
Con lo cual yo anoche, intenté imitarlo, pero aunque me salió un pan naan delicioso, no sabia a coco, ni era tan dulzón, como el del restaurante, creo que el próximo día intentaré añadir más azúcar y coco rallado.
Guardar esta receta que os voy a explicar, pues es fantástica, luego vosotros añadir los variantes que más os gusten e ir probando, y al cocinarse en una sartén vuelta y vuelta es estupendo.
Os la explico.

Ingredientes:

300 Gr. de harina de Trigo Normal.
1/2 de Levadura de repostería tipo Royal.
1 C/P de Sal.
1 C/P de Azúcar blanco.
1/2 C/P de levadura de panadería.
1 C/S de Aceite de  Coco, de Oliva,  de Maíz, el que os guste.
30 Gr. = a 2 C/S de Yogur Natural, con o sin azúcar da lo mismo. 
150 Ml = a 1/2 Vaso   de Leche, Entera ó Desnatada ó Coco ó Soja.
OPCIONAL:
Se le puede añadir, frutos secos, pasas, canela, coco, más azúcar.

Preparación:

Yo realicé mi amasado con mi amasadora, unos 6 minutos, pero se amasa perfectamente a mano en un bol y luego se vuelca en la mesa y se estira la masa y se pliega varias veces, hasta formar una bolsa suave, consistente y elástica unos 8 minutos amasando.
Como hacerlo en el bol se pone la harina, la sal el azúcar, y la levadura de repostería, se mezcla y se hace un hueco en el centro y se añade el aceite elegido, el yogur, y la leche del tipo que más nos guste y la otra media cucharadita de levadura liofilizada, en ésta ocasión de panadería.  
Se mezcla todo hasta que la masa se despega de las paredes y tenemos una bola. 
Cuidado con la harina, cada tipo es distinta, yo os aconsejo poner primero 250 gr. y luego si se necesita añadir el resto. 
Ya sabéis la masa, como si fuera plastilina.
Se tapa la masa con papel film y se deja reposar, hasta que duplique el tamaño, cuanto? De 90 minutos a 2 horas, depende del frío que tengáis en vuestra casa.
Una idea es encender el horno a 70º luego apagarlo  y estando  tibio aún, meter dentro el bol con la masa, sobre una bandeja, que no hay estado dentro del horno el calor residual que queda dentro del horno,  lo que va a conseguir, es que suba antes la masa, yo en ocasiones lo hago así y me sube antes. 
Como vemos que ha levado la masa la sacamos el gas suavemente con los nudillos y hacemos una bola.
Preparamos una sartén antiadherente y la encendemos a temperatura alta pero no excesiva.
Preparamos un trozo de papel vegetal y un rodillo o una botella limpia, que sirva para estirar la masa.
Cogemos una porción de masa y con el rodillo,la aplastamos y estiramos en forma de elipse o redonda y a la sartén.
¡Ojo la sartén sin nada¡ Como la masa lleva aceite, no necesita nada.
Ponemos el pan y cuando vemos que comienzan a subir alguna burbuja, con la ayuda de una espátula o espumadera, se le da la vuelta, nada primero 1 minuto, luego 30 segundos, lo aplastáis un poco con la espátula y listo, si se da la vuelta y no está dorado, se vuelve a girar.
El pan se va haciendo de uno en uno, mientras que ponemos uno en la sartén y esperamos que suban las burbujas, cogemos otro pedacito de masa y estiramos, se hace en el momento, el tamaño a formar será, el que os guste, cada uno es distinto.
Cuándo los sacamos de la sartén, se tiene un plato preparado con un paño limpio y los vamos poniendo uno sobre otros tapados,  para que no se enfríen.
Los míos estaban deliciosos, me hubieran gustado con dulzor, otro día pondré más azúcar y con sabor a coco, pues la leche de coco, no da nada de sabor, yo creía que sí, pero no es así, es más sana, pero no da sabor. 
Disfrutarlos como nosotros, con un guiso sabroso y un poco picante es delicioso.