jueves, 2 de noviembre de 2017

CREMA DE CALABAZA CON ESPINACAS

 CREMA DE CALABAZA

 CON ESPINACAS

Es tiempo de calabazas y los supermercados y mercados, están llenos de ésta hortaliza tan versátil, a la hora de consumirla, ya sea de forma salada en cremas y guisos o ó en dulce en las recetas de repostería y como no, como anfitriona indiscutible de la noche de halloween.
Esta hortaliza tiene 2 siembras distintas, por eso hay calabaza de otoño e invierno, que es la que tenemos ahora a nuestro alcance y la calabaza de verano que lleva más agua.
La que ahora utilizamos en éstas fechas es de sabor más dulzón, pero ambas variedades, nos aportan vitaminas muy importantes para el organismo y al igual que la zanahoria, la calabaza es muy rica en  caroteno, sustancia que fortalece la vista y es un antioxidante natural, para el organismo.
Es curioso que yo haya tenido un abuelo, que era agricultor y una de sus cosechas más importantes era la calabaza y ¡Nunca¡ en casa de mis abuelos la comíamos, el llevaba carros enteros de ellas para vender, eran de un tamaño gigante o a mí de pequeña me lo parecían, pero nunca sabré que hacía con ellas, o  a que mercado iban dirigidas en la época franquista, es una incógnita, que nunca lograré ya despejar. 
Y dejando atrás los recuerdos del pasado, os puedo asegurar, que ahora soy una apasionada de ésta hortaliza.
Hoy os voy a poner una receta salada y mañana una dulce.
Después, de lo que ha costado pelar la criaturita, como para no aprovecharla.
La crema la podemos preparar más o menos espesa a nuestro gusto y os voy a indicar los ingredientes básicos y los opcionales, por si no os gustan unos u otros o no los tenéis en casa en el momento de la preparación, poder eludirlos.

Ingredientes:

700 Gr. de Calabaza Cruda.
1 Puerro.
1 Zanahoria.
4 C/S de Aceite de Oliva de 0'4º.
Sal al gusto.
1 Puñado de Espinacas crudas.
Agua para Cubrir todo.
1 Vaso de Leche Desnatada, o Nata para Cocinar. 
OPCIONAL:
1 Trozo de 1 cm. de Jengibre fresco.
Pizca de Pimienta molida. 
Pizca de Cúrcuma.
Pizca de Nuez moscada.
 

Preparación:

Lo primero deciros, que si la crema de calabaza, la van a tomar niños, saltaros las especies, que pongo en opcional.
Pelamos la calabaza, con mucha paciencia, pues cuesta bastante y trocearla, a vuestro gusto, después de pelarla, el peso es distinto.
Si tenéis la suerte de encontrarla limpia y troceada a buen precio, pues genial.
Limpiamos el puerro, haciendo una cruz en la parte trasera, y lavándolo bajo el grifo, para quitar la tierra y secar con papel.
Pelar la zanahoria, lavar y secar con papel.   
Poner al fuego una olla con 1 cucharada de aceite y rehogar el puñado de espinacas, con pizca de sal, retirar y reservar para el final emplatar con ellas.
Añadir a la olla otra cucharada de aceite y rehogar el puerro y la zanahoria, sacar a un plato y reservar.
Volver a poner un par de cucharadas de aceite y rehogar un poco la calabaza, mezclar todo lo anterior, menos las espinacas, que dejamos para el final,  si nos gusta, añadimos un trocito de jengibre, rehogamos, se añade la sal y si no van a comer los niños, se le añaden las especies, a nuestro gusto, pizca de mezcla de pimientas, pizca de nuez moscada y pizca de cúrcuma, mezclamos bien todo y se cubre con agua todo, cuando comienza a hervir añadimos un vaso de leche desnatada y cocer todo a fuego medio unos 25 minutos, si en lugar de leche, se va añadir nata, hacerlo después al final, una vez esté todo triturado.
Cuando vemos que está todo cocido, se aparta del fuego y con el brazo de la minipimer trituramos bien.
Se vuelve a poner al fuego, pero a baja temperatura, para que no se agarre al fondo y probamos y rectificamos de agua, o leche, según nos guste de espesa nuestra crema.
A la hora de servir nuestra crema, se pone en las soperas o platos hondos al fondo unas hojas de espinaca, luego cubrimos de crema y decoramos por encima con otras hojas.
También podemos freír unas lascas ó tiras de calabaza fina y añadirlas por encima, a modo de presentación, yo añadí ambas opciones.
La crema que nos queda se puede guardar en el frigorífico para tomarlas 3 ó4 días después nuevamente y también se puede congelar.
Aprovechar éste otoño, para prepararla y disfrutarla.