martes, 21 de noviembre de 2017

MERMELADA DE MANGO CASERA


 MERMELADA DE MANGO 

CASERA


Si hace unos años me hubieran dicho, que yo iba a preparar mermeladas en mi casa y envasarlas para guardar en la despensa, como hacían nuestras abuelas, no lo hubiera creído, es más lo hubiese negado firmemente.
Para preparar esta mermelada, ni siquiera es necesario, que te guste la cocina, eso si se necesita disponer de un par de horas de tiempo, pero luego es muy grato, abrir el armario, que tengamos como despensa y coger un frasco de una mermelada, preparada por uno mismo, donde sabemos, lo que lleva y como está realizada.
No esperéis como me ha pasado a mí a que pasen los años, de vuestra vida, para prepararla, podéis disfrutar de ella ya.
Es más hay cantidad de parejas que no tienen hijos, o con hijos y tienen un horario bueno.
Es curioso como los seres humanos, nos transformamos, a lo largo de los años.
Es verdad que antes mis prioridades eran otras unos niños que cuidar y un trabajo muy estresante y con un horario difícil, para conciliar la vida familiar, lo que ahora tanto se intenta defender y no siempre se consigue.
Y es ahora que he dejado de trabajar y los chicos han abandonado el nido, cuando me dedico a realizar, cantidad de platos, que antes ni me los hubiese planteado y mucho menos, preparar las riquísimas mermeladas. 
Como siempre que preparo mermeladas, os digo, que yo pongo menos azúcar, que otras recetas, os aseguro, que no es necesario, quedan dulces con las cantidades que os pongo, aunque siempre, se puede añadir a medía cocción más.
Pero hay que elegir fruta que sabemos que es dulce. 
Nosotros fuimos al súper y nos llevamos dos unidades, probamos uno y estaba de vicio y mi marido me dice ¡Niña de esta marca hay que hacer mermelada¡ Al momento me dice, vistete nos vamos a por más y si no le acompaño, sale como  un corre caminos loco, a por más cantidad, pues se ha convertido en  un adicto a las mermeladas caseras.
Os cuento también, que esta es la primera vez, que la preparamos de esta fruta.
Vamos a ello, por supuesto podéis hacer la mitad, partiendo todas las cantidades.

Ingredientes:

3 Kilos de Mangos con Piel 2 Kg. Limpios.
600 Gr. de Azúcar blanca ó Morena.
1 Naranja.
1 Limón.
5 Clavos de Especie.
14 Frascos de Cristal de 120 Ml. limpios y Esterilizados.


Preparación:

Si la mermelada se prepara entre dos, es más divertido, convencer a vuestra pareja.
Nosotros en casa consumimos bastante atún en conserva y compramos el que viene en frascos pequeños de cristal y guardamos los frascos, para las mermeladas.
Se comienza hirviendo todos los frascos de cristal junto sus tapas quitadas, poniendo un paño en el fondo de la olla o cacerola, para que no se rompan los frascos, el tiempo unos 15 minutos. 
Según la cantidad que se vayan a preparar, se necesitaran una olla o dos.
Para sacarlos del agua hirviendo hacerlo con precaución, con unas pinzas, que previamente, también metemos las puntas en el agua hirviendo.
Se prepara un paño limpio, sin pelusas, se escurre un poco el agua hirviendo y con la ayuda de las pinzas se van sacando los frascos y sus tapas y se ponen boca abajo a escurrir sobre el paño. 
Se pelan los mangos y se trocean y se pesan.
Con ésta fruta que es muy dulce, yo pongo, por cada kilo de fruta un cuarto de azúcar, luego si es necesario, se añade 50 gramos más.
En una olla alta se pone, el mango troceado, el zumo de 1 naranja grande, el zumo de un limón y el azúcar y se comienza a cocer, cuando da el primer hervor, se baja la temperatura y se añaden los 5 clavos de especie.
La mermelada, hay que ir moviéndola, continuamente, con una cuchara de madera, se puede descansar un par de minutos y volver a remover.
El mango es un fruto con hebras, al cocer, os daréis cuenta, cuando llevamos 15 minutos removiendo, probar una cantidad con cuidado y comprobar el dulzor y si es necesario, se añaden un par de cucharadas más de azúcar, se sigue removiendo y a la medía hora, se baja el fuego y comienza, la caza de los clavos de especie, como son negros, suelen encontrarse rápidamente, pero, es cuestión de ir removiendo y buscándolos, para apartarlos, luego se aparta del fuego la mermelada y se tritura con una batidora de mano, dependiendo de como os guste de espesa, luego se vuelve a poner al fuego otros cinco minutos pero ¡Ojo se puede pegar¡ a fuego muy bajo y ahora si removiendo constantemente.
Apartamos del fuego y estando caliente y con cuidado, se dan la vuelta los tarros de cristal y se llenan hasta el borde, se tapan bien, cuidando que al enroscar, no hay mermelada, y se van poniendo boca abajo, para que se haga el vacío.
Se dejan tapados con un paño a oscuras y  boca abajo toda la noche, o un mínimo de 8 horas.
Luego se dan la vuelta y si hay algún tarro sucio, se limpia con un papel húmedo con cuidado y es el momento de etiquetarlos, para guardar.
Si os sucede como a mí, que el último tarro no se llena, ese frasco hay que taparlo y cuando está frío se guarda en el frigo y hay que consumirlo.
En despensa nos aguantan más de 1 año.
Cuando se abren y se guardan en el frigo, también nos aguantan 2 ó tres semanas. 
Con la mermelada de mango, se pueden preparar canapés para las Navidades, vinagretas increíbles, salsas y un sinfín de platos.
Que la disfrutéis.