lunes, 4 de diciembre de 2017

TARTA DE QUESO CASERA TIPO LA VIÑA



TARTA DE QUESO CASERA

TIPO LA VIÑA

Esta tarta de queso es típica de San Sebastián, el restaurante la Viña, la ofrece como colofón de sus menús o sus muchos pinchos y es de lo mejorcito que tenemos en España.
Esta tarta en  la red le hace la competencia a la tarta de queso estilo japonés, que se hace con solo 3 ingredientes y es tan comentada.
Pero sinceramente la nuestra es mucho mejor, mas sabrosa, no tiene ni comparación, en cuanto a sabor y textura y yo siempre defiendo nuestra gastronomía por encima, de la de cualquier país.
Yo me he permitido añadirle un extra de sabor, que le da un punto más a su favor, os la recomiendo a todos, es un éxito seguro, en cualquier sobremesa y se prepara en cinco minutos, eso sí, necesita 50 minutos en el horno y reposo, pero quedaréis encantados, con ella.
Hace un par de semanas, comiendo con mi hermano, me comentó, que llevaba bastante tiempo sin entrar en mi blog y me pregunto, ¿Niña tienes alguna tarta de queso, sin galleta y rápida de preparar?
y le dije si claro una en microondas, pero sinceramente le contesté llevo tiempo buscando una receta de tarta de queso, como las que venden, al peso, en las antiguas mantequerías, pues todas las recetas que veo son con galleta abajo y esas no me gustan y trasteando por la red, he dado con la receta del restaurante la viña.
Pero había un problema, todas las recetas, vienen con muchísima cantidad de queso crema.
¿Que he echo? Liarme la manta a la cabeza, jugármela  y cambiar yo las cantidades de los ingredientes y he añadido además un punto de sabor añadiendo una pequeña cantidad de queso semicurado rallado, esto es opcional, pero os aseguro que le da a la tarta el sabor que yo iba buscando.
Así que va por tí hermanito, aquí tienes una tarta deliciosa, que se mezclan todos los ingredientes en menos de 5 minutos, rápidamente y al horno.
Ayer vinieron nuestros chicos a comer y nos quedaba un trozo todavía en el frigorífico, como no la habían probado, la sacamos, para saber su opinión   y les encantó.

Ingredientes:

Para un molde de 24 cm. de diámetro.
3 Huevos tamaño L.
200 Gr. de Azúcar.
400 Ml. de Nata para montar de 35'1% grasa.  
300 Gr. de Queso Crema 0% materia grasa.
50 Gr. de Maizena.
1 C/P de Levadura de repostería tipo royal.
OPCIONAL:
30 Gr. Queso semicurado rallado.


Preparación:

Sacar todos los huevos y el queso crema del frigorífico, un tiempo antes, para que esté a temperatura ambiente.
La nata añadirla fría.
Precalentar el horno a 180º calor arriba y abajo.
Mezclar en un bol o en un robot ó donde queráis todos los ingredientes, por el mismo orden que están arriba.
Primero se baten con una varilla los huevos, con el azúcar, luego se añade la nata, bien fría ¡Truco¡ Batirla un par de minutos, para que se monte un poco, luego el queso y luego la maizena con la cucharadita de levadura, se mezcla bien, con la minipimer, robot o tenedor, si no tenéis otra cosa y por último si queréis añadir un plus de sabor, rallar por encima un poco de queso semicurado y mezclar.
Preparar el molde donde vallamos a hornearlo, poniendo dentro papel de hornear, mirar las fotos de abajo.
Primero porque la masa es bastante líquida.
Segundo porque así de ésta forma, queda con estilo más rústica nuestra tarta. 
Volcar la mezcla en el molde sobre el papel e introducir al horno.
Posición en la segunda comenzando por abajo, en mi horno donde está el raíl extraíble.
Tiempo 50 minutos ¡Ojo¡ programar 40  comprobar, yo tuve que cubrirla con papel de albal, para que no se tostara por arriba demasiado, cada horno es distinto.
Sube mucho, luego al final cuando se saca del horno se baja totalmente y queda cn reborde alto, estilo rústico.
Cuando pasan los 50 minutos, se apaga el horno se abre la puerta y se extrae un poco la bandeja, pero la dejamos otros 5 minutos tapada dentro, para que la temperatura no se baje de golpe.
Para quitar el papel aún siendo molde desmontable, hacerlo con cuidado, pues la masa, se queda introducida, entre los pliegues del papel, hay que ir despegando con la punta del cuchillo despacio y pegando la masa a la tarta, con la ayuda del cuchillo.
Se deja sobre el papel despegado los bordes y cuando está fría totalmente, se vuelca sobre un plato para darla la vuelta y poder quitar el papel de la parte de abajo sin romperla, luego se vuelve a voltear la tarta sobre el plato o bandeja, donde queremos presentarla, vamos como una tortilla de patatas.
Esta tarta dicen que está mejor de un día para otro.
Nosotros lo sentimos, solo pudimos esperar 4 horas y estaba de vicio.
Luego se guarda en el frigorífico tapada con film transparente y aguanta una semana, perfectamente y cada día está deliciosa.
Esta tarta la puede preparar un novato en la cocina ó el cocinero más exigente y ambos triunfarán. 
Yo lo mezcle con amasadora, pero se bate bien con cualquier varilla.
Volcando la mezcla sobre papel horno dentro molde.

Cuando estaba así dorado lo tape con papel de aluminio, pues aun quedaba bastante para los 50 minutos.





  

Así sube y queda de dorado a los 50 minutos.

 


Luego baja bastante.
Así queda de bonita y de sabor increible.