lunes, 26 de febrero de 2018

PURE DE LENTEJAS

PURÉ DE LENTEJAS

Los purés de legumbres hace años, se preparaban, como plato de aprovechamiento, en toda familia había un niño que no le gustaban las legumbres y las madres para que las tomasen se las trituraban.
Pero de eso ya hace siglos y cada vez somos más los que preparamos las legumbres así porque nos apetecen y porque podemos añadir o quitar ingredientes, dependiendo si queremos tener una dieta más o menos equilibrada o calórica.
En el puré de lentejas se pueden añadir diferentes verduras, que realzan su sabor y las convierten en un plato muy completo y a su vez, podemos prepararlas como del guiso clásico se tratara, añadiendo jamón, puntas, chorizo, lo que se nos ocurra y luego triturar todo o sólo añadirlo como ingrediente, para enriquecer su sabor.
Yo os puedo decir, que las hago de ambas formas, a lo largo de nuestra vida, tenemos que ir cambiando y variando la alimentación, para que no se nos haga aburrida, para innovar o simplemente porque nos apetece.
Eso sí las prepare, como las prepare, siempre utilizo lenteja, tipo pardina, me parece más rica, pero eso va en gustos.
En esta ocasión las he preparado así.

Ingredientes:

1 Vaso de lentejas pardinas.
1 Zanahoria.
1 Cebolla.
2 Dientes de Ajo.
1 Patata.
1 hoja de Laurel.
3 C/S de Aceite de Oliva Virgen.
Sal al gusto.
Pimentón dulce al gusto.
OPCIONAL:
1 Puerro.
Unos trozos de Jamón curado ó virutas para adornar o ambos.
1 Chorro de Nata.
Sésamo.


Preparación:

Yo pongo una cacerola al fuego con 3 cucharadas de aceite y rehogo la zanahoria, la cebolla, los dientes de ajo, patata y el jamón, aparto del fuego y le pongo una cucharadita de pimentón de la vera, rehogo bien y añado 1 vaso o 2 de lentejas, según necesidad, se rehoga bien todo y se cubre de agua, añadiendo, sal y hoja de laurel, se sube el fuego hasta que rompa a hervir y luego se baja el fuego y se cocinan a fuego lento semi tapadas.
El tiempo dependiendo de la calidad puede ser de 50 a 60 minutos, ir probando.
Antes de triturarlas, se quita la hoja de laurel.
Dependiendo del agua añadido, se quita antes de triturarlas y se reserva y si es necesario más tarde se añade.
Quedan muy ricas añadiendo por encima, unas virutas de jamón serrano rehogadas, o pasadas por el microondas.
Otra opción es añadir unas semillas de sésamo.
Un chorrito de nata, ponerle imaginación.
Si el plato lleva verdura, hortalizas y jamón, es un plato muy completo, bastara una ensalada de tomate y atún y tenemos una comida con todas la vitrinas necesarias, y nos garantizamos, que los niños y los no tan niños las coman.