sábado, 3 de marzo de 2018

CAZUELITAS DE LASAÑA DE POLLO AL ESTILO ÁRABE

 CAZUELITAS DE LASAÑA DE POLLO

AL ESTILO ÁRABE

No me digáis, que no son una monada mis nuevas cocottes en miniatura, que me han traído los reyes.
Yo aprovecho en esas fechas, para pedir diferentes reyes, unos para mí y otros para cocinar y presentar platos.
Mi chico mayor en Navidades me pregunto mamá que te apetece este año, para renovar utensilios para tu blog y como mi chico es adicto al señor Amazon, pues le dije he visto unas mini cocottes, que son un capricho y voila, aquí están.
Os tengo que contar, que pesan y que aguantan perfectamente el horno y son monísimas, para presentar recetas, dejándolas tapadas en la mesa, la comida se mantiene caliente, pero ¡Ojo¡ queman.
Para estrenarlas he preparada una lasaña de pollo y hortalizas, pero la he condimentado con una mezcla de especies árabes y el sabor es increíble, vamos que cambia el plato, tiene unos matices de curry y picante deliciosos, la cantidad que se le añada de ellas, marca la diferencia.

Ingredientes:

12 Placas de Lasaña precocidas.
2 Pechugas de pollo.
1 pimiento Verde.
1 Zanahoria.
200 Ml. de Salsa de Tomate Frito.
2 ó 3 ó 4 cucharaditas de Ras El Hanout, especies árabes.
3 C/S de Aceite de Oliva.
Sal al gusto.
PARA LA SALSA BECHAMEL:
30 Gr. de Mantequilla.
30 Gr. de Harina de Trigo.
500 Ml. de Leche Desnatada.
Sal gusto.
Nuez Moscada al gusto. 


Preparación:

Comenzamos poniendo en remojo las placas de la lasaña, yo siguiendo las instrucciones del fabricante y las introduzco 20 minutos en agua tibia, tirando a caliente.
Las cantidades que os pongo son para una fuente y 2 cazuelitas, por eso calcular vosotros las que queréis cocinar.
Las placas hay que ir moviéndolas, por qué se pegan entre si y cambiando las de abajo arriba.
Cuando las placas están blandas, se ponen a escurrir el agua sobre un paño limpio de cocina, de los que no sueltan pelo.
Mientras se ablandan, vamos lavando y pelando la zanahoria y se pone a pochar a fuego lento en una sartén con 2 cucharadas de aceite, cuando están semi pochadas, se añaden las pechugas, lavadas, secas y troceadas y se mezclan, cocinándose a fuego lento, se le añade un poco más de aceite, para que se cocinen bien y las especies árabes, mínimo 2 cucharaditas.
Recordar, que muchas de estas mezclas que nos venden en los supermercados, las tenemos independientes, en todas las casas, es cuestión de añadir las cantidades de cada especie a nuestro gusto.
El Tomate frito o salsa, yo suelo tener preparado un frasco de salsa de tomate en el congelador, procuro sacarlo unas horas antes, para que se descongele y listo.
Preparo la fuente que va a ir al horno y pongo una capa abajo de salsa de tomate, el resto para añadir a la sartén sobre el pollo, aquí os dejo el enlace con las diferentes formas, para poder preparar mi  Salsa de Tomate, si la compráis, elegir una salsa que no tenga muchos aditivos.
Cuando está el pollo dorado por ambos lados, pero sin freír demasiado, se le añade la salsa de tomate y se mezcla bien.
La Salsa Bechamel, aquí os dejo el enlace de como la preparo yo  rápidamente   Salsa Bechamel.
El Montaje de la lasaña es simple, primero una capa abajo de tomate, encima se ponen las capas de lasaña, sobre ellas el relleno elegido y sobre ello una parte de salsa bechamel, se cubre todo con otra capa de láminas de lasaña,  se cubre todo con la salsa bechamel y se ralla un buen queso por encima o el que os guste vaya.
Se introduce la fuente y cazuelas al horno precalentado a 180º calor arriba y abajo unos 10 minutos y luego lo gratinamos un par de minutos más para dorarla por encima.
La lasaña puede tomarse un día después si nos queda, pero comprobaréis, que la salsa bechamel espesa bastante y no aconsejo congelarla, pierde sabor y cremosidad.
Buen provecho y disfrutarla tanto como nosotros.