martes, 13 de marzo de 2018

NUECES CARAMELIZADAS EN EL MICROONDAS

NUECES CARAMELIZADAS

 EN EL MICROONDAS

Al caramelizar nueces u otro fruto seco, nos garantizamos un complemento para acompañar postres diferentes, las podemos tener preparadas con antelación y conservarlas en frasco de cristal.
Lo normal para caramelizar es hacerlo en una sartén en la vitro.
Eso es lo que yo pensaba, hasta que un día fui a preparar un postre y necesitaba nueces y no tenia y probé a caramelizarlas en el microondas.
Dependiendo de la potencia de vuestro aparato se necesitaran, 2, 3 ó 4 minutos, mi microondas es de los que tiene demasiada potencia y en 2 minutos estaban listas, pero mi consejo es ir añadiendo minuto a minuto, abajo os cuento como hacerlo.
Las nueces contienen minerales como el potasio, sodio, magnesio, fósforo, calcio y hierro.
Tienen vitaminas del grupo B, B1, B6, y B9, por eso son buenas para el estrés de la vida diaria y nos ayudan a combatir la fatiga.
Comiendo nueces con moderación protegemos, nuestro corazón.
Claro que en ésta receta, las vamos a envolver en azúcar, por eso no hay que abusar de ellas, tomándolas caramelizadas.

Ingredientes:

Nueces Troceadas.
Azúcar  y Agua a partes iguales.


Preparación:

La primera vez que las preparéis, aconsejo hacer una pequeña cantidad, mirar la foto de más abajo.
En un envase pequeño de cristal, poner un puñado de nueces y añadir 2 cucharadas pequeñas de azúcar y 2 cucharadas pequeñas de agua, mezclar e ir poniendo 1 minuto al microondas, parar, mover y mezclar y volver a poner otro minuto.
Tenemos que conseguir un caramelo suave, que cubra las nueces.
La cantidad de azúcar y agua dependerá de la cantidad de nueces que pongamos.
Cuando veamos que el azúcar ya se está caramelizando, envolvemos las nueces en el y cuando comienza a espesar, lo paramos ¡Cuidado¡ Que el azúcar no se queme, por eso el consejo de ir poco a poco.
Luego se prepara una tira de papel de horno y se dejan las nueces sobre él para que se vayan secando, las mías en 30 minutos, estaban perfectamente.
Una vez que el azúcar se ha endurecido y secado, las podemos guardar en un frasco de cristal, con tapa.
Son ideales, para acompañar muchos postres, con nata, queso, mango, fresa, etc.
Y si son mejor que un caramelo ¡Pero cuidado que engordan¡ No comáis muchas. 
Disfrutarlas.