miércoles, 29 de agosto de 2018

HELADO DE YOGUR


HELADO DE YOGUR 

El helado de yogur es uno de los mas sencillos de preparar y tiene varias variantes en la red, en cada blog o en cada casa, siguen una técnica y os aseguro que todas son válidas, unos quedan más cremosos que otros y hay versiones que llevan más materia grasa.
El helado está preparado a mano sin maquina heladera y os aseguro que es muy rico.
El yogur que he utilizado es el desnatado y edulcorado, pero lo podemos prepara con cualquier variante, solo que si ponemos un yogur sin edulcorar, tenemos que añadir el azúcar necesario para endulzarlo.
Este helado lleva un poco de mil, lo justo, para que al mezclarlo, consiga que al meterlo en el congelador, no se firmen cristales de hielo.
Las veces que lo sacamos del congelador y lo removemos, es por supuesto también orientativo, yo lo he probado para verificar la diferencia, en algunas ocasiones, lo he sacado 4 veces del congelador, otras tres y alguna solo 2 veces y todas queda bien, os lo confirmo, moraleja, que no tenemos que estar mareando la perdiz tanto tiempo con las vueltas y las mezclas, con mezclarlo y removerlo manualmente un par de veces es suficiente. 
Os explico como lo preparo yo.

Ingredientes:

3 Yogures Desnatados Edulcorados.
2 Brick de Nata 0'35 materia grasa de 200 Ml. cada uno.
2 C/S de Azúcar Glas.
2 C/S de Queso Crema 0% Materia Grasa.
1 C/S de Miel.
Para Decorar Hojas de Hierbabuena o Menta. 

Preparación:

Lo primero deciros que mis cucharas soperas son muy poco hondas, con lo cual donde yo pongo de cantidad 2, en otra casa a lo mejor es una, como el dulzor del helado es al gusto de cada uno, probar con menos cantidad de azúcar y luego añadís más si lo creéis necesario.
Si se tiene problema con el azúcar, se añade edulcorante de cualquier tipo y a correr.
Yo lo primero que hago es montar la nata, tampoco es necesario que esté totalmente montada y firme, luego se va a congelar.
Yo comienzo montando con la batidora y cuando está semimontada añado el azúcar glas y el queso de untar, luego añadimos los 3 yogures y se sigue mezclando  con la ayuda de un tenedor simplemente y por último la cucharada de miel, para que no cristalice la mezcla. 
Lo volcamos en un taper con tapa y al congelador.
A la hora lo sacamos y lo mezclamos bien todo nuevamente con el tenedor, deshaciendo los hielos que se forman por los bordes.
Una vez nuevamente mezclado, se tapa y al congelador.
A la hora repetimos el mezclarlo y listo a dejarlo congelar bien, mínimo 4 horas.
Que queréis volverlo a sacar y volverlo a mezclar otra vez, hacerlo, dicen que así se consigue que quede más cremoso.
Sinceramente, nosotros no notamos la diferencia y para que liarse, con tanta mezcla, con hacerlo en un par de ocasiones basta.
A la hora de disfrutarlo, lo sacamos unos minutos del congelador para poder manipularlo y sacar nuestras bolas y se vuelve a guardar tapado el resto para otra ocasión, con estas cantidades salieron más de 10 bolas más alguna cuchara traicionera, que robó directamente del taper, una futura mamá.
Para presentarlo lo podemos hacer como yo con hierbabuena o menta o con diferentes acompañamientos, frutos rojos, perlas de chocolate, limón rallado, mermelada por encima, imaginación al poder.
También podemos introducir fruta o mermelada antes de congelarlo y mezclarlo, queda genial, podemos hacer tantas variantes, como se nos ocurran y todas son válidas.
Disfrutarlo mucho, en Madrid no tenemos playa, pero imaginación un rato, si no recordar la famosa canción de Mecano de Hawaii, Bombay, el paraíso que se montaron en su piso.
Cogemos nuestro helado, buena música, un buen libro, lo que nos apetezca y a disfrutar.