lunes, 29 de octubre de 2018

CREMA DE CALABAZA

CREMA DE CALABAZA

Salimos a la calle y todas las aceras y los parques están llenas de hojas de cientos de colores, el ambiente ha cambiado, la humedad se ha instalado entre nosotros y los días son más cortos, pero los matices que pincelan mi ciudad y los parques por donde paseo, son increíbles, soy una enamorada del otoño, me chifla de verdad, solo me apetece leer junto a la estufa, envuelta en una manta, si, si habéis hoy bien, yo tengo calefacción individual de gas natural, pero aún así me he comprado una estufa antigua de esas de que parecen de leña, que da la sensación, de que acabas de añadir un leño al fuego y yo más feliz que una perdiz, miro a través de la ventana, los mil colores del atardecer y para entrar en calor, para la cena que bien nos viene una crema de calabaza casera y es tan sencilla, lo más difícil es pelarla, pero ya tenemos varios súper , que nos la traen en trozos envasada al vacío.
Revisando el Índice de mis recetas, me doy cuenta que aún no he colgado ninguna receta salada con calabaza y si me pregunto el motivo, lo ignoro, son tantas las recetas, que quiero publicar, que hay ocasiones, que las más sencillas, se nos escapan.
Ésta crema es deliciosa y muy nutritiva, congela bien y ahora en ésta época nos sienta de maravilla, como primer plato para una cena, o por supuesto para una comida, tomar nota.

Ingredientes:

400 Gr. de Calabaza limpia.
2 Puerros.
1 Cebolla.
1 Zanahoria.
1 Trocito de Jengibre fresco o Molido (Opcional). 
Sal.
2 ó 3 C/S de Aceite de Oliva Virgen. .
Agua la Necesaria.
Leche Desnatada al gusto. 

Preparación:

Si compramos la calabaza entera lo más difícil es pelarla, tiene una piel dura, pero si se compra una pieza, tenemos con ella para varias recetas y el precio es más económico y pelada se puede congelar.
Si se compra pelada y envasada al vacío es más cara, pero adelantamos tiempo, pues la utilizamos en el momento.
Dependiendo del tamaño o de la cantidad de crema que queramos hacer añadiremos una unidad o dos de todos los demás ingredientes.
Se lavan bien los puerros ¡Cuidado abrir en tres partes por la parte trasera, tienen mucha tierra.
Una vez lavados y secos todos los ingredientes, se trocean y se rehogan en 1 cucharada o dos de aceite de oliva, se añade sal al gusto de los comensales, yo suelo rehogar  una cantidad, sacarla a un plato y añadir la siguientes y así poco a poco, pero se puede hacer todo a la vez, si se va con mucha prisa.
Cuando está todo rehogado se cubre de agua y se pone a hervir, cuando rompe a hervir se le añade 1 buen chorro de leche y se deja cociendo a fuego lento unos 45 minutos.
Se aparta del fuego y se tritura con la minipimer o similar,
Si queda espeso, se le añade un poco más de agua y leche con cuidado, hasta conseguir la textura, que más nos guste, se vuelve a batir y se pone al fuego muy lento, para que no quede agarrado al fondo, y se deja cociendo unos cinco minutos más suavemente, se rectifica de sal y se sirve muy caliente.
Como decoración en las soperitas o platos se añaden unas pipas de calabaza, o lo que más apetezca.
La crema nos aguanta en el frigo 3 ó 4 días, también congela bien. 
Disfrutarla mucho.