jueves, 22 de noviembre de 2018

PISTO MADRILEÑO Ó MANCHEGO

PISTO MADRILEÑO

 Ó 

MANCHEGO

Hace unos días nos fuimos a pasar el fin de semana a nuestra casa de Escalona, Toledo y mi hermano nos regalo una cesta llena de hortalizas de la tierra y no os podéis imaginar, la diferencia de sabor, con las que compramos en el súper.
Me encontré con un calabacín muy grande y unas berenjenas ralladas muy pequeñas, cebollas moradas, pimientos y unos tomates, feos de narices, pero con un sabor increíble.
Con lo cual yo tenía claro que hacer con tales hortalizas, como no me apetecía de hacer recorrido por las casas de nuestros chicos al volver a Madrid, decidí hacer una cocotte llena de pisto y luego dar el aviso a la tropa y esperar que vinieran a por su correspondiente taper, ellos tan contentos y yo aún más, sinceramente se necesita un poco de tiempo para preparar la receta, teniendo que pelar y trocear todo y luego cocinarlo.
El pisto que yo hago en mi casa, es diferente al manchego, básicamente, porque yo le pongo además de los ingredientes convencionales, la berenjena.
Pero dado que en cada región le dan un toque diferente y le añaden pimientos de un tipo u otro, el mío podríamos decir que es una mezcla entre el de Madrid y el Manchego, aunque os puedo decir, que para mí el pisto es una receta, muy versátil, pues dependiendo de si encuentro en el súper un tipo de pimiento u otro, o si me apetece una cebolla de una variedad u otra, en cada ocasión  puedo hacerlo distinto.
Lo que si me ha chocado, es que me he dado cuenta, que no lo tenía publicado, son tantísimas las recetas que escribo, que hay ocasiones, que las mas sencillas y conocidas, son las que se nos pasan de publicar, por lo tanto vamos a solucionar el problema.
Recomendaros que este plato, os tenéis que olvidar de las medidas, dependiendo de las cantidad de verdura, que se añade, nos puede salir pisto para 4 o para 8 personas.
Moraleja, que somos 2 pues ya que nos ponemos a pelar hortalizas, cocinamos y luego congelamos y luego una semana, que no tenemos ganas de cocinar, tenemos lista la comida o cena.
Las cantidades, dependen del tamaño, son opcionales y orientativas.

Ingredientes:

1 Calabacín.
1 Pimiento Rojo.
4 Pimientos Verdes.
1 Cebolla Morada o Blanca.
1 Diente de Ajo.
3 Berenjenas pequeñas.
1 Kilo de Tomates Rojos o 1 Bote de Tomate Natural.
Sal al Gusto.
Azúcar al gusto.
4 ó 5 C/S Aceite de Oliva de 0'4. 
Para acompañar Huevo Plancha ó Cocido  ó Atún.
                                 

Preparación:

Lo primero que se hace es lavar bien todas las hortalizas, aunque vayamos a pelarlas, se secan y se pelan y se trocean del tamaño que más nos gusten.
Yo voy haciendo a la plancha todos los ingredientes, comienzo por los diferentes pimientos, lo que voy rehogando lo voy sacando a un plato y voy continuando con la berenjena y por ultimo el calabacín.
Todo lo voy rehogando con aceite de oliva en la misma olla donde voy a cocinar todo el pisto, yo he utilizado una cocotte.
Al mismo tiempo voy preparando la salsa de tomate, que tengo tomates naturales, pues más rico saldrá el pisto, que no es así, pues utilizo 1 bote grande tomate natural, que luego yo cocino.
Sea de una u otra manera, siempre cocino mi salsa de tomate pochando la cebolla y el ajo y añadiendo un poco de azúcar para quitar la acidez del tomate, como en cada ocasión, dependiendo del tiempo o la situación, utilizo diferentes formas de cocinar mi salsa, os dejo el enlace que ya tengo publicado  Salsa de Tomate. Elegir cualquiera de las 3 variantes que os explico.
Cuando ya tenemos todas las hortalizas, rehogadas y la salsa de tomate preparada, juntamos ambas en la olla o cacerola, mezclamos suavemente y cocinamos a fuego lento unos 15 minutos.
Apagamos el fuego y dejamos reposar, a poder ser unas horas.
El pisto es un plato que está aún más rico al día siguiente de haberlo cocinado.
Nos aguanta en la nevera de 2 a 4 días y congela perfectamente.
Para degustarlo en la mesa, se suele acompañar de huevo en todas sus variantes o de Atún en conserva.
Yo en ésta ocasión con huevo frito con sus puntillitas, como debe ser, solo falta el pan y a gozar.
Como siempre os digo disfrutarlo mucho.