jueves, 20 de diciembre de 2018

ALITAS DE POLLO CRUJIENTES AL HORNO


  ALITAS DE POLLO CRUJIENTES

AL HORNO

Llevo este mes muy desatendido el blog, pero tengo motivos.
He sido Abuela por segunda vez este año, de una preciosa muñequita llamada Luna.
Ahora junto a mi precioso nietecito de 4 meses Thiago, me van a entretener muchísimo, espero poder disfrutar de ellos mucho y mimarlos y consentirlos todo lo que pueda. 
Y como teníamos una embarazada en la familia a punto de dar a luz y una mamá lactante, me dije receta rica, pero saludable.
Mira que me gustan las alitas de pollo, pero al hacerlas fritas, toman mucho aceite y se coge peso y no son buenas para una dieta equilibrada y sana.
La semana pasada pensé que al igual que cuando aso un pollo y lo voy dorando, podía hacer lo mismo con las alitas solo y así las hice y tengo que deciros que nos encantaron, lo mejor no hay que estar perdiendo el tiempo friéndolas, se les añade las hierbas aromáticas que nos parezcan o no, solo sal, eso va en gustos.
Eso si en la pollería en el supér AhorraMás pedí al tendero, que me las partiera por la mitad y me quitase las puntas y lo hizo, si se pide con amabilidad te las preparan.
Hay bandejas ya preparadas pero su precio es más alto, valorar el tiempo de espera a que te atiendan, o comprar ya las envasadas, en cada situación se valora y listo.
Os explico.

Ingredientes:

16 Unidades
1 C/S de Aceite de Oliva de 0'4º.
Romero, Orégano etc.
Sal al gusto.

Preparación:

Dependiendo de las personas que vayan a comer calculamos las unidades a comprar, al partirlas se nos duplican las unidades recordar, para realizar la cuenta.
Yo las quemo las plumas y pelos con un soplete y luego las lavo bien bajo el grifo.
Las pongo extendidas en la bandeja del horno sobre papel vegetal.
Las añadí sal por ambas partes y las puse romero seco por encima, otro día pondré orégano o cualquier otra hierba. 
En un vasito puse una cucharada de aceite y con la ayuda de un pincel de repostería las pincelé.
Se introducen a horno precalentado a 220º calor arriba y abajo.
Los primeros 15 minutos las deje a esa temperatura, luego las bajé a 200º.
Cuando se ven doradas se dan la vuelta con la ayuda de unas pinzas o dos palas y se dejan hasta que las tenemos doradas al gusto de cada casa.
Las mías por un lado 45 minutos y por otro 25 ir comprobando temperatura y dorado, como siempre cada horno es distinto.
Cuando las sacamos del horno vemos que han soltado mucha grasa, las sacamos con la ayuda de las pinzas a una fuente, para no coger el aceite sobrante.
Os puedo decir que mis chicos y mi marido, no se creían que las había preparado en el horno, si no lo hubieran visto, en realidad, me dijeron que estaban mas ricas que a partir de ahora las quieren así.
Las alitas pueden tomarse como plato principal si las acompañamos de una buena ensalada o si ponemos un primer plato de crema o puré.
También son ideales como ración de picoteo, en una reunión con amigos. 
Disfrutarlas mucho¡