jueves, 28 de noviembre de 2019

PEPITOS DE HOJALDRE DE JAMÓN Y QUESO

PEPITOS DE HOJALDRE

 DE 

JAMÓN Y QUESO

Cuándo preparé estos deliciosos pepitos, lo hice de forma improvisada, tenía una lámina de hojaldre que me caducaba al día siguiente, pero no tenía carne descongelada, registré el frigorífico y me encontré un estupendo jamón york y un buen queso que me parecieron una siguiente buena opción. También miré en el congelador, para buscar pimiento rojo, que siempre tengo en bolsas, yo suelo guardarlo en tiras ya salteado previamente en aceite, para que estuvieran más jugosos prepare un brick pequeño de nata de cocinar, para añadir a la mezcla y el resultado unos pepitos deliciosos.
Es curioso, como hay ocasiones, que sin preparar nada con antelación y con un poco de imaginación, podemos preparar platos muy ricos.
Vamos a cocinar.

Ingredientes:

1 paquete  de Hojaldre Rectangular.
4 Lonchas de jamón York. 
Lascas de un Buen Queso.
Pimiento Verde.
Un Chorretón de Nata para Cocinar.
2 C/S de leche Desnatada.
Gotas de Aceite. 

Preparación:

En ésta ocasión el preparado lo hice en el microondas, rehogue el jamón yorh con unas gotas de aceite, en un plato hondo, lo puse en golpes de 30 segundos, más tarde le añadí, lascas de queso y a continuación el resto.
Tengo por costumbre como os he explicado más arriba, tener en el congelador diferentes tiras de pimiento previamente salteado.
Saqué del congelador unas cuantas tiras, las fui partiendo en trozos y las añadí al plato, rehogue todo y por encima lo fui regando de nata de cocinar, mezclándolo todo, lo tapé simplemente con la tapadera anti salpicaduras y fui poniendo de 15 en 15 segundos hasta que fui observando que la nata espesaba y quedaba una mezcla un poco homogénea, creo que en 3 minutos estaba lista, depende de la potencia del microondas que tengáis, eso si verificando continuamente, luego se deja destapado sobre la encimera, para que se enfríe la mezcla.
Se precalienta el horno a 220º calor arriba y abajo.
El hojaldre se desenrolla y se corta primero en tiras del ancho que más os gusten y luego se hacen rectángulos, elegir pepitos o hacerlos más pequeños, eso elegir  a vuestro gusto.
En mi caso me salieron 6 unidades.
Sobre cada rectángulo se ponen unas lascas de queso nuevamente.
Cuando la mezcla que tenemos reposando, ya está fría, se van poniendo 2 ó 3 cucharadas en el centro de cada rectángulo, se pincelan con leche los bordes y se cierran dejando el pliegue en el centro, juntando bien con las manos, todos los extremos, para que no se salga el relleno ¡Un consejo recordar pinchar con un palillo o punta, varias veces la masa, para que no se hinche  y quede bien horneada¡
Podemos utilizar el papel vegetal que suele venir en los paquetes del hojaldre, si no fuera así, se pone en la bandeja del horno un trozo, que la cubra, se van acomodando los pepitos sobre el papel, quedando el cierre abajo, sobre el papel.
Se pincelan todos ellos con leche.
Y se hornean hasta dorar, bajando a 200º el horno.
Los mios tardaron 20 minutos.
Al sacarlos, dejarlos unos minutos, mientras se pone la mesa, no seáis glotones, que el relleno está ardiendo, pues queda como si fuera  tipo bechamel.
Disfrutarlos mucho. 


 

lunes, 25 de noviembre de 2019

SOPA DE PICADILLO DE POLLO

SOPA DE PICADILLO

 DE POLLO

Aún no ha llegado el invierno, faltan pocos días para que así sea, sin embargo con el frío y la lluvia a todos nos apetece los platos de cuchara.
La sopa de picadillo, podemos tomarla como un  primer plato  caliente, si añadimos poca cantidad de tiras de pollo y verdura junto a unos fideos, pero a su vez, podamos tomarla como plato único para una cena si en el mismo plato ponemos menos caldo y una cantidad generosa de pollo y verdura, vosotros podéis decidir para que momento disfrutarla.
Con el caldo que sacamos de cocer todas las verduras y pollo, tenemos para varias veces tomar un consomé o guardar en el congelador un frasco, para otras ocasiones.
El pollo cocido podemos utilizarlo para preparar ricas croquetas, o bien rellenar una pastela.
Por eso creo que preparar éste puchero, olla o queramos llamarlo, nos puede ayudar atener varios platos solucionados, os cuento como yo lo preparo.

Ingredientes:

2 Pechugas de Pollo.
1 Hueso de Espinazo con sal.
1 punta o 2 de buen Jamón.
1 puerro grande. 
2 Zanahorias.
1 Patata.
1 Rama de Apio.
1 Trozo de Repollo.
Sal al gusto.
Fideos al gusto.

Preparación:

La preparación es de primero de economía domestica, es tan sencillo como poner en una olla todos los ingredientes, bien limpios y lavado a cocer, con bastante agua.
Yo utilizo una olla alta de 5 litros y me gustan las pechugas, pero si en vuestra casa, preferís los contra muslos u otra parte del pollo, hacerlo  así.
Las puntas de jamón me gustan las que llevan hueso y jamón.
El hueso de espinazo, viene cubierto de sal, hay que lavarlo bien bajo el grifo.
Las cantidades de verduras dependerán si lo que buscamos es una sopa y que luego nos quede un caldo para diferentes consomés y demás o si lo que queremos es tomar un día una sopa y otro día un plato con todas las verduras y el pollo regado por un buen aceite, eso lo dejo a vuestro criterio.
Un consejo la sal añadirla cuando rompa a hervir el agua, si sale espuma del caldo con telilla en la superficie, hay que quitarla.
El tiempo de cocción dependerá de lo potente que queramos el sabor, yo hay ocasiones, que en una hora está listo y otras, que pongo primero varias puntas con el pollo a hervir y luego añado todas las verduras, para que estas no se cuezan demasiado, pero el caldo salga más potente.
Si lo que nos apetece es la sopa tal cual de picadillo, sacamos el caldo que necesitemos a otras olla mas chiquita y cocemos en el unos fideos y cuando están cocidos añadimos unas tiras de pollo y unos trozos de todas las verduras y hortalizas elegidas.
Si la sopa la vamos a tomar con plato único para una cena, ser generoso con la verdura y el pollo y añadir menos caldo y fideos.
Disfrutarla mucho, es un plato, rico, sano y que calienta el alma 








miércoles, 20 de noviembre de 2019

BIZCOCHO AL MOSCATEL CON GLASEADO DE LIMÓN

BIZCOCHO AL MOSCATEL

CON GLASEADO DE LIMÓN 

Este  bizcocho es de los más sencillos que se pueden preparar en una casa, en realidad he utilizado la clásica receta que todo el mundo creo que conoce, la receta del 1, 2, 3 de yogur.
Claro que he introducido ciertos cambios o sería mas preciso decir, he añadido más ingredientes, consiguiendo un bizcocho delicioso y único.
Yo siempre comento que con una misma receta hay cientos de variantes, nunca un plato me sale igual, en cada ocasión, añado, quito, o pongo otro ingrediente para conseguir diferentes resultados.
Este bizcocho es un clásico, pero si se le añaden ciertos ingredientes, conseguimos resultados muy distintos y  eso hace que los demás lo valoren y lo aprecien mucho más, además en lugar de añadir un yogur sencillo he añadido uno de estilo griego, que es bastante más cremoso.
También os puedo asegurar que un mismo bizcocho no tiene el mismo sabor si lo batimos todo junto, que si lo hacemos por separado, por ejemplo las yemas de las claras, montando éstas últimas a punto de nieve.
Con esto os quiero decir, que las posibilidades son infinitas, dependiendo del día, de las ganas que tengamos de liarnos en la cocina, del tiempo del que dispongamos, o para que se vaya a utilizar dicho bizcocho, podemos darle un resultado final u otro, contando con la misma receta, no me enrollo más y os explico como he preparado esta delicia.

Ingredientes:

Como Medida Tomamos el Envase del Yogur.
1 Yogur griego de 125 gr.
1 Medida de Aceite de 0'4º.
2 Medidas de Azúcar.
3 Medidas de Harina de Trigo.
Pizca de Sal.
1 Sobre de levadura de Repostería = 16 gr.
3 Huevos Tamaño L.
1 Copa de Moscatel = 80gr.
1 Puñado de Nueces.
1 Puñado de Pasas Sultanas.
Para Decorarlo:
5 C/S de Azúcar Glass. 
2 C/S de Zumo de Limón. 

Preparación:

Lo primero los huevos fuera del frigorífico a temperatura ambiente.
Las pasas se ponen a macerar, dentro de la copa de vino moscatel.
Si vamos con prisa y no tenemos tiempo de hacerlo así introducimos la copa con las pasas dentro del microondas unos segundos, hasta que se calienta el vino, lo sacamos y mientras vamos mezclando todo. 
El molde que se vaya a utilizar, se pincela de aceite y se espolvorea de harina.
Se precalienta el horno a 190º calor arriba y abajo.
Comenzamos vaciando nuestro yogur en un cuenco o vaso, para tener como medida el envase de éste.
En un bol y con ayuda de una batidora cualquiera, se mezcla hasta duplicar los 3 huevos con los dos vasos de azúcar, a continuación se añade el aceite, el yogur y por ultimo la harina, si es tamizada mucho mejor, con la pizca de sal y la levadura, se sacan las pasas del vino y se pasan por una pizca de harina, se añade el vino moscatel y mezclamos.
Se parten unas nueces en trocitos y se pasan por harina, junto a las pasas.
Se vuelca toda la masa en un molde, yo he utilizado uno de silicona con dibujo, por lo tanto a la hora de volcar la masa, se hace solo por un lado y la propia masa, se va rellenando los huecos, ella sola.
Yo tengo la costumbre de añadir la mitad de la masa poner por encima unas cuantas nueces y pasas y volcar el resto de la masa a continuación, poner otras pocas nueces y pasas, bien repartidas.
Lo hago así para que se repartan bien por todo mi bizcocho.
Al  introducirlo  al horno lo coloco sobre la rejilla, en la segunda posición comenzando por abajo, que en mi horno, es la bandeja atraíble.
El tiempo que yo lo tuve fueron 45 minutos.
Pinchar y comprobar, antes de sacarlo. yo suelo dejarlo 5 minutos aún dentro del horno con la puerta semi abierta y la bandeja un poco extraída.
Al sacarlo del horno, se deja enfriar 10 minutos y se desmolda.
Para el glaseado se ponen las 5 cucharadas soperas de azúcar glass en una taza y se va añadiendo zumo de limón hasta conseguir la consistencia deseada, luego se va volcando por encima de nuestro bizcocho, en la forma que más nos parezca.
El glaseado queda también muy rico de naranja, que ahora están en su época y son estupendas y eso sí dejarlo enfriar, antes de partirlo y disfrutarlo tanto como nosotros. 



 

jueves, 31 de octubre de 2019

CALLOS DE TERNERA CON GARBANZOS

CALLOS DE TERNERA

 CON 

GARBANZOS

Estamos en el otoño, es tiempo de platos y guisos de cuchara, el cuerpo lo necesita y el espíritu también, que tanta ensalada, tampoco será bueno, no lo creéis así.
Siempre que cocino callos hago bastante cantidad, por qué mi nuera y mi hijo les encanta llevarse un taper o dos y a mi me gusta guardar en mi congelador otro par de ellos y ya que es un plato que tarda muchas horas en cocerse, ¡Los míos mas de 4 horas¡ cocino una gran cantidad. A mi no me gusta la olla exprés que reduciría el tiempo de cocción, nunca la he comprado, si alguno la tenéis, los tiempos por supuesto son distintos, al utilizar yo la manera tradicional de cocción  y aprovechando el gasto de luz y tiempo empleado, me lío la manta a la cabeza y preparo una cocotte gigante llena de ellos.
Esta es la primera vez que he añadido también unos garbanzos, con lo cual podemos preparar unos pocos de una manera y otros solos sin los garbanzos, eso si siempre con todo lo que los acompaña y de sabor, venga que os explico todo lo que yo les añado y como los preparo.

Ingredientes:

3.500 gr. Callos de Ternera en trozos limpios.
1/2 Pata de Ternera.
400 Gr. Morro de Ternera.
2 Chorizos asturianos.
2 Morcillas asturianas.
400 Gr. Panceta Ibérica.
400 Gr. Jamón a vuestra elección.
1 Cebolla.
1 Cabeza de Ajos.
2 Hojas de Laurel.
Sal al gusto 
3 C/S aceite de Oliva de 0'4º.
4 C/S Harina Integral.
1 c/p Pimentón dulce de la Vera.
1 c/p Pimentón Picante.
3 Guindillas pequeñitas secas.
2 Tazas de Garbanzos cocidos previamente o de frasco.
Agua para cocerlos.

Preparación:

Yo lo primero que hago es lavarlos bien y  pongo a cocer, los callos junto a la pata y el morro, cuando rompen a hervir quito la espuma que sueltan y tiro ese agua, vacío la cacerola o cocotte y la vuelvo a llenar, en este caso con agua caliente del grifo, para que no les cambie la temperatura a los callos, cuando rompen a hervir, añado una cucharada sopera de sal, una cabeza de ajos y una oja de laurel, la panceta en una pieza y el jamón entero todo.
Las morcillas y los chorizos los cuezo en un cazo aparte para que suelten el exceso de grasa, una vez cocidos, los paso a un plato y los troceo y reservo.
Cuando mis callos llevan cociendo 2 horas compruebo si la panceta y el jamón está en su punto y si es así los voy sacando  también a un plato para trocearlo y reservarlo, para añadirlo al final.
Siguen cociendo los callos, hasta que estén tiernos, cuando los veamos en su punto de cocción.
En una sartén se pone 3 cucharadas de aceite y se pocha la cebolla muy picada o rallada, cuando está en su punto se añaden las cucharadas soperas de harina se rehoga a fuego muy lento, hasta que está la harina cocinada, además se añaden las guindillitas pequeñas y se mezclan bien con la harina, apartamos del fuego la sartén y se añaden las 2 cucharaditas pequeñas de los dos tipos de pimentón, rehogamos y se añade todo esto a la olla que tenemos con los callos, mezclamos bien todo y en este punto se añaden todo lo que tenemos reservado, chorizo, morcilla, panceta y jamón en trozos, se mezcla bien todo.
En este paso siguiente es cuándo se añade una taza o dos de garbanzos cocidos, que pueden ser cocidos en casa o de tarro de cristal, previamente lavados y escurridos, se sube un poco el fuego hasta que rompe a hervir de nuevo y más tarde se vuelve a bajar y dejamos cociendo a fuego lento otra media hora, para que espese el caldo la harina y se mezclen bien los sabores.
Este plato, está más rico de un día para otro, en realidad yo siempre los preparo así, el día anterior a cuando voy a degustarlos, este plato congela de maravilla y nos aguanta sin perder su sabor en el frigo 4 días ó 5 y en el congelador 6 meses.
Os animo a prepararlos es una plato ideal para este tiempo, eso si ir comprando pan, para mojar, por qué lo vais a necesitar.
Disfrutarlos.                                    

                                                                   






miércoles, 30 de octubre de 2019

PASTELA DE POLLO AL ESTILO ÁRABE


PASTELA DE POLLO

 AL 

ESTILO ÁRABE

Nosotros últimamente cuándo salimos a comer o cenar fuera de casa, nos gusta comer en restaurantes internacionales, un árabe, un indio, un libanes, tailandés, japonés, chino, comida española ya la cocino yo de toda la vida y soy muy crítica, la mayoría de las veces vengo desilusionada de los restaurantes españoles.
Cuando vamos a un restaurante árabe me gusta pedir una pastela, me encanta su textura y su sabor.
Al gustarme tanto éste plato, la preparo en varias ocasiones en casa, por eso no entiendo por que aún no la tengo publicada.
Y ahora intento subsanar ese olvido mostrándo como la cocino yo.
Yo he intentado imitarla y creo con ésta receta está bien conseguida.
Hay dos posibilidades de masa o con hojaldre, como la he preparado en ésta ocasión, o con pasta filo, pero como para que quede crujiente, hay que ir pegando con mantequilla, lámina sobre lámina, creo que preparándola con masa de hojaldre tomamos un poco menos de grasa y por qué no decirlo se prepara más rápido.
Que ahora con el cuidado de mis chiquitines, el tiempo que me queda libra, sólo me apetece dedicarlo, para tirarme al sillón a leer o ver una película.
Os explico los pasos a seguir.

Ingredientes:

Para 2 personas:
1 Lámina de Hojaldre Rectangular.
1 Pechuga de Pollo.
1 Puerro.
1 Cebolla.
1 Pimiento Verde "opcional".
Un Puñadito de pasas.
Un Puñadito de Almendras.
Especies Arabes.
1 Huevo L.
2 c/s de Aove.
Sal al gusto.
Canela al gusto.
Especies Árabes.
Azúcar Glass al gusto.

 

Preparación:

Pochar la cebolla y el puerro finamente picado, si os gusta el pimiento, añadirlo ahora, luego agregar el pollo troceado, dorar, añadir pasas y almendras troceadas, rehogar, a continuación la canela y la sal y las especies árabes al gusto, mezclar bien y cubrir con un dedo de agua, cocer a fuego medio hasta que se evapore el agua, desmenuzar bien el pollo con ayuda de una pala de silicona o madera, al estar blando se hace muy facilmente, apartar del fuego y añadir un huevo, que con el calor residual, semi cuajara y se  deja enfriar. 
Precalentar el horno a 200º calor arriba y abajo.
Cortar la lámina de hojaldre en 4 rectángulos iguales, rellenar con el preparado que tenemos ya listo, cerrar bien los bordes y pinchar con un tenedor, o palillos varias veces la masa, para que salga el vapor en el horno y  se pincela con leche.
Se introducen en el horno sobre el papel vegetal a 200º hasta que se vean doradas.
Al salir del horno se espolvorean con azúcar glass y se disfrutan mucho.
 

 





 

martes, 29 de octubre de 2019

CROQUETAS DE MEJILLONES


CROQUETAS

 DE

 MEJILLONES

Mira que en nuestra casa nos gustan las croquetas a todos, las he preparado de diferentes ingredientes y todas nos gustan muchísimo, cada uno de mis hijos tienen unas que son sus preferidas, pero da igual, de que estén rellenas, que cuan do doy la voz de ¡Estoy haciendo croquetas¡ ya están los dos como locos pidiendo un taper y si mi hijo no me contesta es mi nuera, la que me amenaza y me dice, espero que nos guardes unas poquitas que si no, no exagero, me las piden en realidad hay veces que mi hijo llega abre el congelador y mira y si no encuentra me dice ¡Mamá no te quedaran unas poquitas verdad? ¡Me dice muy compungido¡ el gamberro ¡Hoy he tenido un día muy estresado en el curro¡ Y no tengo ganas de llegar a casa y ponerme a cocinar y yo que soy una blandita voy y le doy una bolsita con unas pocas.
Y si es mi niña y casualmente está haciendo una dieta la frase es ¡Por un día mama¡ no importa verdad¡ y otra gamberra que se lleva y yo que ya tengo claro que aunque mis hijos son autosuficientes y se cocinan en casa, si les puedo ayudar solucionándoles una cena, pues genial, por qué eso sí la croqueta no, nos engañemos es un plato laborioso, primero hay que hacer la masa, luego dejarla reposar, como todos sabéis y unas horas más tarde formarlas para poder freírlas, por ese motivo, cuando me lío, lo hago a lo grande y preparo para las 3 casas.
Este relleno es idéntico al que llevan los famoso "Tigres" ¡Mejillones rellenos¡ y yo nunca las había probado las croquetas con éste relleno, pero fue la Jefa de mi hija Cristina, la que me las aconsejó, hace ya varios meses, cuando publicando otras croquetas en Instagram, ella que es una de mis seguidoras, Me lanzó el desafió de prepararlas con mejillones¡ Me dijo que su madre las preparaba y estaban muy ricas, me quede con el run, run y hasta que no las he preparado no he parado.
¡Tienes razón Elena están bonísimas¡ Un acierto total tu sugerencia.
Vamos con todo lo que he añadido yo.

Ingredientes:

250 Gr. de Mejillones Cocidos y Limpios. 
2 Cebollas Medianas.
1 Puerro.
100 gr. Harina de Trigo.
4 C/S Aove.
1 Litro Leche Desnatada.
Sal al gusto.
Opcional:
1 c/p Maizena.
Para el Rebozado:
2 Huevos grandes Tamaño L.
Pan Rallado el que se necesite.
Para Freírlas:
Aceite de Oliva de 0'4º el que se necesite.

Preparación:

Lo primero lavamos bien la cebolla y el puerro y se pica o trocea, yo lo hago en un procesador de alimentos.
Los mejillones, los compro envasados cocidos, tiro el agua en el que vienen, se secan con papel cocina y se revisa, si tienen alguna barba y se quita, se trocean sobre una tabla.
En una sartén honda se pone a pocha r la cebolla y el puerro, cuando están bien dorados, se agregan los mejillones, se rehogan nuevamente y a continuación se añade la harina, se rehoga a fuego muy lento durante5 minutos, hasta que vemos, que está toda cocinada y disuelta, si es necesario, se añade una pizca más de aceite, pero la harina no tiene que quedar cruda.
Del litro de leche fría yo aparto un dedo y en el disuelvo la cucharadita de maizena.
El resto de la  leche se calienta yo lo hago en el microondas.
Y cuando la tengo caliente la añado de golpe a la sartén sobre mi refrito y con ayuda de unas varillas, voy batiendo hasta conseguir que vaya poco a poco espesando, cuándo tenemos la consistencia un poco cremosa, añadimos la maizena que tenemos disuelta en la leche fría y la sal, se sigue batiendo hasta que la masa queda totalmente homogénea y al pasar la cuchara y hacer un surco en el fondo de la sartén, se separa perfectamente la masa y al momento vuelve a unirse, éste será el punto para saber, que está ya lista.
Se vuelva en una fuente amplia y pasados unos pocos minutos y aún caliente se tapa con film transparente, rozando totalmente este la masa, esto lo hacemos con cuidado,
¿El por qué se tapa la masa? Para que no se quede seca y se haga costra., cuando está totalmente fría se lleva al frigorífico y se deja allí varias horas.
Yo tengo la costumbre de hacer esto el día anterior a formarlas, pero como mínimo hay que dejarlas reposando 6 horas, acordaros de ese dato.
Para formarlas yo sólo las rebozo en pan rallado y huevo, hay personas que también las pasan por harina, pero yo no lo creo necesario, así quedan geniales y evitamos un rebozado más.
Se preparan un par de platos en uno se bate un huevo y en otro se añade un poco de pan rallado.
Se van tomando porciones de la masa y con ayuda de dos cucharas se dan la forma a las croquetas, se pasan primero por el huevo y lo ultimo por el pan rallado y se van dejando en otro plato, cuan do se nos termina el pan rallado o el huevo evidentemente batimos otro huevo y añadimos más pan al plato, lo que quiero indicaros, es que las cantidades de pan a calcular, son a ojo y los huevos, puede que tengáis de otro tamaño y os cundan menos, se van batiendo más unidades, según se necesitan.
Yo en este punto cuando tengo las croquetas formadas, las tapo con papel albal y las llevo en una bandeja al congelador, las que no voy a utilizar, cuando están congelas varias horas después, ya se pueden trasladara una bolsa o a un taper.
Las que voy a utilizar las dejo que las de el aire, para que se seque, el pan rallado.
A la hora de freírlas, lo hago en un cazo de aluminio, en lugar de sartén, me parece que así quedan tipo freidora, al ser el diámetro más pequeño el aceite las cubre totalmente y creo que consumo menos, voy haciendo de 5 en 5, dorándolas poco a poco a fuego medio alto.
Recordar que si se fríen las croquetas cuando están congelas, os pueden quedar doradas por fuera y por dentro estar frías, os aconsejo, no hacerlas con el fuego muy fuerte, para que no os pase esto.
¿Que como están estas croquetas? De puro vicio os aseguro, claro que os tienen que gustar los mejillones.
Para las fotos las he presentado en unas conchas de mejillones, que guardo en casa, limpias y secas envueltas en papel. 

Disfrutarlas mucho.


















 

domingo, 27 de octubre de 2019

RIÑONES DE CORDERO AL BRANDY

RIÑONES DE CORDERO 

AL  BRANDY

Os prometo que no entiendo como dice mi marido que éste plato, cada vez lo hago más rico ¡No los pruebo¡ No me gustan¡ Los hago a ojo totalmente y con los años y el espíritu santo vete tú a saber por qué me ayuda a que queden ricos.
Los platos de casquería nunca me han gustado y quitando los callos y la oreja a la plancha, poco más me gusta.
Hace años los riñones los compraba de ternera, tenía la carnicería del barrio frente al portal de mi casa y mi carnicero, me decía cuándo tenía unos riñones buenos, el me llamaba y me decía niña, vente a por los riñones para mimar a tu marido y yo muy obediente allí que pasaba y los compraba jaja.
Ahora que estoy en un barrio residencial donde lo que tenemos son los supermercados, solo cuando veo una bandeja de riñones de cordero, con buena pinta, los compro, suelen ponerlos junto a las chuletas de lechal y demás y sólo los compro cada 3 ó 4 meses, cuando quiero mimar al padre de mis hijos, pues al único que le gustan en casa.
Os explico ahora como los preparo yo.

Ingredientes:

300 gr. Riñones de Cordero.
1 Cebolla.
1 Diente de ajo.
Ajo liofilizado.
Perejil, fresco o seco.
Sal al gusto ó a ojo.
2 ó 3 C/S de Aove.
1 Copa de Brandy.

Preparación:

Primero se limpian los riñones, quitando la parte blanca central, que es una materia grasa gelatinosa, yo lo hago con unas tijeras.
Los troceo y los pongo 15 minutos en agua caliente del grifo y con un chorro de vinagre en la cubeta de acero de la pila pequeña, o en un bol.
Preparo una sartén y la pongo a fuego fuerte y añado los riñones según los saco del agua, los volteo con una cuchara de madera y los tapo con una tapadera bajando  el fuego a continuación.
al hacer esto sueltan sangre y la orina interior del riñón, voy tirando el liquido que sueltan a la pila varias veces, una 3 ó 4, los saco de la sartén y los paso a un plato.
Viereis que la sartén queda con espuma y sucia, la lavamos y limpiamos, la secamos y volvemos a ponerla al fuego, se añaden 2 cucharadas de aceite y la cebolla en tiras o trozos y el diente de ajo picado, se pocha a fuego lento y se añaden los riñones que tenemos reposando en el plato, comprobaréis, que han vuelto a soltar sangre, con ayuda de una cuchara los vamos añadiendo a la sartén sobre la cebolla y el ajo y con cuidado de no coger la sangre que han soltado.
Rehogamos, se añade la sal, la copa o chorretón de brandy y subimos el fuego 3 minutos para que se evapore todo el alcohol, se añade ajo liofilizado y perejil y se baja la temperatura del fuego al mínimo, se tapan y se dejan cocinar unos 8 minutos más o menos. 
No me diréis, que para no gustarme el plato, no le dedico atención y cuido, para queden bien limpios los dichosos riñones ¡Lo que no hagamos por amor¡
Si os gustan o tenéis a quien mimar, ya sabéis como hacerlos.