viernes, 27 de diciembre de 2019

GALLETAS DE NAVIDAD DECORADAS CON GLASA REAL


GALLETAS DE NAVIDAD

DECORADAS 

CON GLASA REAL



He estado muy liada durante las fiestas Navideñas y no he podido publicar todo lo que me hubiese gustado, ahora estoy en modo "Abuela y tengo que vivir ésta experiencia que es única y que me lleva a utilizar un tiempo de 8 horas diarias.
Éstas galletas decoradas con glasa real o Royal Icing como se las conoce en Ingles, las preparé un fin de semana que fuimos a pasar a nuestra pequeña casa de Escalona, y la oración es incorrecta, porque comienzo diciendo que yo las prepare, cuándo en realidad, el que curró sin descanso fue mi marido, pues nos dimos cuenta, que no teníamos rodillo para extender nuestra masa y tuvimos que utilizar la imaginación y hacer gala de incentiva para extender la dichosa masa correctamente, ¿Que como lo hicimos? Pues con una botella de vidrio vacía, ¡Vamos tiramos de músculo varonil totalmente¡ El fin de semana que elegimos para prepararlas fue el anterior a las Navidades, nos hizo un tiempo bastante desapacible, salimos a dar una vuelta por la ribera del río Alberche y luego a casita a modelar las galletas.
Os voy a dejar el enlace a mis galletas de jengibre, que la masa es la misma que utilicé para decorar posteriormente éstas, pinchar en  Galletas de Jengibre para Navidad. Ahora en preparación os explico como preparar la glasa que es muy sencilla.

Ingredientes:

Las 2 Claras de Huevos talla L.
400 gr. Azúcar Glas.
1/2  Limón su Zumo.
Colorantes Alimentarios en Líquido o Gel.
Agua, la que se necesite.

Preparación:

En todas las recetas que podemos encontrar en la red, nos aconsejan preparar 2 tipos de textura de la glasa real una más espesa para el delineado o perfilado de la galleta y otra para el relleno.
También la mayoría de mis compañeros aconsejan preparar la glasa con colorantes en gel, pero yo no tenía y la preparé con colorantes líquidos y quedó perfecta. con ésto os quiero decir, que tenemos que amoldarnos a lo que tenemos en casa o a nuestro presupuesto.
Comenzamos batiendo las claras a punto de nieve a temperatura ambiente, se añade el zumo de medio limón y se continua batiendo, cuando va espesando se va añadiendo cucharada a cucharada el azúcar glas, hasta conseguir una textura de merengue espeso.
Se preparan pequeños boles o tazas, tantos como colores vayamos a componer.
Se vuelca una cantidad en cada uno de ellos y se va añadiendo 3 ó 4 gotas del colorante y se va mezclando hasta conseguir el color deseado, la cantidad a vuestro gusto y cada colorante es distinto, unos con 6 gotas es suficiente y otros hay que añadir muchas más.
La Glasa real se utiliza de dos formas distintas, una para el delineado o perfilado, que sería ésta y otra para el relleno de las galletas, a esa glasa se le añade unas gotas de agua para hacerla más fluida.
Con las diferentes  texturas o mezclas  se llenan las mangas pasteleras, unas  para perfilar las galletas y las otras para rellenar.
También podemos solo perfilar y el relleno hacerlo con mucho cuidado con ayuda de una cucharita.
La glasa real, se seca enseguida, en un par de horas, podemos guardarlas en un bote metálico y se disfrutan, con la familia, no me digáis que las mías en formato bebé ¡No han quedado para comérselas¡

                                                                               









 .                                             .







jueves, 26 de diciembre de 2019

MERMELADA DE CALABAZA



MERMELADA 

DE

 CALABAZA

En el otoño aprovechando que estamos en la época de las calabazas, es el momento de preparar una rica mermelada con ellas, además de ser muy rica para tomar en rebanadas junto a la mantequilla, nos soluciona, cantidad de rellenos de tartas y diferentes vinagretas.
Como curiosidad quiero contaros que mi abuelo  materno las cultivaba, pero eran de otro tipo mucho más grande, tanto que a veces se necesitaban 2 personas para trasladarlas a la venta.
Y a pesar de tener cosecha de ellas, yo jamás las probé en casa de mis abuelos, ellos la vendían y las exportaban, pero nunca la consumían. 
A la hora de preparar mermelada, yo me pregunto siempre, ¿Cuanta azúcar le pongo? Si os digo la verdad, miro, comparo, leo, otras recetas de diferentes blogueras/os y me asusto, si siguiera su consejo, le añadiría una enorme cantidad, cuándo sinceramente no es necesario añadir tanto.
Yo os voy a dar un consejo, con el azúcar, ocurre lo mismo que con la sal, más vale añadir poca y luego rectificar y poder añadir o pasarnos.
Y cuándo en alguna receta os digan, la regla básica de la mermelada es por 1 kilo de fruta= tanto de azúcar, no la sigáis.
Yo suelo añadir 400 gramos de azúcar por cada kilo de fruta y lo pongo a hervir, cuando lleva más de 10 minutos y la fruta comienza a deshacerse, es el momento de probar y decidir si añadimos más o menos de ella.
Depende mucho de la calidad de la fruta o de la hortaliza que estemos utilizando, para poder valorar la cantidad de azúcar  que se va a necesitar, es un consejo, además en cada casa tenemos todos unos paladares distintos.
Y os aseguro que aún añadiendo menos azúcar que lo que otras recetas aconsejan mis mermeladas están dulces y se conservan más de 2 años.
Otro tema que os quiero comentar, es el famoso cierre al vacío de los botes de cristal.
Yo lo que hago es cocerlos 10 minutos y listo y después de escurridos, los doy la vuelta y ya secos, es cuándo se pueden llenar, pero luego, no vuelvo a cocerlos con la mermelada dentro.
¡No es necesario¡ ¡Os lo juro¡ con cerrarlos bien y dejarlos por la noche boca abajo y tapados con un paño es suficiente, en la preparación, os explico todos los pasos.

Ingredientes:

Por cada Kilo de Calabaza Limpia.
450 gr. de azúcar+-.
1 Limón su Zumo.
5 clavos de Especie "opcional".
Para Envasarla:
Frascos de Cristal Pequeños.
 

Preparación:

Lo primero que se hace es poner a cocer los frascos de cristal y sus tapaderas en una olla con agua, yo pongo un paño en el fondo de la olla para que no se rompan y no golpee la vitro.
Con 10 minutos hirviendo es suficiente, con ayuda de unas pinzas se sacan y se dejan a escurrir boca abajo sobre un paño totalmente limpio.
Cuando están totalmente escurridos los damos la vuelta y ya los tenemos listos para llenarlos cuando tengamos la mermelada preparada.
Me olvidaba un ingrediente indispensable, un marido, novio, amigo cachas, que pueda pelar la calabaza, por que mira que está dura la amiguita, una vez pelada y partida se lava y se pone a hervir con medio vaso de agua, el zumo de un limón y el azúcar, yo le añdo 5 clavos de especie. pero una vez que ha cocido, hay que buscarlos con la cuchara de madera y sacarlos.
La mermelada de calabaza, como todas las demás hay que moverla de vez en cuando continuamente, hasta que este cocinada, se va ella sola deshaciéndose, pero aún asíyo cuándo está cocida,  aparto mi olla e introduzco la minipimer y la trituro, luego vuelvo a llevarla al fuego, pero muy lento y pruebo como está de azúcar, que veo que me gusta más dulce, es el momento de añadir, remover y probar.
Recordar antes de triturar, retirar los clavos de especie, si los habéis añadido.
Cuando esté aún caliente pero que no os abraséis, es el momento de rellenar los tarros de cristal, hacerlo hasta arriba.
Se tapan bien y se ponen boca abajo, cuándo están todos llenos, se tapan con un paño, para que no les de la luz, yo les dejo toda una noche o 10 horas.
Luego se dan la vuelta, se limpian bien y se etiquetan, es el momento de guardarlos en la despensa, sin luz aguantan hasta más de 2 años.
Una vez que los abrimos se conservan en el frigorífico.
ésta mermelada es deliciosa en tostadas y rellenos de tartas y bizcochos, disfrutarla.



 









viernes, 20 de diciembre de 2019

GALLETAS DE JENGIBRE PARA NAVIDAD

GALLETAS DE JENGIBRE 

PARA 

NAVIDAD

Tanto si tenéis niños, como si sois adultos, seguro que os van a encantar éstas galletas de Navidad, son las clásicas del muñequito de jengibre y a las mías les ha caído una nevada enorme, mirar, mirar, todas blancas mis galletas, mis muchachos querían ponerse trajes alegres y decidieron salir a jugar al jardín primero y como hacía un día muy malo, la nieve les cubrió por completo y así quedaron y me dije pues están guapos.
Llevo 2 semanas para publicar la receta, lo hice en él mismo día por el Instagram, aquí ya es otra historia, pero como quiero seguir guardando mis recetas completas en el blog, cuándo tengo la ocasión, me pongo rauda y veloz a escribir.
Mis galletas las preparé en nuestra casa de escalona, que la verdad vamos muy poco, pero cuándo lo hacemos, normalmente nos da por ponernos en modo reposteros y hablo en plural, por qué es mi marido quien me dice ¡Nena, que vamos a preparar este finde¡ La semana que estuvimos nos hice un fin de semana horroroso, y apenas salimos de casa, quitando una caminata de 1 hora, en la que bajamos hacía el río a dar una vuelta, luego en casa, nos pusimos a hornear como locos, aprovechamos a liarnos con cantidades grandes de dulces cuándo vamos allí, pues nuestra cocina es muy hermosa, y disponemos además de una gran mesa, si a eso le sumamos que tenemos a nuestra vecina Mari, que nos vende los huevos de sus gallinas felices, criadas en libertad, la apuesta siempre es segura, claro que luego nos vemos repartiendo por casas de hermano, hijos y demás.
La receta que he preparado es muy sencilla y nunca falla, vamos a cocinar.

Ingredientes:

Para 4 Bandejas de Galletas en el Horno+-:
250 gr. Mantequilla.
360 gr. Azúcar.
2 Huevos L.
160 gr. Miel.
375 gr. Harina Trigo Normal.
12 gr. Levadura Repostería.
12 gr. Jengibre en Polvo.
12 gr. Canela Molida.
Azúcar Glas para Decorar. 


Preparación:

Comenzamos mezclando la mantequilla que estará tipo pomada con el azúcar, hasta conseguir una crema, añadir los huevos y la miel y batir y a continuación los elementos secos tamizados, harina, levadura, jengibre y canela a partir de aquí utilizaremos la rasqueta o la mano, pues la batidora, ya no nos sirve, mezclar hasta conseguir una masa tipo bola ¡Ojo no hay que amasar en exceso¡ la dejamos en un bol tapada con film transparente 1 hora o toda la noche.
Yo la dejé toda la noche, al día siguiente la tuve que dejar 1 hora fuera, antes de comenzar a formar mis galletas, pues estaba la masa muy dura, si solo se deja 1 hora, en el momento de sacarlas de frigo se pueden formar.
Estirar la masa entre 2 papeles de horno sin manipular en exceso, lo normal es hacerlo con un rodillo.
¡Truco¡ Si no se tiene rodillo ayudaros de una botella de cristal, no es broma  ¡Y un brazo de marido¡ Es lo que hicimos nosotros, pues nos dimos cuenta que allí en el pueblo nos faltaba un rodillo ¡Imaginación al poder.
Un consejo tomar un trozo de masa, y el resto volver a guardarla tapada en el frigo, para que no se ponga blanda estirarla entre los dos papeles y con los corta galletas o pastas, darlas forma, los míos fueron hombrecitos de jengibre, que nos regalo nuestro hijo en los reyes anteriores y aún no habíamos estrenado. 
Pasar las galletas a la bandeja del horno que se tendrá preparada con papel vegetal, cuando tengamos una bandeja llena, se  introduce al horno a media altura a 170º entre 12 y 15 minutos, se sacan cuándo se ven doradas.
Al sacarlas del horno, aun están blandas, hacerlo con cuidado con una espátula y dejarlas enfriar sobre rejilla, hasta que se endurezcan.
Con esta cantidad de ingredientes, a nosotros nos salieron 4 bandejas enteras de horno, vamos toda la mañana horneando, no os podéis imaginar como olía nuestra casa.
Cuando las galletas han endurecido y están totalmente frías, es cuándo las añadimos azúcar glas por encima y para conservarlas, os aconsejo hacerlo en latas herméticas.
¿Que como quedan? Crujientes y deliciosas.
Quiero aprovechar para desearos a todos una feliz Navidad.