sábado, 29 de febrero de 2020

BIZCOCHO COLOR ROSA SAN VALENTIN 2020

BIZCOCHO 

COLOR ROSA

  SAN VALENTIN 2020


Quiero aseguraros que yo no soy de celebrar San Valentín, jamás he  comprado nada a mi pareja, ni él a mi tampoco lo ha echo, personalmente no me gustan los bombones y las flores como obsequio hacía una mujer, para festejar algo.
Pero desde que tengo el blog, voy cocinando año tras año algo diferente para festejar el día de los enamorados.
Yo soy de las que piensa, que todos los días suman, que de que nos sirve celebrar ó comprar un regalo en un día que nos han vendido los centros comerciales y las pequeñas tiendas para ganar dinero, si los demás días no mimamos a nuestra pareja.
En éste año preparé mi bizcocho de nata al que le añadí unas pasas maceradas en moscatel y luego para bonito le añadí un glaseado de color rosa, que quedo muy cuqui, romántico, o como queráis definir, pero desde ya os aconsejo que lo preparéis cualquier día que os apetezca mimar a vuestra pareja, no hace falta que sea San Valentín.
este bizcocho es muy sencillo de preparar y muy rico, si alguno no le gustan las pasas, no las pongáis y listo el glaseado por supuesto al llevar un colorante alimentario, puede cambiarse del color que más os apetezca, o no añadir ningún color.
Yo he utilizado harina integral, pero sale muy rico también con la harina de trigo blanca, vamos que no os compliquéis la vida, apañaros con lo que tengáis encasa, eso si se necesita un paquete de nata de la que se utiliza para montar.
Vamos a hornear.   

Ingredientes:

3 Huevos L.
150 gr. Azúcar Morena o Blanca.
125 gr. aceite de Oliva de 0'4º.
200 ml. Nata para Montar al 35,1% materia grasa.
200 gr. Harina integral o Blanca.
1 Sobre Levadura Repostería.
1 c/p  de Bicarbonato.
125 ml. del Licor o vino que os guste.
1 Puñadito de Pasas Sultanas.
PARA DECORARLO:
5 ó 6 c/s Azúcar Glass.
El zumo de 1 Limón.
Colorante Alimentario Rojo en Líquido o Gel.





Preparación:

Como en casi todos los bizcochos se mezclan primero los líquidos y a continuación se tamizan los sólidos y se añaden.
Se precalienta el horno a 190º calor arriba y abajo.
Se prepara el molde elegido pincelándolo de aceite y espolvoreando con harina; A mí me gusta hacerlo así, aún siendo el molde de silicona, eso me garantiza un desmoldado perfecto.
Las pasas se ponen a macerar 30 minutos antes en el vino moscatel o el licor que hayáis elegido, también se pueden introducir 1 minuto al microondas y se ablandan.
¿Como se hace? Se baten hasta duplicar tamaño los huevos con el azúcar, se añade el aceite y a continuación la nata, el paso siguiente es añadir la harina, la levadura y el bicarbonato y se incorpora a la mezcla líquida poco a poco.
Las pasas se sacan del licor y se pasan por harina, para que no se  vayan al fondo, reservamos.
Se añade el licor a nuestra mezcla y con ayuda de una lengua se mezcla bien todo.
Se vuelca toda nuestra mezcla en el molde que se tiene previamente preparado y por encima se van añadiendo las pasas ¡Mirar las fotos más abajo¡ con la ayuda de la punta de un cuchillo, se introducen suavemente en la mezcla un poco.
Se golpea suavemente el molde sobre nuestra encimera, para que la masa se asiente bien en el fondo.
Se introduce al horno previamente precalentado, en la segunda posición comenzando por abajo.
El tiempo 45 minutos, se pincha y se comprueba si sale seco el palillo o aguja.
a mi me gusta dejarlo 5 minutos dentro del horno y con la puerta semi abierta, posteriormente se saca fuera sobre una rejilla 10 minutos más,  luego ya se puede desmoldar.
Para decorarlo se pone en una taza unas 5 cucharadas soperas de azúcar glass, se le añade zumo de limón poco a poco y se mezcla hasta conseguir la consistencia que más nos guste, por último vamos añadiendo gota a gota el colorante elegido, buscando el color deseado.
Si al hacer la mezcla de azúcar y limón quedase muy líquida, se añade un poco más de azúcar glass, tiene que poder volcarse sobre el bizcocho y chorrear suavemente.
Pasados unos 20 minutos, se endurece y queda un glaseado genial.
Disfrutarlo mucho como siempre.







 

sábado, 22 de febrero de 2020

MERMELADA DE MANZANA

MERMELADA 

DE

 MANZANA

Mira que me gusta abrir mi despensa y encontrar en diferentes filas ordenada mis distintas mermeladas.
Quien me iba a decir a mi cuando hace unos pocos años, cuando dio comienzo mi trayectoria en éste blog y puse a cocer mi primera fruta, que sería una tónica habitual en mi el preparar distintas mermeladas.
Tengo varias recetas  publicadas con todas las que he probado a preparar en casa, pero la de manzana la tenía pendiente, siempre preparo, puré de manzana para acompañar mis asados, diferentes compotas para algún relleno de pastel, pero mermelada de manzana no la había preparado.
Siempre os aconsejo aprovechar la fruta de temporada y las manzanas ahora están para mi gusto en su mejor momento.
Al entrar en el súper hace ya unos días y encontrarnos unas manzanas hermosas y que probamos que estaban muy dulces y además a muy buen precio, fue el detonante para decidirnos a prepararla.
Y digo decidirnos, porque siempre cuento para este menester con mi marido, el es el que me ayuda a pelar tanta fruta y se turna conmigo para mover y remover la fruta miientras que se cocina. 
Es más en alguna ocasión, es el mismo quien me anima a preparar alguna en particular.
Ahora y la próxima que preparemos, será con diferentes mezclas de frutas, creo yo.
La receta que os voy a dar ahora, es de lo más sencilla.
Como siempre os aconsejo con las mermeladas, el azúcar es opcional al gusto de cada casa y depende mucho del dulzor de la fruta elegida.
Que no os engañe alguna receta leída por la red donde os certifiquen, que para que una mermelada salga rica tiene que existir una regla exacta, que diga, que por cada kilo de fruta, hay que añadir tanto de azúcar. 
¡No es cierto os lo garantizo¡
Otro consejo tampoco es necesario cocer los frascos una vez llenos ¡Es mentira¡  Yo tengo mermeladas en mi despensa, que llevan 2 años y están en perfecto estado, eso sí cuando se abren al frigorífico y hay que consumirla en unos días, pero vamos hasta abierta me dura 2 semanas.
¡Un apunte¡ La foto de la portada lleva manzanas variedad Fuji, pero la utilizada para la mermelada fue otra, mirar las fotos de los ingredientes, cuándo fui a realizar la foto una vez envasada, me di cuenta que había consumido todas y tiré de las que tenía. 

Ingredientes:

3 Kilos de Manzanas.
1 Limón "el zumo".
300 gr. Azúcar. 
150 ml. agua.
Frascos de Cristal Pequeños y Tapas Esterilizados.

Preparación:

Lo primero que se tiene que hacer es preparar los tarros de cristal, yo los pongo en una olla grande, con un paño en el fondo, para que  no salten y golpee la vitro y ellos se pueden romper también.
Se cuecen los frascos y las tapas, desde que rompe a hervir el agua que les cubre totalmente, dejamos a fuego lento hirviendo 10 minutos.
Con ayuda de unas pinzas una vez esterilizados, se van sacando con mucho cuidado y se dejan boca abajo sobre un paño limpio.  
Se pelan las manzanas y se parten en trozos y se va añadiendo un poco de zumo de limón, sobre ellas, para que no se oxiden.
Se pone una olla alta al fuego con un poco de agua en el fondo, en mi caso unos 150 ml. 
Si no se hace así hasta que la manzana comienza a hervir, se corre el riesgo de que el azúcar se haga caramelo.
Sobre el agua una capa de manzanas y encima un poco de azúcar, encima otra capa de manzanas y mas azúcar, hasta terminar con todas dentro de la olla.
Yo lo hago así porque al ser muchos kilos de manzana, el azúcar se va mezclando uniformemente.
Hasta que pasan unos minutos hay que tener paciencia, para que se vaya ablandando la manzana y poder comenzar a moverla y mezclarla adecuadamente.
Luego, es mezclar y remover con una cuchara de palo, hasta que la manzana esté tierna, observaréis que reduce muchísimo.
Una vez cocida, que pueden ser unos 20 minutos, apartamos del fuego y trituramos con una minipimer.
Se vuelve a poner al fuego, se mezcla y se rectifica de azúcar, es en éste momento cuándo se decide, si nos gusta más o menos dulce, se deja en el fuego muy lento y sin parar de  remover otros 5 minutos. 
No es necesario hacer la prueba de si se queda pegada en el plato una cantidad ¡Eso sólo ocurre si se utilizan cantidades excesivas de azúcar¡
Se aparta del fuego, se dan la vuelta los tarros y con cuidado y en caliente, se rellenan hasta arriba los frascos.
Se tapan muy bien cuidando de enroscar la tapa adecuadamente.
Y se vuelven a colocar boca abajo todos. 
Se tapan con un paño para que no les de la luz y se dejan 12 horas así, yo suelo hacerlo esto por la tarde y les dejo toda la noche.
Al día siguiente ya se pueden dar la vuelta, retocar con un paño húmedo si alguno está sucio y es el momento de etiquetar y guardar.
Con ésta operación se hace totalmente el vacio.
Ya solo queda disfrutar de ésta deliciosa mermelada, que es ideal para desayunos, meriendas, rellenos de tartas y demás. 
¡Ah veis el Logo con mi nombre de Mamalococina junto a la bandeja¡
Es un diseño y regalo de mi niña para mi cumple que fue en Enero, ahora como hobby, hace éste tipo de carteles y yo tan orgullosa, lo coloco en mis fotos. 


                                         
 





LASAÑA DE POLLO Y VERDURAS AL CURRY

 LASAÑA DE POLLO

 Y

 VERDURAS AL CURRY

Para no pecar de prepotente os comentaré que en mi casa no se tira, casi nada a la basura, por no decir nada.
Siempre intento cocinar diferentes platos con los restos que han podido quedar de otras comidas.
Bien por haber cocinada en exceso de un plato o bien porque en su momento no se pudo utilizar.
Para esta lasaña de hoy he utilizado un pollo que tenía ya cocinado en su jugo, simplemente con cebolla y un poco de verdura.
Rescaté del frigorífico unos cuantos champiñones, que ya estaban un poco blandos y unos pimientos dulces de los pequeños.
Le añadí unas especies y una buena salsa bechamel, por supuesto también una salsa de tomate y claro nos encontramos con un plato sencillo pero para chuparse los dedos.
Yo siempre os aconsejo dar segundas oportunidades a otros platos, que se cocinan y no tienen el exito o resultado esperado.
La lasaña yo creo que todo el mundo sabe prepararla, pero a veces por falta de tiempo o desgana no se cocina y se termina comprándola congelada.
Que por supuesto no tiene ni siquiera un parecido a la casera.
El curry es la primera vez que le he añadido en un plato de ésta índole, os lo aconsejo, queda genial.
Os la comento ahora.

Ingredientes:

Placas de Lasaña Precocida de Espinacas.
Restos de Pollo previamente cocinado. 
Champiñones.
Pimientos dulces.
1 Calabacín.
Salsa de Tomate.
Salsa de Bechamel.
Sal al gusto.
Aceite de Oliva de 0'4º al gusto.
Curry en polvo Amarillo.
Mozzarella o Queso al gusto.

Preparación:

Lo primero que hacemos es poner en remojo en agua semi caliente las placas de pasta de lasaña, siguiendo las instrucciones del fabricante.
Las mías fueron 10 minutos y la utilizadas fueron de espinaca.
Yo siempre suelo tener un bote en el congelador de salsa de tomate, cuándo la preparo, siempre guardo alguno, aquí os doy diferentes opciones  de preparar la  Salsa de Tomate .
Se limpian los champiñones, se trocean, y se limpian a su vez los pimientos y el calabacín, se trocean todos y en una sartén con una ó dos cucharadas de aceite se rehogan y se pochan todas las verduras elegidas, se añade el pollo todo troceado y se mezcla, se espolvorea todo con el curry al gusto y se añaden unas cucharadas de salsa de tomate y  reservamos.
A continuación se ponen a escurrir las placas de lasaña sobre un paño.
Preparamos una salsa de bechamel, podéis hacerla con harina blanca o integral, aquí como hacerla  Salsa Bechamel
En la fuente que hayamos elegida para introducir al horno se pone en el fondo unas cucharadas de salsa de tomate y se cubre con una primera capa de placas de lasaña, se rellena del preparado que tenemos reservado y se añade salsa bechamel.
Se cubre con otra capa de placas de lasaña y se tapa todo con la salsa bechamel, luego sólo falta añadir mozarela o queso al gusto por encima.
Yo hace años, realizaba la lasaña con tres pisos de pasta, pero sinceramente ahora no, yo con una al fondo y otra para cerrar tenemos suficiente, preferimos un buen relleno y no tanta pasta, pero en cada casa, se tienen unas costumbre, por eso no pongo las cantidades en ésta receta, dependiendo de para cuantos comensales se quiera preparar o de los pisos que vayamos a intercalar, necesitaremos más o menos salsa de tomate, bechamel, relleno y demás.
Al introducirla al horno, se hace en el previamente precalentado a 200º calor arriba y abajo.
Yo la dejo allí 10 minuto y luego la gratino un par de minutos más, mi grill es súper potente y si me descuido, la puedo quemar, con 2 minutos tengo suficiente, para dorarla.
Luego sólo nos queda disfrutarla en buena compañía.