sábado, 22 de febrero de 2020

MERMELADA DE MANZANA

MERMELADA 

DE

 MANZANA

Mira que me gusta abrir mi despensa y encontrar en diferentes filas ordenada mis distintas mermeladas.
Quien me iba a decir a mi cuando hace unos pocos años, cuando dio comienzo mi trayectoria en éste blog y puse a cocer mi primera fruta, que sería una tónica habitual en mi el preparar distintas mermeladas.
Tengo varias recetas  publicadas con todas las que he probado a preparar en casa, pero la de manzana la tenía pendiente, siempre preparo, puré de manzana para acompañar mis asados, diferentes compotas para algún relleno de pastel, pero mermelada de manzana no la había preparado.
Siempre os aconsejo aprovechar la fruta de temporada y las manzanas ahora están para mi gusto en su mejor momento.
Al entrar en el súper hace ya unos días y encontrarnos unas manzanas hermosas y que probamos que estaban muy dulces y además a muy buen precio, fue el detonante para decidirnos a prepararla.
Y digo decidirnos, porque siempre cuento para este menester con mi marido, el es el que me ayuda a pelar tanta fruta y se turna conmigo para mover y remover la fruta miientras que se cocina. 
Es más en alguna ocasión, es el mismo quien me anima a preparar alguna en particular.
Ahora y la próxima que preparemos, será con diferentes mezclas de frutas, creo yo.
La receta que os voy a dar ahora, es de lo más sencilla.
Como siempre os aconsejo con las mermeladas, el azúcar es opcional al gusto de cada casa y depende mucho del dulzor de la fruta elegida.
Que no os engañe alguna receta leída por la red donde os certifiquen, que para que una mermelada salga rica tiene que existir una regla exacta, que diga, que por cada kilo de fruta, hay que añadir tanto de azúcar. 
¡No es cierto os lo garantizo¡
Otro consejo tampoco es necesario cocer los frascos una vez llenos ¡Es mentira¡  Yo tengo mermeladas en mi despensa, que llevan 2 años y están en perfecto estado, eso sí cuando se abren al frigorífico y hay que consumirla en unos días, pero vamos hasta abierta me dura 2 semanas.
¡Un apunte¡ La foto de la portada lleva manzanas variedad Fuji, pero la utilizada para la mermelada fue otra, mirar las fotos de los ingredientes, cuándo fui a realizar la foto una vez envasada, me di cuenta que había consumido todas y tiré de las que tenía. 

Ingredientes:

3 Kilos de Manzanas.
1 Limón "el zumo".
300 gr. Azúcar. 
150 ml. agua.
Frascos de Cristal Pequeños y Tapas Esterilizados.

Preparación:

Lo primero que se tiene que hacer es preparar los tarros de cristal, yo los pongo en una olla grande, con un paño en el fondo, para que  no salten y golpee la vitro y ellos se pueden romper también.
Se cuecen los frascos y las tapas, desde que rompe a hervir el agua que les cubre totalmente, dejamos a fuego lento hirviendo 10 minutos.
Con ayuda de unas pinzas una vez esterilizados, se van sacando con mucho cuidado y se dejan boca abajo sobre un paño limpio.  
Se pelan las manzanas y se parten en trozos y se va añadiendo un poco de zumo de limón, sobre ellas, para que no se oxiden.
Se pone una olla alta al fuego con un poco de agua en el fondo, en mi caso unos 150 ml. 
Si no se hace así hasta que la manzana comienza a hervir, se corre el riesgo de que el azúcar se haga caramelo.
Sobre el agua una capa de manzanas y encima un poco de azúcar, encima otra capa de manzanas y mas azúcar, hasta terminar con todas dentro de la olla.
Yo lo hago así porque al ser muchos kilos de manzana, el azúcar se va mezclando uniformemente.
Hasta que pasan unos minutos hay que tener paciencia, para que se vaya ablandando la manzana y poder comenzar a moverla y mezclarla adecuadamente.
Luego, es mezclar y remover con una cuchara de palo, hasta que la manzana esté tierna, observaréis que reduce muchísimo.
Una vez cocida, que pueden ser unos 20 minutos, apartamos del fuego y trituramos con una minipimer.
Se vuelve a poner al fuego, se mezcla y se rectifica de azúcar, es en éste momento cuándo se decide, si nos gusta más o menos dulce, se deja en el fuego muy lento y sin parar de  remover otros 5 minutos. 
No es necesario hacer la prueba de si se queda pegada en el plato una cantidad ¡Eso sólo ocurre si se utilizan cantidades excesivas de azúcar¡
Se aparta del fuego, se dan la vuelta los tarros y con cuidado y en caliente, se rellenan hasta arriba los frascos.
Se tapan muy bien cuidando de enroscar la tapa adecuadamente.
Y se vuelven a colocar boca abajo todos. 
Se tapan con un paño para que no les de la luz y se dejan 12 horas así, yo suelo hacerlo esto por la tarde y les dejo toda la noche.
Al día siguiente ya se pueden dar la vuelta, retocar con un paño húmedo si alguno está sucio y es el momento de etiquetar y guardar.
Con ésta operación se hace totalmente el vacio.
Ya solo queda disfrutar de ésta deliciosa mermelada, que es ideal para desayunos, meriendas, rellenos de tartas y demás. 
¡Ah veis el Logo con mi nombre de Mamalococina junto a la bandeja¡
Es un diseño y regalo de mi niña para mi cumple que fue en Enero, ahora como hobby, hace éste tipo de carteles y yo tan orgullosa, lo coloco en mis fotos. 


                                         
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario