viernes, 23 de octubre de 2020

GALLETAS DE PLATANO Y AVENA PARA BEBES A PARTIR DE 8 MESES

 

GALLETAS DE PLATANO Y AVENA

PARA BEBES

A PARTIR DE 8 MESES

Estas galletas las he preparado para uno de los chiquitines de nuestra casa, para mi nieto Thiago, ahora solo lo tenemos a  él algunas tardes, pues ya ha comenzado su temporada en la escuela/guardería.

Y su mama cuando tiene turno de mañana en el trabajo le recoge ella.

Por lo tanto sólo lo tenemos una semana si y otra no, aunque tenemos la suerte de tener la guarde cerca de nuestra casa y podemos seguir disfrutando de el.

Y mi chiquitina Luna, ahora como sus papas tele trabajan, ya no la vemos tan a menudo y también ha comenzado sus guarde/escuela, y al vivir un poco más lejos y poder recogerla sus papás no ha venido entre semana por casa, por lo tanto estas galletas aun no las ha disfrutado, como voy hacer diferentes variantes para nuestros chiquitines, os voy a ir diciendo lo bueno y malo de cada galleta.

Las galletas de avena y plátano, no son crujientes, son blanditas, y al llevar fruta se estropean enseguida, aconsejo hacer poca cantidad, como mucho un plátano y consumirlas máximo en 3 días. 

Os explico los pasos a seguir. 

Ingredientes:

1 Plátano Maduro.

1 Vaso tamaño de agua lleno de Copos de Avena Integrales.

4 c/s de Leche Entera.

1 Chorretón de Miel Pura.

 

Preparación:

Chafar o aplastar un plátano muy maduro, añadir un vaso de tamaño de los de agua ósea de 250 ml, lleno de copos de avena, mezclar, añadir unas 4 cucharadas soperas de leche entera y un chorrito de miel natural, mezclamos todos, lo tapamos con film transparente y lo llevamos al frigo una media hora.

Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo.

Sacamos la masa del frigorífico y volvemos a mezclar, si la masa está demasiado compacta, podemos añadir un poco más de leche.

Que podamos manipular la masa bien con ayuda de 1 cuchara y nuestras manos y hacer pequeños montoncitos.

Poner en la bandeja del horno papel vegetal e ir poniendo allí las galletas, mojar un poco dos dedos y aplastar con ellos los montoncitos, para dar la forma deseada, yo las hice ovaladas.

Si queremos que la masa no se nos pegue en las manos, recordar este truco y mojar vuestros dedos  bajo el grifo. 

Hornear unos 17 minutos, tienen que quedar doradas.

Estas galletas se pasan a una rejilla a enfriar. 

Las galletas que llevan fruta, no quedan crujientes, y se estropean pronto como os comenté anteriormente, yo las guardo en una lata como las que son crujientes, pero mucho cuidado no más de 3 días, de todas maneras con éstas cantidades, sólo salen unas 7 galletas.

La avena sacia mucho con 2 galletas un bebe hasta 2 años tiene más que suficiente para merendar o desayunar junto un biberón o vaso de leche, aunque os pidan más evitarlas, por qué luego se hinchan en su estomago y pueden sentirse muy llenos

Yo las he probado por supuesto y están buenas, pero nada que ver con mis galletas de avena súper crujientes que hago.

Al no llevar nada de azúcar solo un chorrito de miel, las hacen ideales para los peques de la casa y a ellos les encanta, que es lo importante.

Voy a ir probando añadiendo huevo y otras frutas, para encontrar otros matices y sabores para los peques de la casa, vayan degustando

Que las disfrutéis, como hizo nuestro chiquitín. 

 








No hay comentarios:

Publicar un comentario