jueves, 5 de noviembre de 2020

BIZCOCHO RED VELVET EN PRÁCTICAS

 

BIZCOCHO RED VELVET 

EN 

PRÁCTICAS

Socorro el muchacho me salió oscuro, parece de chocolate, en lugar de ser un red velvet, rojo terciopelo que se precie, mira que todo lo que he leído en la red sobre el, indicaban lo mismo, que lo importante para conseguir el color tan característico rojo de éste bizcocho era añadir un colorante en gel.

Pero yo muy ufana me dije, pues no será para tanto que exagerados en lugar de poner 8 ó 10 gotas pongo mas cantidad de colorante que yo tengo y listo ¡El mio que he utilizado es líquido¡ Y claro el resultado se puede ver, no conseguí el tan famoso color rojo terciopelo deseado.

Los ingredientes que lleva promete ésta vez que no los he cambiado, ¡Palabrita del niño Jesús¡ He sido buena chica y mira que de cacao puro sólo lleva 2 cucharaditas y aún así es lo que predomina en color.

El sabor es muy rico os lo aseguro, el vinagre que lleva le potencia totalmente el sabor y lo que tengo totalmente claro, es que voy a repetirlo pero con un buen colorante en gel, por qué los demás ingredientes, no los voy a variar, me parece así totalmente perfecto,

Puede que cambie la presentación, con más o menos frosting, pero de lo demás no voy a cambiar absolutamente nada. 

Os explico los pasos, que os aseguro que podéis seguir totalmente tranquilos, solo os pido que compréis colorante rojo en gel.

Ingredientes:

290 ml. Leche Desnatada.

1 c/s de Zumo de Limón.

1 c/s de Vinagre de Manzana.

135 ml. Aceite de Oliva de 0'4º.

270 gr. Azúcar Blanca.

3 Huevos Tamaño L.

285 gr. Harina de Trigo Blanca.

60 gr. Maizena.

1 Sobre levadura Repostería.

2 c/p de Cacao Puro sin Azúcar. 

Pizca de Sal. 

Para  el Frosting:

200 ml. Nata de Montar al 35 % materia grasa.

2 c/p azúcar Glas.

3 c/p Queso Crema al 0% materia glasa. 


Preparación:

Lo primero que hacemos es preparar la buttermilk casera, para ello en una jarra o cuenco pequeño  ponemos la leche y le añadimos la cucharada sopera de zumo de limón y la cucharada sopera de vinagre de manzana, removemos y reservamos, en 15 ó 20 minutos se produce el fenómeno químico que corta la leche, queda tipo yogur.

Mientras se sacan todos los ingredientes sobre la encimera para que los huevos estén a temperatura ambiente.

Se pesan las harinas y el azúcar.

Se pincela con aceite y se espolvorea el molde que vayamos a utilizar para nuestro horneado.

Precalentamos el horno a 180º calor a/a.

Se mezcla en un bol el aceite con el azúcar y a continuación se van añadiendo los huevos 1 a uno se baten, reservamos.

En un bol grande donde se vaya a preparar toda la mezcla se ponen las 2 harinas, la levadura, la sal y las 2 cucharaditas de cacao, se mezcla todo y se le añade la mezcla que tenemos reservada con el aceite, el azúcar y los huevos, removemos bien.

A la buttermilk, que ya estará cuajada se le añade el colorante rojo, hasta conseguir el color rojo ansiado deseado, como podéis observar yo he añadido casi un tubo del rojo, pero al ser líquido no lo conseguí vosotros añadir en gel, la cantidad, la que consideréis. mezclar y volcar todo sobre el bol que tenemos con las harinas y demás ingredientes, mezclándolo todo totalmente, aquí es cuando se puede decidir y añadir mas colorante, en mi caso, ya 

había añadido todo y como observaréis por las fotos, no conseguí el tan ansiado color rojo terciopelo y como no están las cosas, como para ir al súper a por un sólo ingrediente, me conformé.

Se vuelca nuestra mezcla en el molde elegido, se golpea suavemente sobre la encimera, para que no tenga burbujas.

Y se introduce al horno, yo lo hago en la segunda posición comenzando por abajo y sobre rejilla. 

El tiempo el mío 50 minutos, aconsejo programar 45 pinchar y comprobar, lo que siempre se aconseja, para ver si está bien cocido.

Luego sacar del horno dejar reposando 10 minutos, volcar y decorar al gusto.

Yo preparé un frosting con 200 ml de nata a la que añadí 2 c/s de azúcar glas y 3 cucharadas de queso crema, pero solo puse unos rosetones para las fotos, luego los quite y lo espolvoree con azúcar glas, lo queríamos para meriendas  o sobremesas y si rellenamos por capas o ponemos una capa entera por encima, nosotros nos empachamos mucho, quedan preciosos, pero nos empalagan. Eso ya lo dejo a vuestra elección.

P.D. La Nata en el Congelador, ¡En ésta casa no se tira nada eh¡

Disfrutarlo y hacerlo quedo muy bueno, os lo aseguro.


 





 






No hay comentarios:

Publicar un comentario